Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJA ordena detener a Cañamero por negarse a ir a una citación judicial

El líder jornalero está imputado por la ocupación de la finca Las Turquillas el pasado verano

Sánchez Gordillo y Cañamero, en una nueva ocupación de Las Turquillas en mayo. Ampliar foto
Sánchez Gordillo y Cañamero, en una nueva ocupación de Las Turquillas en mayo.

“No voy a salir corriendo, ni pienso esconderme”. Así de tranquilo se ha mostrado el portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Diego Cañamero, tras conocer que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha ordenado a la Guardia Civil su detención inmediata ante su incomparecencia injustificada, por tercera vez, para declarar como imputado por la ocupación el verano pasado de la finca militar de Las Turquillas, en Osuna (Sevilla). “Hace tres años, me declaré insumiso judicial”, apunta.

Y como muestra de que no piensa esconderse, Cañamero ha asistido esta tarde a un acto del sindicato en Teba (Málaga) para debatir sobre el estado de unas 800 hectáreas “abandonadas” en la localidad malagueña de Peñarrubia. “Mañana estaré en Antequera. No pienso alterar mis compromisos por nada, y mucho menos moverme de mi casa”, asegura Cañamero, quien fue alcalde de El Coronil (Sevilla), localidad en la que reside. “Somos un sindicato pacifista con una lucha comprometida”, recuerda.

Protestamos contra los jueces que no tienen dependencia y atienden a las llamadas política

Diego Cañamero

La última incomparecencia de Cañamero ha sido este viernes. Era la segunda en la sede del alto tribunal andaluz, tras haber sido citado primero en el Juzgado de Instrucción 1 de Osuna, que llevó inicialmente la causa. Según el portavoz, esta es su manera de protestar por la “represión” que se está desarrollando contra el SAT que, desde el pasado verano, acumula multas por valor de “unos 80.000 euros”. “Se trata del sindicato más represaliado. La policía nos tiene en una lista negra y nos va multando según le parece, hayas o no participado en esa ocupación”, asegura el portavoz, tras puntualizar que las multas del sindicato suman 400.000 euros. “Protestamos contra los jueces que no tienen dependencia y atienden a las llamadas políticas”, critica.

Cañamero debía comparecer hoy ante el alto tribunal andaluz junto a otros tres militantes del sindicato, quienes sí se personaron ante el juez aunque se acogieron a su derecho a no declarar. En esta causa están imputados medio centenar de personas, entre ellos el diputado andaluz y alcalde de Marinaleda (Sevilla), Juan Manuel Sánchez Gordillo. Cañamero ha sido citado de nuevo ante el TSJA, una vez sea detenido, el próximo lunes a las 12.00. “Él ha hecho un planteamiento político respetable que todo el sindicato apoyamos en masa”, señala Antonio Folgoso, abogado del SAT.

El sindicalista cifra en 400.000 euros las multas que acumula el colectivo

El TSJA les atribuye supuestos delitos de daños, usurpación, desobediencia y hurto por la ocupación de la finca militar Las Turquillas entre el 24 de julio y el 9 de agosto de 2012, como modo de protesta por el impacto de la crisis sobre el campo. Se les acusa de destruir un azulejo rústico que identificaba la finca, el candado, la cadena y el bastidor de la puerta de entrada, los candados de un pozo y hurtar varios utensilios de labranza. “Eso es falso, es más, nos deberían pagar por los trabajos de mejora que desarrollamos en la finca”, defiende Cañamero, tras asegurar que no recuerda el número de causas abiertas contra él. “Antes las tenía apuntadas en un cuaderno, pero lo perdí”, señala.

Aunque en mayo el instructor dictó el auto de procedimiento abreviado con el que daba por finalizada la instrucción, poco después dejó en suspenso dicha resolución para citar a diez imputados que no habían declarado. Seis de ellos comparecieron el pasado 19 de junio. Los otros cuatro, entre los que estaba Cañamero, no lo hicieron y se volvió a fijar de nuevo su comparecencia para este viernes. Según consta en el auto de la Sala Civil y Penal del TSJA, “la citación puede convertirse en orden de detención si el citado no compareciere ni justificare causa legítima que lo impida”. “Si tengo que comparecer, me declararé mudo y no colaboraré en nada”, afirma el sindicalista.

Más información