Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig apela al “diálogo” para evitar la ruptura del PSPV en Alicante

La ejecutiva local plantea la suspensión de militancia inmediata de los ediles díscolos

La dirección del PSPV empieza a estar preocupada por la espiral de confrontación y ruptura que se está generando en la agrupación de Alicante. Ximo Puig, secretario general del PSPV, es consciente de que si en Alicante no se consigue un “resultado digno” en las elecciones será imposible formar un gobierno progresista en la Generalitat.

Puig, en un último intento, apeló al “diálogo y a la democracia” para resolver la crisis del Grupo Socialista en el Ayuntamiento, donde cinco concejales díscolos designaron una nueva portavoz, María José Adsuar, sin la autorización de la ejecutiva del PSPV, y destituyeron a Miguel Ull. Puig dijo este jueves en Mislata que los socialistas “no pueden perder el tiempo en cuestiones que no interesan a nadie”, y exigió a los concejales enfrentados a que resuelvan sus problemas internos “desde la complicidad y poniendo por encima el interés general y no el particular”. En el mismo sentido se manifestó, David Cerdán, secretario provincial del PSPV, que consideró necesario “sentarse y llegar a acuerdos”.

Sin embargo, las posturas están muy enconadas, y parte de la bronca interna alcanza cuestiones personales. Los socialistas en el Ayuntamiento tienen ahora dos portavoces, a la que representa a cinco ediles díscolos con la dirección, y el que cuenta con el apoyo de tres concejales y que está avalado por la ejecutiva que dirige Gabriel Echávarri. El secretario del pleno emitirá un informe sobre la elección de la nueva portavoz, en una reunión de grupo, mayoritaria, pero que la dirección del PSOE en Ferraz y la del PSPV en Blanquerías, consideran que fue “ilegítima y nula”.

El portavoz municipal, Miguel Ull, apeló a la “racionalidad” de sus compañeros para recuperar la normalidad. “Una cosa es la autonomía del Grupo Socialista y otra es adoptar resoluciones contrarias a la dirección y los estatutos del PSPV”.

Los cinco ediles que protagonizaron la rebelión interna, entre los que está la excandidata y exportavoz Elena Martín, no tienen previsto dar marcha atrás y confían en que el informe del secretario les valide la elección de la nueva dirección, y piensa, si llega el caso, defenderse en los tribunales. “No entregaremos el acta, y tampoco pensamos abandonar el PSPV, somos mayoría”, dijo uno de ellos.

Sin embargo, anoche se celebró una larga y tensa reunión extraordinaria de la ejecutiva local del PSPV, presida por el secretario general Gabriel Echávarri, en la que se planteó la expulsión “inmediata” de estos ediles del PSPV. Sobre dos de estos concejales, Gabriel Moreno y Elena Martín, ya planeaba una petición de suspensión cautelar de militancia por haberse levantado en un pleno para evitar votar con sus compañeros de Grupo, y sobre los otros dos concejales que en el último pleno se abstuvieron en la moción de EU sobre el PGOU había sendos expedientes informativos abiertos.

 

Más información