Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevo choque con Gibraltar por una actuación de la Guardia Civil

Se cuestiona si un agente disparó durante la persecución de unos supuestos narcotraficantes

Una patrullera de la Guardia Civil, en la Bahía de Gibraltar. Ampliar foto
Una patrullera de la Guardia Civil, en la Bahía de Gibraltar.

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ha entrado de lleno en el enfrentamiento abierto por el Gobierno de Gibraltar, a raíz de las quejas emitidas por el Foreing Office ante el Ministerio del Interior de España por el incidente ocurrido el pasado 24 de junio en las aguas que rodean al Peñón. Según denuncia el Ejecutivo de Fabian Picardo, un agente del instituto armado disparó durante la persecución de una moto acuática, en aguas que Gibraltar considera de su jurisdicción. Un asunto que puso en conocimiento del primer ministro británico, David Cameron, exigiendo “una actuación contundente” de Reino Unido contra el Gobierno de España.

La asociación de guardias civiles ha negado categóricamente que se efectuase disparo alguno durante la persecución de dos presuntos contrabandistas gibraltareños y ha denunciado “la actitud de las autoridades gibraltareñas y su falta de interés en trabajar conjuntamente con los cuerpos policiales españoles en la erradicación del narcotráfico y el contrabando en el estrecho de Gibraltar”.

Según la AUGC, se ha acusado a los agentes de Servicio Marítimo de la Guardia Civil “sin ningún criterio, pruebas o hechos demostrables” y es por ello por lo que el secretario general del colectivo, Alberto Moya, ha instado a las autoridades gibraltareñas “a dejar de crispar la situación que se vive en las aguas colindantes al Peñón”. Ha pedido al Gobierno de Picardo “que dé las instrucciones necesarias a sus funcionarios policiales para que colaboren con los cuerpos de seguridad españoles en la lucha contra el narcotráfico, que no en vano sigue siendo una de las mayores lacras de la zona”.

La versión del instituto armado sobre lo acontecido refleja que una patrullera de la Guardia Civil trató de evitar que dos personas, de origen gibraltareño, alijaran mercancía ilegal desde una moto náutica, en una playa de La Línea. Tras hacer caso omiso a las señales de detención que se les hacía desde la patrullera policial, los dos presuntos contrabandistas emprendieron una peligrosa huida hacia el Peñón, poniendo en grave riesgo el importante tráfico de embarcaciones y personas existentes en esta zona. Fue entonces cuando la patrullera del Servicio Marítimo intervino. La persecución duró hasta que la moto náutica se adentró en Gibraltar, donde los agentes avisaron a la policía marítima gibraltareña que, tras identificar a los tripulantes, se negó a dar los datos de los sospechosos para que la Guardia Civil pudiera realizar las investigaciones pertinentes.

Según la AUGC, “esta manera de actuar de la Policía de Gibraltar es habitual, a pesar de que embarcaciones de este cuerpo se adentran sin ningún tipo de reparo en aguas españolas de Algeciras, Tarifa o Ceuta”.