Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente sobre Blasco: “Que sean los jueces los que diriman la responsabilidad”

Fabra desvía la atención sobre el exconsejero procesado pidiendo al PSPV que exija la dimisión de José Blanco

El presidente de la Generalitat Alberto Fabra se ha enrocado a la espera de que la juez María Pía Calderón, encargada del caso cooperación, abra juicio oral al diputado del PP y exconsejero de Bienestar Social Rafael Blasco para adoptar la decisión de expulsarlo del Grupo Popular. "Que sean los jueces los que diriman la responsabilidad”, ha llegado a decir este jueves Fabra en la sesión de control en las Cortes Valencianas, y ha alegado también, haciendo suyo uno de los argumentos de Blasco, que hay que atender a los informes de las defensas en el caso de corrupción que afecta al exconsejero.

El presidente valenciano ha querido desviar la atención de un asunto que pone en cuestión su autoridad -dado que Blasco dejó claro el miércoles que no está dispuesto a marcharse por propia iniciativa- poniendo en marcha el ventilador, mientras en su bancada se sientan nueve parlamentarios imputados. Fabra le ha pedido al secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, que "mire a los ojos a José Blanco", ministro de Fomento en el anterior gobierno socialista y "le diga que se vaya --del Congreso-- porque está imputado" en el conocido como 'caso Campeón'. "¿O no se atreven a decírselo?", ha preguntado mirando a la bancada socialista.

Fabra se ha manifestado en estos términos ante la pregunta el portavoz del grupo parlamentario socialista, Antonio Torres, en la que le ha interpelado por lo que piensa hacer con los diputados populares en la Cámara autonómica imputados en diversos casos de corrupción. El presidente de la Generalitat considera que los socialistas "al menos en esta ocasión deberían de ser coherentes". "Inciden en una situación de compañeros que están en procesos judiciales y piden algo que no aplican en su partido. ¿Por qué no lo hacen?", le ha preguntado. "Hay casos --de imputados socialistas-- en Cataluña, Baleares, Asturias y en la Diputación de Alicante", ha citado.

Torres ha recordado que hay 150 casos de corrupción en los tribunales valencianos, protagonizados por cargos del PP como los parlamentarios imputados. "No permita que esta Cortes continúen siendo la trinchera donde proteger a los implicados en prácticas corruptas", ha pedido el portavoz socialista al jefe del Consell. Como el resto de portavoces de la oposición, Torres ha puesto en duda el liderazgo de Fabra. "Es intolerable", ha señalado, "que se hayan desviado ayudas al tercer Mundo y que el responsable siga aquí. ¿Qué teme del señor Blasco?".

Fabra ha repetido que la semana pasada dijo "muy claro" lo que iba a hacer en relación a los casos de corrupción y ha destacado que él ha sido la persona que ha implantado una "línea roja" en las conductas que "ningún otro partido ha hecho". "Lo voy a seguir haciendo porque no nos tienen que dar clases de moralidad ni de honorabilidad", ha agregado. La línea roja a la que ha aludido Fabra está ahora situada en el momento en que la juez del caso dicte juicio oral para Blasco y el resto de imputados en el caso de la Cooperación, pero nada ha dicho el jefe del Consell de que también esté situada ahí para otros imputados o procesados. La diputada socialista Eva Martínez y la de Esquerra Unida Marina Albiol han incidido en ello en sendas repreguntas. La primera ha hablado de qué pasará, además de los "blasquistas", con los "emarsistas" o los "gurtelianos", en alusión a otros escándalos. La segunda ha preguntado directamente que hará con Milagrosa Martínez, procesada y con petición de 11 años de cárcel por parte de la fiscalía en la pieza del caso Gürtel relacionada con los contratos del pabellón valenciano en Fitur, así como con el resto de imputados en los escaños del PP.

El portavoz de la Coalició Compromís, Enric Morera, que ha preguntado a Fabra sobre la situación socio-económica, ha aludido en su intervención a Blasco como "el Bárcenas valenciano" y ha añadido, refiriéndose a Fabra: "Da la impresión de que usted le tiene miedo". A su vez, la portavoz de Esquerra Unida del País Valencià, Marga Sanz, ha denunciado: "La corrupción se sienta aquí, en está institución". Tras aludir a la contratación de un entrenador para mejorar su liderazgo, Sanz ha acusado a Fabra de ejercer "una gestión pusilánime". La dirigente de EUPV le ha dicho a Fabra: "Mantener a Blasco en el grupo popular le convierte en cómplice político".