Aprobado el contrato programa de RTVV con los votos del PP

La oposición vota en contra. Se fusionarán dos canales, aunque se mantendrán las dos frecuencias.

El Consejo de Administración de RTVV ha aprobado este martes, a propuesta de la directora general, Rosa Vidal, las directrices generales de actuación de RTVV y el Contrato Programa que regirá la actuación del ente público.

Según han informado fuentes RTVV, el documento recoge los objetivos específicos y la asignación de recursos económicos para los próximos tres años, que se concretan en 68 millones de euros de gasto de funcionamiento y 1'5 millones de inversión al año.

El Contrato Programa, "a pesar de incorporar todas las propuestas aportadas por los consejeros" según las mismas fuentes, ha sido aprobado por cinco votos a favor y cuatro en contra. A petición del Comité de Empresa se ha incluido también su propuesta para promocionar y optimizar el fondo audiovisual de RTVV.

El documento establece "un sistema de financiación mixto, estable y sostenible, que sustente una gestión económica ordenada, viable y eficiente", y adaptado plenamente "a los principios de racionalidad, proporcionalidad y transparencia en la gestión".

Los objetivos generales de programación de servicio público deberán respetar las garantías democráticas (especialmente defensa del pluralismo) y estimular la participación ciudadana, fomentar la identidad propia de la Comunitat Valenciana, potenciar el uso de la lengua valenciana y vertebrar el territorio de la Comunitat.

Además de promover la educación y cultura valenciana, deberá ser "modelo de credibilidad e independencia, convertirse en motor del desarrollo de la industria audiovisual, fomentar la solidaridad, participación y espíritu crítico y ser referente de calidad".

La distribución de los diferentes programas "obedecerá a criterios de rentabilidad social, eficiencia económica y racionalidad empresarial".

RTVV no podrá emitir programación en la que se vulneren los derechos fundamentales de las personas, se promueva la falta de consideración hacia los valores democráticos o cívicos, el desprecio de la dignidad que toda persona merece o a la intimidad de las personas.

Por su parte, las líneas estratégicas establecen que los informativos serán el pilar fundamental de la programación en todos sus soportes, prestando especial atención a la información de ámbito autonómico, comarcal y local.

Se mantendrán las sedes de Alicante y Castellón y la delegación de Madrid "como medio de proporcionar inmediatez a la información que se emite en los distintos canales".

La Sociedad fomentará la utilización del Centro de Producción de Programas de Burjassot para la producción y realización de obras audiovisuales.

Radio Nou abandonará su actual ubicación en la avenida Blasco Ibáñez y pasará a ocupar una parte del Centro de Producción de Programas de Burjassot.

La fusión de Nou Dos y Nou 24 permitirá la creación de un segundo canal de Televisión, sin perjuicio del mantenimiento separado de las frecuencias actuales, destinado fundamentalmente a información, cultura y retransmisiones deportivas.

El Contrato Programa recoge también la distribución de la programación, con los porcentajes de emisión mínimos tanto en la televisión como en la radio y una rejilla tipo.

Este Contrato Programa queda ahora pendiente de su remisión al Consell, que informará a las Cortes Valencianas previamente a la aprobación por el Pleno del Consell.

Una vez cumplidos estos trámites, tendrá lugar la firma entre la Generalitat Valenciana y RTVV.

Reacción de la oposición

Los miembros del consejo de administración de Radiotelevisión Valenciana elegidos por los grupos de la oposición en las Corts han votado en contra del Contrato Programa para la cadena autonómica porque "parte de una situación que no compartimos", han dicho, en relación a las externalizaciones y los porcentajes aplicados a la emisión de programas en valencianos. "Queremos una televisión pública y en valenciano", han asegurado.

La consejera designada por el PSPV Rosa Solbes, en declaraciones a Europa Press, ha insistido en que el nuevo documento "parte de una situación que nunca hemos compartido, como es una ley que no fue consensuada en las Corts, sino impuesta por el PP". Asimismo, ha apuntado que el diseño de la propuesta con las externalizaciones y los porcentajes para el valenciano "no se corresponde con la televisión que queremos".

Además, "la situación económica y laboral, que es terrible, no está para dar un cheque en blanco a la Generalitat", ha dicho Solbes, que a advertido de que el ERE "pone en peligro la nueva RTVV".

Por otro lado, los consejeros de la oposición coinciden en señalar el "buen clima de diálogo" con los consejeros designados por el PP aunque "no bastan las buenas palabras", ha agregado Solbes.

En este sentido, ha destacado que el texto aprobado "es mejor que el que inicialmente se presentó" porque se han aceptado enmiendas de la oposición, como la elaboración de un plan de igualdad, normas de estilo y un código deontológico, según ha explicado el consejero elegido por Compromís, Rafa Xambó.

Xambó ha afirmado que no se siente "identificado" con este documento porque es partidario de una televisión "pública, íntegramente en valenciano y no externalizada". No obstante, ha agregado que "es mejor tener un Contrato Programa para saber a lo que ceñirnos y no como antes que todo dependía del director general".

Por su parte, el miembro del consejo de administración elegido por EUPV, Manolo Jardí, considera que el Contrato Programa es una "declaración de intenciones" porque queda pendiente de la "posible suspensión del ERE", por lo que la propuesta "podría quedar en papel mojado".

Además, rechaza el documento porque él apuesta por una televisión pública "cien por cien en valenciano" y rechaza las externalizaciones. Asimismo, considera que los indicadores para evaluar el cumplimiento del Contrato Programa "podrían ser más concretos".

Organigrama

Intersindical Valenciana, en su página web, ha centrado sus críticas en el nuevo organigrama de RTVV y lo ha tildado de "falla grotesca", además de estar "hinchado, lleno de parches y situaciones estrafalarias".

El sindicato ha denunciado que entre los 123 cargos que contiene están quienes han hecho las baremaciones de los 1.200 despedidos, "interinos que son ascendidos y se evitan el despido, y una veintena de afectados por el ERE que habrán de dejar la empresa antes de septiembre".

Intersindical cree que este organigrama "no puede garantizar la viabilidad de la empresa", ya que con él "no se puede alcanzar ninguna programación minimamente creíble capaz de recuperar las audiencias perdidas por culpa de años de gestión nefasta y acumulación del descrédito profesional".

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50