El Parlamento castigará con multas el absentismo de los diputados

Manuel Gracia propone que los ciudadanos presenten enmiendas a las leyes

El presidente del Parlamento, Manuel Gracia.
El presidente del Parlamento, Manuel Gracia.JULIÁN ROJAS

El absentismo laboral de los diputados del Parlamento de Andalucía será penalizado económicamente. Así lo ha propuesto el presidente de la Cámara andaluza, el socialista Manuel Gracia, a los tres grupos parlamentarios dentro de un paquete de medidas para incrementar la participación ciudadana y hacer más transparente a la asamblea.

La iniciativa prevé que “el incumplimiento injustificado” de asistir al pleno y las comisiones de las que forme parte el parlamentario “comportará la detracción automática y proporcional” de sus retribuciones y sus dietas. Pero además, el diputado absentista no solo verá menguar su salario: también se sabrá su nombre ya que la Mesa del Parlamento publicará el listado de los que hayan faltado a su deber de acudir a su trabajo.

Esta propuesta se incluirá en el Reglamento de la Cámara que Gracia pretende aprobar por lectura única, lo cual implica el apoyo unánime de los grupos. El presidente del Parlamento también ha propuesto que los ciudadanos puedan presentar enmiendas a los proyectos de ley que se tramiten en la Cámara, incluidos los de los Presupuestos de la comunidad. La única condición para que las modificaciones que planteen los ciudadanos vean la luz es que algún grupo la asuma y la defienda en comisión o pleno. Si este paso no se da, la enmienda decaerá. Otra de las novedades es que las preguntas de iniciativa ciudadana dirigidas al Gobierno, ya en vigor, no consumirán cupo.

Gracia también quiere que el examen de idoneidad al que ahora se someten las personas designadas por el Parlamento sea efectivamente un test que evalúe a los candidatos a ocupar puestos de extracción parlamentaria. Los aspirantes tendrán que exponer su proyecto y trayectoria profesional durante un tiempo máximo de diez minutos y los grupos tendrán que intervenir de manera obligatoria. Además, el voto de los diputados a favor o en contra de los pretendientes a esos puestos será secreto, es decir, que no servirá el supuesto del voto ponderado.

Los tres grupos apoyan incluir las medidas en el Reglamento

El paso de los pretendientes a ocupar cargos de elección parlamentaria siempre ha sido considerado por los grupos como un trámite sin importancia, algo en el que muy rara vez se persigue con seriedad calibrar la capacidad de los que comparecen. De hecho, ha habido ocasiones, como la ocurrida en la sexta legislatura, en la que el examen de 15 consejeros de RTVA se despachó en 20 minutos. Esta situación se debe a que los nombres llegan pactados por las cúpulas de los partidos y ningún diputado se salta esos acuerdos ni se cuestiona los candidatos.También se singularizará el trabajo de cada diputado, permitiendo a los ciudadanos que puedan acceder a un listado de sus intervenciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los grupos popular, socialista y de Izquierda Unida han acogido bien las propuestas, aunque hubo matices. Para el secretario general del PP, José Luis Sanz, está muy bien que se amplíen los deberes de los diputados, pero ha echado en falta una regulación más exigente en cuanto a sus derechos, como el de recibir en tiempo y forma la respuesta del Gobierno a sus preguntas. También ha pedido a Gracia que no convirtiera al Parlamento “en un instrumento electoral a favor del bipartito”.

El vicesecretario del PSOE, Mario Jiménez, ha interpretado que las sanciones a los diputados por no asistir a plenos o comisiones “no responde a una realidad de absentismo, sino a una profundización del Reglamento de la Cámara”. El más entusiasta con las propuestas fue Diego Valderas quien las ha considerado un “paso democrático”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS