Más de nueve años de cárcel para los líderes de los Trinitarios

El grupo marcó una gran cruz en la espalda de un disidente

Marca realizada por Los Trinitarios en la espalda de la víctima.
Marca realizada por Los Trinitarios en la espalda de la víctima.Mossos d´Esquadra

Una cruz de 50 centímetros es la señal que le quedará para toda la vida a Anthony de cuando intentó abandonar la banda de los Trinitarios. El joven había empezado a alejarse del grupo y frecuentar a otra banda rival. El resultado fue un castigo ejemplar: una X marcada la espalda con un cuchillo de cocina. “Le hicieron ponerse boca abajo en el suelo, levantándole la camiseta y cogiendo Mario el cuchillo de cocina [...], le efectuó un primer corte lateral, atravesando en diagonal la superficie de la espalda. Seguidamente Heuris Luis Lina Padilla [alias] La Rabia repasó el corte para hacerlo más profundo, con el fin de que quedara más marcado y aumentar el dolor”, describe la sentencia de la sección novena de la Audiencia de Barcelona.

El tribunal ha condenado por la salvajada —que requirió 83 grapas de sutura— a nueve años de cárcel y dos meses de prisión a los líderes de los Trinitarios: Waltel Yasmani Feliz Medina, José Manuel Ortiz Robles y Yoelmi Alberto Moreno. Los soldados que ejecutaron el castigo deberán cumplir entre seis años y 11 meses y 7 años y dos meses de prisión: Jhon Mayki de Oleo López, Omar Ernesto Dottin Reyes, Heuris Luis Lina y Mario Alfonso Javier.

Más información

Los acusados además propinaron “hasta 90 tablazos” a la víctima, “golpeándole en las nalgas y en la parte baja de la espalda y las piernas de forma repetida y sistemática pasándose la tabla entre ellos para mantener el ritmo y la intensidad de los golpes”. Pararon cuando la tabla se rompió. Anthony en ningún momento opuso resistencia, por temor a que le matasen, según la Audiencia.

Además de un delito de lesiones con alevosía y ensañamiento, el tribunal les condena por formar una organización criminal, que se dedicaba al tráfico de drogas y a robos violentos. “Las acciones cometidas estaban ya diseñadas previamente desde la cúpula para castigar a uno de sus miembros, implicando en esta caso a personas soldados de diferentes bloques [secciones territoriales] lo que implicaba que había una participación en la decisión a nivel superior”, señala la sentencia.

Los Trinitarios se instalaron en España en 2001, en Alcalá de Henares, y se tiene conocimiento en 2007 de su llegada a Cataluña. Un centenar de personas forman la banda. El grupo recluta a jóvenes “en edad influenciable, a los que se promete protección y se exacerba la idea de expandirse para dominar territorios”. Quien abandona la banda se expone a castigos terribles.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50