Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
gallegos en la escalera | retratos de xurxo lobato

Xabarín forever

El programa aporta la prueba incontrovertible de cómo hacer televisión para niños sin tratarlos como si fueran crías de mascotas o el perro del tal Paulov

El Xabarín usando el logo de TVG como escalera
El Xabarín usando el logo de TVG como escalera

Para los que crecimos con el blanco y negro franquista del “vamos a la cama que hay que descansar para que mañana podamos madrugar” y el color de la transición, los poemas de Gloria Fuertes y el “Un globo, dos globos tres globos” conocer al Xabarín fue una segunda infancia, un viaje de regreso a la patria del hombre a ritmo de rock, pop, wifi, internet y tabletas. La oportunidad única de escuchar hablar como nosotros, en nuestra lengua, a Vikie el Vikingo o a la Abeja Maya. Para nuestras hijas e hijos, el manga de Son Goku, Dragon Ball y sus incomprensibles sagas y giros argumentales o que Xabarín te felicite por tu cumpleaños, es la normalidad.

Xabarín Club aporta la prueba incontrovertible de cómo hacer televisión para niños sin tratarlos como si fueran crías de mascotas o el perro del tal Paulov. Se puede entretener y educar a los niños como si fueran seres racionales, con quien se puede hablar y con quien se puede razonar de manera normal. Enseñarles cosas útiles para que puedan vivir como quieran, o explicarles valores críticos para su educación como la amistad, la solidaridad o la tolerancia. Todo ello sin tratarlos como un público objetivo a quien hay que colocar una marca, una camiseta, un peinado y un diseño de pantalón para que hablen igual, piensen igual, sientan igual, consuman igual e incluso voten igual. Frente al modelo de hipermercado y producción y consumo masivo del Club Disney, nuestro Xabarín aguanta como su admirado Asterix resistía frente a la uniformidad y la disciplina militar del imperio romano.

Peldaños

18 de abril 1994 se emite por primera vez en la TVG

1999 telefilme “Os vixilantes do camiño” con Xabarin de protagonista

2012 record de 65 horas semanales de emision

2013 mas de 138.000 socios

PREMIOS:

1996 Premio Agapi ao mellor programa de televisión; Premio Ourense de Banda Deseñada

1997 Premio Ourense de Banda Deseñada

1998 Premio TV Joven, Centre National de la Recherche Scientifique e o Conseil International du Cinéma, de la Télevision et de la Communication Audiovisuelle de Francia

2013 Premio de Honra Mestre Mateo .

Xabarín simboliza también el final de todas las guerras de nuestras infancias contra el gallego que se hablaba en casa y te quitaban en la escuela. Crecer ha dejado de ser ir abandonando el gallego familiar para pasarte al castellano de la calle como requisito imprescindible para abrir las puertas de la universidad, la administración o la empresa. Nuestras hijas e hijos han crecido con Xabarín en paz con su lengua.

Xabarín ofrece un ejemplo de lo que los gallegos somos capaces de inventar cuando nos dejan un poco en paz. Más de cien mil socios, las multitudinarias Xabaxiras, mercadotecnia alternativa e imaginación llevando la marca Galicia por el mundo globalizado de la televisión. Toda una generación de gallegas y gallegos agitada por el personaje dibujado por Miguel Anxo Prado y movido por los hilos del talento creativo de Suso Iglesias, Manolo Romón, o Alberte Casal. Todos ellos son Clodio, Tareixa, Uxía, Xonxa ou Carolo. Todos somos sus padres inexpertos guiados por nuestros hijos hacia el mundo interconectado e interactivo del siglo XXI.

De todos los recuerdos que guardo de ver crecer a mi hija Mariña, uno de los mejores será siempre el viajar en el coche rumbo a las playas de A Mariña con alguno de los cedes de “A Cantar con Xabarín” en el reproductor. Sonaban Siniestro Total, Heredeiros da Crus, Aerolíneas Federales, Nación Reixa, Os Diplomáticos de Monte Alto, Killer Barbies, Yellow Pixoliñas, Blood Filloas o grupos portugueses, brasileños, caboverdianos y de países lusófonos africanos que jamás habríamos conocido o escuchado ni no fuera por Xabarín. El padre que no ha cantado alguna vez con sus hijos, no sabe lo que se está perdiendo.