Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El frente antitaurino divide a los socialistas

Tiene como objetivo conseguir que ninguna institución pública financie los festejos de toros en Galicia

Todos los grupos de la oposición presentaron ayer en el Parlamento un frente antitaurino con el objetivo de conseguir que ninguna institución pública financie los festejos de toros en Galicia. Los 25 diputados que firman la iniciativa se han adscrito a la iniciativa de forma individual. Por ese motivo no están todos los que son, ya que en el grupo socialista solo apoyaron el texto la mitad de sus parlamentarios, a pesar de que la diputada Patricia Vilán aseguró que una mayoría del PSdeG está en contra “del maltrato animal y a favor de la defensa de sus derechos”. El líder socialista, Pachi Vázquez, sí ha suscrito el texto.

Según los datos aportados por Rubén Pérez, coordinador de Galicia, mellor sen touradas, solo el 0,8% de los gallegos tiene interés por estas celebraciones, basándose en una encuesta del Ministerio de Cultura. Por ello criticó que “pese a ser una celebración muy minoritaria” recibe “toda clase de subsidios por parte de diferentes instituciones”, especialmente en A Coruña y Pontevedra, ciudades que “acogieron ocho de las 10 corridas de toros que hubo en 2011 o en 2012”. También el diputado de AGE Antón Sánchez se mostró en contra de que se destinen recursos públicos “para que unos neopaletos vayan a las plazas de toros”. Ana Pontón, viceportavoz del BNG, pidió a la Xunta que deje de considerar a los toros “como parte de iniciativa con la que busca españolizar a los gallegos”.

 

No son cultura

Los tres diputados lamentaron que el Partido Popular en el Parlamento nacional, con la abstención del PSOE, aprobase someter a trámite una Iniciativa Legislativa Popular que pretende “declarar las corridas de toros Bien de Interés Cultural”, lo que “no solo supondría el incremento de los subsidios a estas prácticas sino también el acceso a la tauromaquia de menores de edad”. “La protección de la cultura es absolutamente imprescindible, pero no la protección de algo que no es cultura", aseguraron. Tan solo la nacionalista Ana Pontón fue un poco más lejos afirmando que su grupo espera que este frente sirva para avanzar por “la vía abierta por Cataluña” y lograr la prohibición de estos festejos pues, a su juicio, “el maltrato y la tortura no pueden ser considerados cultura”. Pontón señaló que la aceptación de la iniciativa al respecto en la Cámara Baja supone “la devaluación” de lo que significa un Bien de Interés Cultural.