Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cucharas y cañas bien tiradas

El actor, que estrena en el teatro Maravillas ‘La crisis según San Francisco’, nos lleva a sus restaurantes preferidos con parada previa en las mejores cervecerías de Madrid

Enrique San Francisco. Ampliar foto
Enrique San Francisco.

 1. Casa Maravillas. Es un bar que, ante todo, tira muy bien la caña y, visto que yo soy un amante de la cerveza, para mí es un lugar especial. Aquí estoy como en mi casa, soy uno más. Además, recuerdo que antes era una churrería y el que ahora lleva el local antes se encargaba de hacer los churros. Es un sitio con mucha historia (Manuela Malasaña, 13).

2. Morales, el atómico. La espuma de la cerveza de este bar es como la nata de un café irlandés. No desaparece y eso es porque el grifo está continuamente soltando. El nombre se lo pusieron por un pepinillo que pica muchísimo. ¡A ver quién tiene huevos a probarlo! (Meléndez Valdés, 58).

3. Mi casa. Básicamente es porque estoy muy a gusto y porque vivo en un sexto. Si pudiera poner un grifo de cerveza aquí, ya ni saldría de casa.

4. Restaurante Membibre. Tiene una gran calidad. La merluza se te deshace en la boca y el filete de ternera está para morirse. Hasta el arroz lo hacen buenísimo. Es comida de cuchara, española, no como el pescado envuelto en arroz y alga. ¿Eso qué es? (Guzmán El Bueno, 40).

Tajante San Francisco

Enrique San Francisco (Madrid, 1955), hijo de actores y un habitual de la televisión, recupera en el teatro Maravillas su obra La crisis según San Francisco, en la que repasará los peores momentos de la recesión con su ya clásico humor irónico y tajante.

5. Sala Clamores. Era un antiguo club de strip-tease. Hacen unas jam sessions acojonantes. Allí hay músicos fantásticos que es probable que muchos no conozcan, aunque son muy famosos en el extranjero. Vienen aquí a tocar porque se sienten bien en Clamores. Mi amigo Jerry González, trompetista, es un asiduo de esta sala (Alburquerque, 14).

6. Restaurante Txoko. Aquí comes como Dios. Es una cocina española con un toque vasco. A mí me gusta la comida de verdad y este es el lugar perfecto. Sirven purrusalda, un plato típico del norte que significa caldo de puerro en euskera. El pastel de setas también está buenísimo (Manuela Malasaña, 9).

7. El barrio de Malasaña. Tiene algo especial, siempre lo tendrá. Antes de que se diera a conocer en los ochenta ya tenía algo que no sabría cómo definir. Tiene historia. Me acuerdo de la Vía Láctea, que todavía sigue abierta, y de cómo me gustaba andar por la calle de San Andrés, que desembocaba en Manuela Malasaña y donde se encontraba el Café del Foro.

8. Teatro Español. Me gustan los teatros que son teatros. Es decir, con palcos, bonitos, de los que se oyen cuando hablas. Quedan pocos en Madrid, ahora todo son naves con un sonido horrible. No lo comprendo. Yo me quedo con el teatro Español, con el Alcázar, con la Zarzuela, con el Teatro Real. Ahí da gusto actuar (Príncipe, 25).

9. Casa Portal. Tienes unas judías con almejas y una fabada asturiana que son increíbles. Te sirven un perolón enorme, en lugar de platos. Uno de mis lugares preferidos para ir a comer, desde luego (Doctor Castelo, 26).

10. Zara. Es el mejor cubano de Madrid, posición que comparte con la Casa de Cuba, otro lugar que me gusta mucho. Solo hay cuatro mesitas en el local y siempre está abarrotado, hasta los topes. La cola llega hasta la calle y es un poco incómodo, pero yo creo que merece la pena (Infantas, 5).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram