Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El abogado de Bretón cree que los restos óseos de Las Quemadillas se cambiaron

Sánchez de Puerta pide la nulidad de las pruebas contra el padre de Ruth y José

Bretón, durante la recreación del día en que desaparecieron sus hijos. Ampliar foto
Bretón, durante la recreación del día en que desaparecieron sus hijos.

Los huesos que los investigadores encontraron en la finca de José Bretón en Las Quemadillas no eran los de sus hijos Ruth y José, desaparecidos el 8 de octubre. Esta es la tesis principal de la defensa de Bretón, perfilada por el abogado del acusado, José María Sánchez de Puerta, en su escrito previo a la celebración del juicio que ha remitido al juez instructor.

Según esta línea, los restos óseos identificados 10 meses después como pertenecientes a dos niños de seis y dos años, las mismas edades que los desaparecidos, no son los de Las Quemadillas sino que, en realidad, fueron cambiados para acusar a Bretón y cerrar un caso que llevaba casi un año sin avances. Bretón sigue afirmando que no mató a sus hijos sino que los perdió mientras paseaban los tres en un parque de Córdoba.

Estas graves acusaciones de Sánchez de Puerta siguen la estela de las que hizo en verano, señalando que la Policía Nacional había roto la cadena de custodia de los restos óseos, con lo que busca invalidar estas pruebas, muy importantes en el caso. Los expertos que han participado en la investigación, sostienen, por el contrario, que la cadena ha permanecido íntegra en todo momento.

Por el contrario, Bretón se enfrenta a una petición de condena de 40 años por un doble delito de asesinato. El fiscal considera que Bretón es el autor material de la muerte de forma “que no ha podido quedar acreditada” de sus dos hijos a los que incineró en una enorme hoguera que prendió en su finca de Las Quemadillas el 8 de octubre del año 2011.