CiU asciende al alcalde de Cercs en la Diputación pese a sus tres imputaciones

ERC pide a Mas que rompa con el PP en la Corporación de Medios Audiovisuales

Ferran Civil, a la izquierda. A su lado, Salvador Esteve, junto al diputado adjunto a la presidencia.
Ferran Civil, a la izquierda. A su lado, Salvador Esteve, junto al diputado adjunto a la presidencia.

Convergència i Unió consagró ayer la ruptura con el Partido Popular en la Diputación de Barcelona con el cese en la dirección provincial de los dos vicepresidentes del PP, Josep Llobet y Ramon Riera. CiU, que gobernará en solitario en la provincia, culminó así dos meses de reflexión tras haber firmado el pacto de estabilidad parlamentaria con ERC. Los republicanos insistían en la incompatibilidad del acuerdo de esta legislatura con los pactos que CiU suscribió con el PP en 2011.

La Diputación pasará de cinco a cuatro vicepresidencias. El hasta ahora vicepresidente segundo, Ferran Civil, alcalde de Cercs (Berguedà), pasa a ser vicepresidente primero. Civil, de Unió Democràtica, es ascendido pese a estar imputado en tres causas judiciales por delitos urbanísticos, una de ellas por un supuesto delito de prevaricación. Además de las causas judiciales, la fiscalía investiga otras presuntas irregularidades urbanísticas. Incluso la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) ha examinado la actuación de Civil al frente del Ayuntamiento. En concreto, ha investigado un contrato fallido y repleto de irregularidades firmado entre el consistorio y una empresa india, que incluyó un viaje de Civil a Delhi acompañado por su esposa y diversos cargos públicos.

Fuentes de las negociaciones apuntan que la intención de CiU es gobernar en minoría en la Diputación buscando apoyos del resto de grupos, después que CiU y PSC no hayan conseguido acercar posiciones informa Ivanna Vallespín. Al contrario de lo que sucede en el Parlament, CiU y ERC no suman en el ente provincial. En principio, no se espera que el presidente de la Diputación, Salvador Esteve tenga muchos problemas para conseguir dichos soportes, ya que el ente provincial no es un escenario donde se vivan grandes discrepancias políticas y asuntos como los Presupuestos se aprueban por amplias mayorías. La ruptura en la Diputación, según la líder del PP, Alicia Sánchez-Camacho, responde de la “sumisión” de CiU a ERC.

Los dirigentes de ERC quieren un gesto más de CiU y ayer reclamaron cambios en la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, donde CiU cedió la vicepresidencia al único consejero del PP. “No tiene sentido que la actual cuarta fuerza en el Parlament tenga todavía una vicepresidencia, esto no puede entenderse ni se sostiene, por lo que esperamos que el período de reflexión iniciado por CiU se extienda a todas las instituciones”, conminó la portavozde ERC, Anna Simó. Los republicanos no tienen ningún consejero en la CCMA (de seis miembros, tres son de CiU, dos del PSC y uno del PP). Su petición a los nacionalistas es cesar de vicepresidente a Armand Querol, a propuesta del PP, y perder la mayoría de la que ahora gozan. Es preferible quedarse en minoría, instó Simó, que gobernar “con aquellos que están en contra del derecho a decidir”. La CCMA no debe renovar la mitad de sus consejeros hasta 2015.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS