Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dirección de Roca presentará otro ERE para cerrar en Alcalá de Guadaíra

Los 228 trabajadores anuncian otra huelga

Protesta de trabajadores de Roca en la Catedral de Sevilla contra el cierre de la planta. Ampliar foto
Protesta de trabajadores de Roca en la Catedral de Sevilla contra el cierre de la planta.

La dirección de Roca presentará mañana un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción para su fábrica de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), según han informado hoy los representantes de los 228 trabajadores afectados, que han anunciado otra huelga del 8 de febrero al 8 de marzo.

Los representantes de los trabajadores asistirán mañana en Madrid a la reunión con la dirección de la empresa en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) para exigir el cumplimiento de los acuerdos del cierre de la fábrica sevillana de Bellavista, que implicaba la pervivencia de la de Roca en Alcalá de Guadaíra.

También exigirán el acuerdo del Ministerio de Trabajo que, en 2010, exigía el mantenimiento de las tres plantas de Roca en España, insistirán en los veinte millones de beneficios obtenidos por Roca en 2012 y otros tantos en 2011 e intentarán demostrar que la dirección de la empresa "manipula sus datos de facturación".

Según los representantes sindicales, Roca ni siquiera cumple el requisito de haber sufrido tres meses consecutivos de disminución de ventas, para poder presentar un ERE.

También tratarán de demostrar que la fábrica de Alcalá de Guadaíra tiene los costes más bajos y la productividad más alta de la empresa, por lo que pedirán para este centro trabajo de otras plantas en el extranjero.

Los sindicalistas también han rechazado el argumento de la crisis de la construcción en España, ya que la producción del centro sevillano se destina mayoritariamente a exportación, mientras que a las primeras construcciones se destinan sanitarios procedentes de las plantas de Roca en el extranjero.

CCOO, UGT y el comité de empresa de Roca estudian extender la movilización a todo el sector industrial andaluz por considerar a Roca "un ejemplo de multinacional sin escrúpulos".

Según los sindicatos, no hay causas que justifiquen este despido colectivo que consideran "una deslocalización pura y dura", de ahí que subrayen los siete ERE efectuados por Roca desde 2007 (que han extinguido 1.500 puestos de trabajo, el cierre de la planta sevillana y la reducción de plantilla del 80 % de la madrileña) como medidas para abrir plantas en países como India, China y Marruecos.

"Volkswagen no lo haría en Alemania, ni Renault no lo haría en Francia", ha señalado el sindicalista Manuel Ponce, de UGT, quien ha lamentado que la familia Roca haya puesto la empresa "en manos de directivos que no tienen sensibilidad ni sensatez".

Los representantes del comité de empresa han lamentado que, desde que la semana pasada la dirección retiró el anterior ERE, que dio a conocer el 18 de diciembre, no ha activado ni los hornos de la fábrica ni ha puesto en funcionamiento las duchas de los trabajadores, lo que consideran otra muestra de "la mala fe continuada" que ha mantenido la empresa desde el principio.

Como prueba de esa mala fe han señalado que solo días antes de que anunciara el anterior ERE, ante la demanda de información del comité de empresa, se les aseguró que el programa de fabricación para 2013 sería el mismo que el de 2012.