_
_
_
_
_

El Parque Central se hace esperar

El PAI se aprobará en diciembre y el proyecto se demora sobre lo previsto

Recreación virtual del futuro Parque Central de Valencia.
Recreación virtual del futuro Parque Central de Valencia.

El Parque Central de Valencia, el proyecto más ambicioso de la capital, afronta su última fase burocrática. El plan llega con retraso sobre los plazos originales y rodeado de incertidumbre. El Gobierno local prevé aprobar el programa de actuación integrada (PAI) que ordena este gigantesco espacio verde y su entorno a finales de diciembre. Luego saldrá a exposición pública y se abrirá el plazo de alegaciones. Cuando esto se resuelva llegará la urbanización y con ello las obras. La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, pronosticó que la primera fase del Parque Central podría licitarse en un año.

Los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Valencia, PSPV, Compromís y EU, no dan crédito a un plazo tan optimista después de conocer de primera mano los pormenores del plan. Y, aunque su predisposición es apoyarlo, no ocultan dudas sobre los trámites y la financiación. El proyecto de reparcelación, imprescindible para iniciar las obras (reparte cargas y derechos entre los dueños del suelo), no se ha entregado a pesar de que la redacción se contrató en junio de 2010.

La memoria del PAI recoge paso a paso los tiempos. El suelo ferroviario se desafectará a los tres meses de aprobarse el PAI, luego se necesitarán otros 12 meses para tramitar y aprobar el proyecto de reparcelación de la primera de las áreas, dado que el parque se hará por fases; después harán falta otros cuatro meses para adjudicar las obras, y otros dos años para ejecutarlas. El Ayuntamiento recibirá la obra en dos meses si todo va sobre ruedas. La oposición calcula que serán precisos de 27 a 36 meses, es decir, difícil antes de 2015.

Barberá pronosticó que la primera fase del jardín podría licitarse en un año

La sociedad Valencia Parque Central (VPC), que gestiona de forma directa el PAI, decidió para evitar más retrasos acometer el proyecto por fases y adelantar en la medida de lo posible los convenios con los propietarios de los solares donde se actúe primero, es decir, junto al barrio de Russafa. VPC, como recoge la memoria, ha suscrito acuerdos con muchos de los dueños de estos suelos para adelantar la reparcelación, el proceso más conflictivo y que más mano izquierda requiere para evitar que el plan se eternice.

La unión temporal de empresas que ganó el concurso internacional de diseño del parque, Gustafson Porter, Borgos Pieper, Nova Ingeniería y Gestión y Grupotec, desarrollará el proyecto con un presupuesto de 78.365.845,27 euros, según la memoria del PAI aprobada por la sociedad el pasado 12 de septiembre. Se actuará sobre más de 600.000 metros cuadrados, propiedad de 330 titulares privados y dos públicos (Renfe y el Ministerio de Fomento). Los primeros son dueños de 290.000 metros cuadrados y los segundos, de 380.000.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La financiación de la primera fase está garantizada, repite el director de la sociedad VPC, Salvador Martínez Ciscar, si bien el préstamo que soporta toda la operación está en fase de renegociación dados los cambios del mercado financiero. La propia memoria reconoce que las distintas etapas de ejecución de la urbanización “podrían tener que adaptarse a la situación de crisis de liquidez si esta persistiera, tanto para evitar costes inasumibles a los propietarios como para acompasar la urbanización con el inicio de las primeras edificaciones”.

La oposición no oculta sus dudas sobre los trámites y la financiación

Esta es la segunda gran objeción de la oposición. La Generalitat no ha desembolsado todavía ninguno de los 75 millones de euros que se comprometió a aportar en el convenio marco. En los presupuestos de 2013, la Consejería de Infraestructuras, que representa a la Generalitat en VPC, ha consignado cinco millones de euros, cuando ya debía de haber desembolsado alrededor de 36. “Sólo con ese dinero, la primera fase tendría asegurada la financiación”, dice el concejal socialista en Valencia Vicent Sarrià. El coste del proyecto, estimado al principio en 804 millones de euros, supera ahora ampliamente esa cifra. Pocos ponen en duda la realización de la primera fase, pero sobre el resto del proyecto nadie se atreve a dar pronósticos.

Los datos del plan de urbanización del Parque Central son de vértigo: se moverán medio millón de metros cúbicos de tierra, las zonas ajardinadas sumarán, ya sean praderas, parterres o bosques, 150.000 metros cuadrados, habrá 28 fuentes, el lago natural proyectado por la paisajista Gustafson tendrá una superficie de 6.110 metros cuadrados y otros 4.611 metros serán para canales de agua —no en vano el proyecto se llama Aigua ple de seny—. El jardín consumirá 112.022 metros cúbicos de agua al año en riego y fuentes, aunque se espera recuperar en agua de lluvia 46.022 metros cúbicos más. Otros 4.800 metros serán para carriles bici.

El proyecto del jardín abarca más de 600.000 metros cuadrados

Los tres grupos de la oposición preparan sus alegaciones. “Es un proyecto apasionante”, reconoce el socialista Sarrià. “Queremos esperar a conocer los papeles de una manera oficial para ver la letra pequeña. Luego alegaremos”, añade. Amadeu Sanchis, portavoz municipal de EU, reconoce que es uno de los pocos proyectos de la ciudad que puede tener consenso “porque es una reivindicación histórica”. Sanchis cree que las alegaciones de los vecinos serán cruciales y también si todas las Administraciones Públicas cumplen sus obligaciones económicas. Joan Ribó, portavoz de Compromís, ve el proyecto positivo, en principio. “Pero los recursos económicos me preocupan”, añade.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Cristina Vázquez
Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_