Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC moviliza este puente a 2.000 militantes para repartir octavillas

Los socialistas denunciarán en los escritos los recortes de Artur Mas y defenderán el federalismo

El PSC moviliza este puente a 2.000 militantes para repartir octavillas

El Partit del Socialistes (PSC) ha decidido este largo fin de semana poner toda la carne en el asador. Hasta 2.000 militantes, centenares de alcaldes y concejales socialistas, además de diputados, senadores y candidatos a las elecciones del 25-N saldrán a la calle para hacer llegar su mensaje a la población. Los socialistas no se resignan a creer las encuestas, que les pronostican un notable descenso de sus 28 diputados. Montarán 205 carpas informativas, en 132 municipios en los que viven el 85% de la población y repartirán dos octavillas: en una explican su mensaje federalista y en otra critican los recortes del Gobierno de CiU.

La iniciativa se denomina Pont roig y se inspira en alguna hecha años atrás aunque entonces solo duró un día y esta vez tres, desde hoy al domingo. El PSC nunca había movilizado a los suyos tres días. Seguramente, porque nunca había tenido cotas tan bajas de poder en Cataluña. La Administración más importante que gobierna es el Ayuntamiento de L’Hospitalet. Daniel Fernández, secretario de organización, dice que buscan “el cara a cara con los votantes”. “Nunca habíamos sacado el partido a la calle y ha llegado la hora de hacerlo para entrar en contacto con la gente”, explica.

La mayoría de las carpas se ubicarán en la provincia de Barcelona (160 en 90 municipios): 23 en la capital y otras tantas en el Baix Llobregat. En Tarragona y Lleida habrá una veintena. La militancia también irá a la Fira de Sant Narcís de Girona y a una decena de municipios de esa provincia. Las dos octavillas, en catalán y castellano, ocupan la mitad de un folio con el lema de la campaña: Pere Navarro, la alternativa sensata. Una de ellas contiene cinco frases que se inician con la expresión “si crees que” a la que siguen expresiones como “estos dos años de CiU en el Gobierno han sido un fracaso”, “que la crisis no puede ser excusa para desmantelar”, “que no la tienen que pagar los más desfavorecidos” y “que la independencia solo nos llevará hacia más y más conflictos”. La otra octavilla refleja la tercera vía que defiende el PSC frente al independentismo y el centralismo, a través de una reforma de la Constitución “para hacer de España un verdadero Estado federal”.