Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los independentistas fracasan en su intento de ir en coalición el 25-N

Los partidos aluden falta de tiempo para ponerse de acuerdo en las listas y el programa electoral

Las formaciones acusan a Solidaritat de torpedear el acuerdo, y estos a ERC de no querer negociar

Una vez más, el intento de los partidos independentistas catalanes de presentarse en coalición para las elecciones ha fracasado. Las formaciones lo intentaron en las autonómicas de 2010 y las nacionales y municipales de 2011. En estas dos últimas, Esquerra (ERC) cerró acuerdos con Reagrupament y Democràcia Catalana (DC, de Joan Laporta), pero no con Solidaritat, el único partido, junto a los republicanos, con opciones de repetir representación parlamentaria. Las cuatro formaciones se reunieron ayer durante varias horas sin posibilidad para el acuerdo. Faltaba la Candidatura de Unitat Popular, que declinó asistir y todavía no ha decidido si se presentará a los comicios del 25 de noviembre

Según los presentes en la reunión, Solidaritat imposibilitó el pacto por su actitud y sus "desorbitadas" pretensiones en las listas electorales. A los presentes de ERC, DC y Reagrupament les sorprendió el tono "agresivo" del diputado Uriel Bertran, en palabras de uno de los presentes. Esquerra planteó una oferta de coalición en el que el cuarto lugar de las listas era para Solidaritat, una configuración que veían viable tanto Reagrupament como DC. Solidaritat planteó tener el número 1 por Girona (para el diputado Antoni Strubell), y el segundo y el cuarto puesto de Barcelona para Alfons López Tena y Uriel Bertran. Una propuesta "desproporcionada", según el resto de partidos, que Solidaritat entendía como una manera "de visualizar la relación de coalición". Según fuentes de SI, no se habló ni de programa, ni de campaña electoral ni de una estrategia común. El resto de partidos apuntaron que Solidaritat, en realidad, planteó hacer prácticamente toda la campaña por separado, un programa electoral que solo recogiera la proclamación de la independencia y una estrategia en el Parlament que no aseguraba la cohesión interna. 

Una vez planteadas las posiciones, a las tres horas de reunión los partidos hicieron un parón para consultar a las respectivas direcciones. Fue en la reanudación, a media tarde, cuando ERC planteó a Solidaritat que sin unas garantías de cohesión interna la coalición no podía negociarse. Una decisión de la que se valió SI para acusar a ERC de levantarse de la mesa sin negociar. Los partidos llegaron a un único acuerdo: un comunicado conjunto en el que achacaban el fracaso a la "falta de tiempo" para configurar una coalición, ante la cercanía de las elecciones. La coalición unitaria es inviable una vez más, pero ERC seguirá trabajando para sumar independientes a sus listas y retomará las conversaciones con Reagrupament y DC para estudiar su inclusión en la candidatura.