El Casino de Torrelodones abrirá en Madrid para plantar cara a Eurovegas

Aguirre modificó la Ley del Juego para permitir abrir a los casinos una "sala satélite" El Casino Gran Madrid pide competir en las mismas condiciones que el proyecto de Adelson

Una ruleta en el casino de Torrelodones.
Una ruleta en el casino de Torrelodones. uly martín

El Casino Gran Madrid, en Torrelodones, ve con preocupación la llegada del proyecto del magnate estadounidense Sheldon Adelson. Los últimos tres años de este establecimiento, el único casino de Madrid junto con el de Aranjuez (abierto en 2005), han sido especialmente difíciles, con una caída del 40% en la actividad que el director comercial, José María Paredes, atribuye a la crisis, la ley antitabaco y la competencia del juego ilegal. Ahora la amenaza, el “nuevo panorama” que se abre con Eurovegas, obliga a “mover ficha, nunca mejor dicho”, añade Paredes.

El Casino de Torrelodones, con medio millón de visitas anuales según sus datos, quiere abrir sucursal en Madrid para ganar, o no perder, cuota de mercado. Ya está estudiando la idoneidad de varios inmuebles en el centro de la ciudad, entre ellos uno en el paseo de Recoletos, según ha podido saber EL PAÍS. “Estamos considerando varias posibilidades, pero no hay nada cerrado”, confirma el portavoz. El Casino quiere un local céntrico, con el máximo tránsito posible y buenos accesos. Su emplazamiento actual dista 30 kilómetros de Madrid.

Si el Casino de Torrelodones puede abrir en la capital es gracias a que el Gobierno regional que preside Esperanza Aguirre cambió hace apenas nueve meses la Ley del Juego regional para permitir abrir una sucursal a los dos casinos autorizados en la Comunidad de Madrid. El cambio se introdujo, junto con otras 12 modificaciones de otras tantas normas, en la ley de medidas fiscales y administrativas que acompaña a los presupuestos de 2012, conocida popularmente como ley escoba porque se utiliza para introducir todo tipo de reformas legislativas, muchas de ellas impopulares, esquivando la tramitación ordinaria. En aquel momento nadie supo cómo interpretar el añadido al artículo 8 de Ley del Juego, que quedaba redactado así: “El titular de la Consejería competente en materia de juego podrá autorizar a cada casino de juego la apertura y funcionamiento de una sala que, formando parte del mismo, se encuentre situada fuera del recinto o complejo donde se ubique dicho casino, en el mismo o distinto término municipal. Dicha sala funcionará como apéndice del casino para la práctica de los juegos que tenga autorizados”.

Ese cambio, que entonces pasó inadvertido, cobra sentido ahora. La Comunidad envió el borrador de la ley escoba al Consejo Económico y Social de Madrid (CES) para que lo estudiase a mediados de noviembre, casi al mismo tiempo que trascendían a la opinión pública las negociaciones que desde 2006 había establecido la Comunidad de Madrid con el magnate del juego para decidir si la mini Las Vegas terminaría en Madrid o en Barcelona. Desde el Casino de Torrelodones evitan calificar la modificación legal como una “compensación”, pero admiten “valorar muy positivamente la decisión”. La “sala apéndice” del casino, tal y como la denomina la reformada Ley del Juego, solo podrá ser una, en el mismo municipio o en otro, incluida la capital.

La llegada de Adelson supone para el Casino de Torrelodones el desembarco de “un nuevo operador de fortaleza en apariencia incontestable” que les obliga a “repensar el negocio para rascar cuota de mercado”, explica su portavoz. Eso sí, quieren jugar en igualdad de condiciones. “No sería justo ni legítimo”, señala, que los cambios legislativos que previsiblemente se llevarán a cabo para asegurar la inversión de Adelson queden restringidos a Eurovegas. “Entendemos que se trasladarán no ya a los casinos de Madrid, sino a los de toda España”. Se refiere, por ejemplo, a la exigencia de Las Vegas Sands de reducir la tasa sobre el juego, que actualmente está fijada en la Comunidad de Madrid en el 45%, a solo un 10%. Si se decide recortar lo que los casinos pagan a la Hacienda madrileña, debería hacerse “de forma inmediata”, asegura Paredes. El Casino de Torrelodones tiene pendiente un juicio el próximo día 24 por el despido de 36 de sus trabajadores en abril pasado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS