Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El BNG no entraría en un Gobierno que recorta como el andaluz”

“No reeditaremos un bipartito en los términos del anterior”

El candidato del BNG a la Xunta, Francisco Jorquera, el viernes en la sede de la organización en Santiago.
El candidato del BNG a la Xunta, Francisco Jorquera, el viernes en la sede de la organización en Santiago.

A Francisco Jorquera (Ferrol, 1961) le quedan menos de dos meses para medirse en las urnas. Candidato del BNG a la Xunta por primera vez, el hasta ahora diputado en el Congreso considera que su organización “es el referente de la izquierda real en Galicia”.

Pregunta. ¿Cómo resumiría la legislatura que finalizó?

Respuesta. Una legislatura perdida para Galicia. El Gobierno de Feijóo es objetivamente el peor gobierno de la historia de Galicia. Feijóo fue el campeón de las promesas incumplidas e incapaz de hacer frente a los problemas de Galicia en estos tres años y medio. Su balance de gobierno es un libro en blanco.

P. La labor de la oposición, ¿estuvo a la altura de ese “peor Gobierno de la historia”?

R. El Bloque, desde el inicio de esta crisis, en Galicia y en el Estado, fue un referente a la hora de proponer otra estrategia para enfrentar la crisis económica y a la hora de advertir de las consecuencias de una estrategia basada en los recortes, iniciada por Zapatero, continuada por Rajoy y aplicada en Galicia por Feijóo. El Bloque estuvo en la vanguardia a la hora de proponer alternativas.

P. ¿Cuáles son los ejes de esas políticas alternativas?

R. Priorizar el crecimiento y el tejido productivo. Y preservar las políticas sociales frente al desmontaje de los servicios públicos y las políticas sociales que practica el PP. Para asegurar la financiación de la economía productiva, dotaremos a nuestro país de un banco público. Frente a la estrategia estatal de capitalizar la banca privada con recursos públicos que luego los ciudadanos pagan con recortes, nosotros apostamos por un banco público que financie la economía productiva. Y vamos a ser total y absolutamente insumisos a todas las políticas de recortes que dicte el Gobierno central. Otro eje muy importante es la defensa y expansión del autogobierno. A nivel de Estado se está produciendo una recentralización al servicio de la derecha política, que aprovecha la crisis para concentrar más la riqueza. Por eso necesita concentrar el poder político. El BNG, frente a eso, defenderá el autogobierno.

“Seremos insumisos a los recortes con recursos de inconstitucionalidad”

P. Con las competencias de la Xunta, ¿cómo se concreta esa “insumisión a los recortes”?

R. Para ilustrarlo con un ejemplo: negándose a aplicar recortes en materias que conllevan una clara invasión competencial y presentando recursos de inconstitucionalidad. El señor Feijóo fue capaz, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, de votar a favor de recortes que dictaba el Gobierno central en educación y sanidad, que contradicen lo presupuestado por las comunidades autónomas en sus parlamentos. No solo se imponían recortes, sino como se debían hacer. Y el señor Feijóo votó a favor de esos recortes. Otras comunidades, gobernadas por el PP, entendían que esos recortes eran lesivos y se abstuvieron. El BNG nunca conformará un gobierno para aplicar los recortes que otros dictan. El Bloque no participaría, por ejemplo, en un Gobierno andaluz que practica recortes.

P. Pero existe el problema de la financiación. El Gobierno central puede asfixiar a la Xunta.

R. Un aspecto para nosotros clave es defender un nuevo modelo de financiación autonómica para que Galicia gestione de manera integral lo que pagan los gallegos en impuestos. Un modelo compatible con que Galicia participe en sostener los servicios comunes que gestiona el Estado central y con los mecanismos de corrección de las desigualdades territoriales del Estado español. Ese sistema permitiría que Galicia se autorresponsabilizase. Los datos demuestran que lo que recauda el Estado en Galicia vía impuestos es mucho más de lo que después transfiere a la comunidad.

P. Si fuese presidente de la Xunta, ¿cuál sería su primera medida?

R. Paralizar definitivamente la Cidade da Cultura y las infraestructuras no básicas y que no tengan un impacto para la reactivación económica, y concentrar los recursos en el tejido productivo y los servicios sociales.

“Lo que el Estado recauda aquí es más de lo que transfiere a la comunidad”

P. ¿Por qué, pese a ese diagnóstico negativo tan contundente, el PP puede revalidar la mayoría absoluta?

R. Yo considero que existe en Galicia un descontento social mayoritario con las políticas del PP y el BNG va a trabajar para transformarlo en una alternativa política.

P. ¿Y qué sería un buen resultado electoral para el Bloque?

R. Un resultado que permita un cambio real. Vivimos tiempos que requieren más que una alternancia política. Eso se produjo en las últimas elecciones generales entre el Partido Socialista y el PP. El PP continuó las políticas de recortes de Zapatero de forma más agresiva aún. Galicia necesita mucho más que un simple cambio de gobierno. Y aspiramos a que las elecciones abran esa nueva etapa política.

P. En Galicia, ese cambio necesitará acuerdos con otros partidos. ¿Reeditaría un bipartito?

R. En política hay que diferenciar tiempos. Ahora, cada fuerza política debe explicar sus propuestas y que la sociedad gallega juzgue y apueste por la alternativa que considere más adecuada para la situación. En cualquier caso, el BNG considera que vivimos tiempos que requieren no solo un cambio de gobierno, sino ante todo un cambio de políticas. Por lo tanto, cualquier participación en un gobierno estará condicionada a que asegure ese cambio profundo de modelo.

P. ¿Dónde estarían las líneas rojas?

R. Las líneas rojas son las que he enunciado: no aplicar recortes contraproducentes para salir de la crisis e injustos en lo social, apostar por el crecimiento, defender el autogobierno.

P. Bloque, y PSdeG también, ¿no pecaron de timidez a la hora de reivindicar el bipartito?

“El BNG será la única fuerza nacionalista en estas elecciones”

R. Quiero ser claro. El BNG no aspira a la reedición de un bipartito en los mismos términos que el anterior. Es evidente que se cometieron errores, sancionados por la sociedad, de los que hay que aprender. Dicho esto, también digo que es incomparable el balance de gestión de ese Gobierno con el balance de gestión del Gobierno de Feijóo, un auténtico libro en blanco, un desastre para este país.

P. ¿A qué errores se refiere?

R. Los errores de ese gobierno no fueron tanto de gestión, sino de gestos, de forma de relacionarse con la sociedad. Se demostró que todo gobierno debe sustentarse en un programa claro, fiable, que vincule a todos los miembros de ese Gobierno.

P. Una coalición entre sectores escindidos del BNG y Esquerda Unida, ¿puede disputar espacio electoral al Bloque?

R. Tiene un efecto positivo, porque clarifica el espectro político. La primera consecuencia es que la única fuerza política nacionalista, de obediencia estrictamente gallega, que va a concurrir a las elecciones es el BNG. Y en un contexto de recentralización, para Galicia es fundamental fortalecer el nacionalismo. El BNG es nacionalista, pero además representa la izquierda real.

P. En cualquier caso, ¿qué le parecería que aumentase la pluralidad en el Parlamento?

R. El BNG no tiene miedo a la pluralidad. Lo que sí nos inquieta es la evidente estrategia del PP, que intenta removilizar su voto ahora descontento, y al mismo tiempo fomentar que los ciudadanos que apuestan por un cambio de gobierno dispersen el voto. Y deberíamos recordar, por ejemplo, que Conde Roa fue alcalde de Santiago por 15 votos.