PARTICIPACIONES PREFERENTES

Novagalicia Banco acepta resarcir a 1.200 afectados por las preferentes

Afectados de la zona de Vigo apelan al Rey y al Defensor del Pueblo europeo

Protesta de afectados por las preferentes en Santiago, en marzo.
Protesta de afectados por las preferentes en Santiago, en marzo. ANXO IGLESIAS

El arbitraje comienza a rendir sus frutos para resolver el problema de los afectados por la compra de participaciones preferentes. El decreto que prepara el Gobierno sobre este asunto, que podría aprobarse hoy mismo, abrirá probablemente otras vías de solución pero hasta ahora solo cabe recurrir al arbitraje o a los juzgados. Por el momento el número de casos ya resueltos a través de un árbitro ronda los 70 pero Novagalicia Banco ya ha dado vía libre a un total de 1.200 expedientes para que puedan solventarse a través de este sistema, al que la propia entidad ha dado prioridad frente a la confrontación en los juzgados.

El porcentaje de casos en los que Novagalicia ha decidido afrontar el pago de la cantidad inicialmente depositada se acerca al 3% del total (43.000 afectados). El banco ha devuelto 1,7 millones de euros de un total de 970 que desembolsaron los compradores de participaciones. Las cantidades resarcidas hasta el momento son muy variables y oscilan entre 1.000 y 182.000 euros.

Fuentes de la entidad financiera señalaron que esperan que la tramitación del arbitraje pueda acelerarse para que todos los expedientes a los que se da el visto bueno se resuelvan por esta vía, siempre y cuando los afectados acepten finalmente las condiciones fijadas por Novagalicia. Según sea el porcentaje de interés que haya recibido cada uno de los ahorradores durante el período en el que mantuvieron las preferentes, la entidad restará una cantidad a la que fue depositada. Novagalicia ha decidido devolver el dinero en aquellos casos en los que se ha podido comprobar con claridad que las preferentes fueron comercializadas de forma irregular, al producirse vicio de consentimiento. Los intereses que se restan corresponden a la diferencia entre lo que se suele pagar por un depósito a plazo (en torno a un 3%) y lo que ofrecían algunas emisiones de preferentes (la había que superaban el 7%). La consultora Price Waterhouse es la encargada de revisar cada uno de los expedientes, aunque la decisión final la toma Novagalicia Banco.

Más información
Un fallo que abre 43.000 esperanzas
Caixanova colocó preferentes a analfabetos pese a su complejidad
Preferentes: amor, engaño y codicia

Las plataformas de afectados siguen sin ver muy claro el recurso al arbitraje, especialmente en casos en los que no existen pruebas muy contundentes de que se produjo un engaño al cliente a la hora de comprar las participaciones. Sin embargo, el número de afectados que ha decidido recurrir a esta vía se ha duplicado en menos de un mes. Ya son más de 5.800 afectados los que han presentado solicitud de arbitraje a través del Instituto Galego de Consumo. Clara Moralejo, portavoz de la plataforma de Vigo-Val Miñor, señala que esta vía sigue generando “incertidumbre” a muchos afectados y la mayoría están esperando a que puedan abrirse otras soluciones para recuperar sus ahorros. “No tengo constancia de que esté aumentando el número de afectados que recurren al arbitraje, al menos en nuestra plataforma. Lo que si hemos visto es que hay más perjudicados que están optando por presentar reclamaciones en Consumo”, indica Moralejo.

La plataforma viguesa ha remitido un escrito al Defensor del Pueblo europeo en la que le pide que se implique en una solución al conflicto. Los afectados del sur de Galicia, los más activos en las movilizaciones, han enviado copia del texto al Rey para que también pueda intervenir en este asunto. “Nadie hace nada por nosotros y por esos hemos recurrido a ambos para ver si pueden intervenir”, explica Moralejo. Además de a los afectados por las preferentes, la plataforma también integra a los clientes que compraron obligaciones subordinadas, otro producto opaco que fue vendido en condiciones igualmente irregulares en muchos casos. Novagalicia aclara que los poseedores de subordinadas pueden reclamar a través de la misma vía del arbitraje y algunos de ellos ya lo han hecho, según los expedientes que han llegado a la entidad.

A diferencia de las preferentes, estas obligaciones sí que tienen un plazo de vencimiento (suele ser superior a cinco años) pero muchos ahorradores nunca fueron advertidos de que no podrían recuperar su dinero en el momento en que lo necesitasen. Además, los clientes también han sufrido cuantiosas pérdidas respecto al capital depositado inicialmente. Fueron comercializadas por las cajas gallegas y por otras entidades que operan en la comunidad autónoma. “Los afectados tienen un perfil muy similar a los que compraron preferentes”, explica Moralejo, “confiaron en las personas que les ofrecían el producto y fueron engañados”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS