“Aquí hay gente que se cree el servicio público a los valencianos”

Los trabajadores interrumpen la programación y arremeten contra la dirección de RTVV

Miembros del comité de empresa, este lunes, en el momento de interrumpir el informativo de mediodía de Canal 9.
Miembros del comité de empresa, este lunes, en el momento de interrumpir el informativo de mediodía de Canal 9.

Al grito de “no pasarán”, decenas de trabajadores de Ràdio Televisiò Valenciana (RTVV) irrumpieron este lunes en el plató de Canal 9 desde el que se tenía que emitir la primera edición de Notìcies 9, el informativo que arranca a las dos de la tarde. Los telespectadores se encontraron con unos profesionales de la televisión pública indignados con un expediente de regulación de empleo (ERE) que se va a llevar por delante a más de las tres cuartas partes de la plantilla: 1.295 despidos.

Megáfono en mano, los trabajadores lanzaron sus quejas en antena: “Vamos a luchar por todos los puestos de trabajo”, aseguró un miembro del comité de empresa, que lamentó que la dirección de RTVV atribuyera la debacle de la televisión valenciana, que arrastra una deuda de 1.300 millones de euros, a la crisis económica en 2007 que arrancó en el año 2007. “En 2007, los directivos de esta casa estaban repartiéndose el dinero de la visita del Papa, y los jefes de recursos humanos estaban abusando de los trabajadores en los despachos”, gritó en referencia a dos causas abiertas en los juzgados, la del caso Gürtel referida a la visita a Valencia de Benedicto XVI, y la denuncia contra el ex secretario general de RTVV Vicente Sanz por abuso sexual contra tres trabajadoras. “Aquí hay gente que se cree el servicio público a los valencianos”, dijo en el plató el portavoz del comité.

Por encima de las quejas, lo que más pesó en los profesionales fue la tristeza y el miedo. Tristeza por la puntilla que supone la amenaza de privatización del Canal 9. “Los trabajadores de esta casa queremos a esta empresa, porque era nuestra desde antes de crearse”, se quejó una trabajadora que recordaba la emoción de los primeros días cuando comenzaron la emisión en valenciano. Y miedo, porque el ERE “dejará en la calle a 1.300 familias”.

La Policía Autonómica desalojó al poco el plató de televisión. La dirección anunció la apertura de expedientes a todos los trabajadores que interrumpieron la emisión, y que estudiará dar cuenta a la justicia si hubiera algún indicio penal.

Vicent Mifsud, presidente del comité de empresa, lamentó el anuncio de la dirección: “Creemos que un ERE no tiene ninguna justificación, solo es la voluntad de cargarse la televisión valenciana para poder privatizarla”. Y aseguró que “con 400 personas no se puede hacer una radio y una televisión públicas”.

Nacho Ángel, un miembro del comité, remarcó ya por la tarde que había sido “un día de locos” y explicó que, después de paralizar la emisión del programa En connexiò, los trabajadores habían “soltado el acelerador”, informa Alberto G. Palomo. No obstante, Canal 9 no emitió el informativo de las nueve de la noche y se disculpó ante la audiencia. Ángel se preguntó qué programación se va a ofrecer a partir de ahora e insistió en concretar unas medidas para hacer viable el servicio público de RTTV: “Existe la posibilidad de ofrecer una información transparente y plural, versátil y que haga anclaje de la lengua valenciana”. “Lo que nos preocupa es la reacción de la dirección”, subrayó

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las reacciones políticas al anuncio de ERE y al plante de los trabajadores no se hicieron esperar. La secretaria ejecutiva de Comunicación del PPCV, Alicia de Miguel, denunció este lunes que “el asalto de los sindicalistas” a RTVV impidió “el derecho a la información de los ciudadanos”. Para la dirigente popular, las imágenes de la protesta “son más propias de otros tiempos ya que suponen un uso de la violencia al más puro estilo fascista”.

La oposición, por su parte, aseguró que la empresa busca hacer un filtro y seleccionar a los trabajadores afines. “Lo que el Gobierno valenciano acaba de anunciar no es un ERE, nos encontramos ante una verdadera caza de brujas y la ejecución de una lista negra”, explicó el diputado socialista Josep Moreno. También reflexionó en el mismo sentido que los sindicatos: “Si haces una televisión con 400 trabajadores, ¿a qué se dedicaban los 1.200 que vas a echar?; y si antes esos trabajadores que despides sí hacían televisión, ¿quiénes la van a hacer ahora?”. Su respuesta es que la televisión la harán empresas privadas afines al PP.

El portavoz de Compromís, Enric Morera, manifestó que quienes están “de más” en RTVV son los directivos culpables del gran agujero, de la gran deuda que han provocado porque no saben cómo gestionar el ente así como “los amigos” del PP “que han ido colocando estos años y que continuarán en la casa”. Morera criticó que el PP achaque la situación de RTVV a la “herencia” socialista y lo consideró “la justificación de unos ineptos que han jugado con muchos millones de dinero público” .

Desde EU, Marga Sanz acusó al Consell de asestar la “puñalada definitiva” a RTVV. Los trabajadores, dijo, “están siendo víctimas del robo, el saqueo y el expolio por parte de los directivos; La plantilla va a pagar ahora los años de amiguismo, derroche, irregularidades y mala gestión”.

Por su parte, la Unió de Periodistes considera que el ERE es “brutal y desproporcionado y en ningún caso garantiza la pervivenvia de unos medios de comunicación públicos y de calidad que necesita la sociedad valenciana”.

En manos de los consejeros del PP

El consejo de administración de RTVV tendrá que aprobar mañana a partir de las 17.30 la propuesta de la dirección de impulsar el expediente de regulación de empleo (ERE) que llevará a la calle a 1.295 trabajadores. La dirección convocó ayer a los consejeros, con apenas las 48 horas preceptivas para estudiar la amplia documentación, a un pleno que se supone será bastante tenso. De hecho, según consejeros nombrados a propuesta de los partidos de la oposición, la dirección de RTVV celebró ayer una reunión con los consejeros populares para detallarles la operación planeada para la plantilla, asegurarse de que nadie votara en contra y sacar la medida con su mayoría absoluta.

“Algunos del PP no cumplen los requisitos puesto que ocupan además cargos públicos y tendrán que abandonar el consejo de administración”, explicó Rafael Xambó, consejero a propuesta de Compromís, “puede que no quieran responsabilizarse del ERE”.

Por su parte, los cinco consejeros de la oposición, es decir, los nombrados a propuesta del PSPV, de Compromís y de EU, acordaron ayer que acudirán al consejo de administración para mostrar su rechazo a la dirección de RTVV, según confirmó Guillermo Sampedro (propuesto por EU). “Vamos a ir tanto para apoyar a los trabajadores que se van a manifestar en la calle como para criticar a la dirección en la sede de RTVV”, explicó Sampedro.

Tras la aprobación del consejo, la oposición está convencida de que el ERE es solo el principio.

Así, el PSPV se teme que esta sea la primera fase de un proceso “para la privatización definitiva de la televisión valenciana y sobre todo de los servicios informativos”. Intención que, según los socialistas, “el PP no ha negado nunca”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS