Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El balón también es para el verano

Los clubes y mitos como Pantic enseñan en sus campus los secretos del fútbol

Niños en el campus de Milinko Pantic. Ampliar foto
Niños en el campus de Milinko Pantic.

La proliferación de campus de verano organizados por exfutbolistas, jugadores en activo y equipos de fútbol españoles y de otros países hacen posible cambiar el título del libro de Fernando Fernán Gómez, Las bicicletas son para el verano por el balón también es para el verano. En los últimos años los clubes europeos, especialmente los ingleses, han dado una nueva vuelta de tuerca al ofrecer, además de practicar el deporte del fútbol bajo la tutela de los técnicos del equipo, la posibilidad de aprender inglés. Es el caso del campus del vigente campeón de Europa, el Chelsea, que ofrece darle patadas al balón y aprender la lengua de Shakespeare en Marbella, Málaga, Cantabria y Getxo (Bizkaia) por precios que van de los 400 a 1.285 euros a la semana. Otros, como el Arsenal, organizan el campus en Inglaterra, con precios que superan los 2.700 euros por dos semanas.

La alternativa a los clubes ingleses está en los campus de verano de los grandes equipos madrileños. El Atlético desarrolla el suyo en Los Ángeles de San Rafael (Segovia) con precios que van de los 290 euros para los externos a los 495 de los internos. Junto con el fútbol se practican otras actividades, como el pádel o el tenis. El Real Madrid también organiza campus en Madrid, Santander, Cádiz, Fuerteventura y La Manga (Cartagena). Fuera de España, también en Inglaterra y en Polonia. Los precios van de los 400 euros por una semana a los 4.650 por cuatro aprendiendo inglés. El Rayo Vallecano organiza el suyo en Ocaña (Toledo).

El último en llegar al mundo de los campus es uno de los mitos del Atlético, Milinko Pantic, quien tras organizar los campus del conjunto rojiblanco aspira a que la escuela de verano que ha organizado en Aluche se mantenga todo el año. “Tras su salida del Atlético, Pantic se ha centrado en lo que más le gusta, que no es otra cosa que enseñar a los más pequeños, que tienen la oportunidad de aprender técnicas que solo están al alcance de jugadores de la talla de Milinko, que llegó a ser el máximo goleador de la Champions en una temporada”, explica Jorge Díez, responsable de prensa del ídolo serbio. El precio del campus de Pantic es de 250 euros por semana. “Si se apuntan dos semanas les hacemos un descuento, por lo que suele salir por 400 o 425 euros. También tenemos a chavales becados, porque no pueden por necesidad; les becamos porque muchos habían estado con nosotros en el Atlético”, explica Díaz, que apunta que esta semana el campus se desplaza a Argés (Toledo) para en septiembre volver a Madrid.

La idea de Pantic es que no se trate de algo pasajero, y que la escuela tenga continuidad durante todo el año. Quiere hacer una escuela de fútbol y que los chavales paguen 30 o 40 euros al mes a cambio de entrenar dos días a la semana. “Muchos de los chavales estaban jugando en el Atlético, en el Boadilla o en el Rayo Majadahonda. Nosotros les enseñamos la técnica, el golpeo del balón. ¡Las faltas, porque Pantic se hizo famoso por ellas! No es lo mismo aprender la técnica y el golpeo de balón con Milinko, que ha sido a balón parado uno de los mejores jugadores de Europa, como no es lo mismo aprender a jugar al tenis con Rafa Nadal”, relata Díez, que recuerda que el campus también sirve para los padres que no saben qué hacer con los niños. “Los dejan a las nueve de la mañana y a las seis y media los recogen. Nosotros nos encargamos de todo. Le llevamos de excursión al museo del Atlético y al de la Federación Española de Fútbol”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram