Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El promotor del centro Nevada evita la demolición a cambio de suelo

El Ayuntamiento de Armilla negocia con la Junta para que abra la instalación

El promotor Tomás Olivo ha cedido suelo para evitar la demolición de una parte del centro comercial Nevada. Ampliar foto
El promotor Tomás Olivo ha cedido suelo para evitar la demolición de una parte del centro comercial Nevada.

El Centro comercial Nevada de Armilla (Granada) ha salvado su primer escollo y elude, de momento, la demolición. El promotor de la construcción ilegal, el empresario Tomás Olivo (procesado por el caso Malaya) no tendrá que derribar los 1.000 metros cuadrados del centro que invadían un espacio en el que no se podía edificar a cambio de ceder suelo anexo al edificio. El Ayuntamiento de Armilla, la fiscalía y las demás acusaciones presentes en el caso aceptaron la propuesta del empresario. La Audiencia permitió en su sentencia de hace un año tal compensación, que se acordó ayer de forma unánime.

Esos mil metros cuadrados fueron sumados por la Audiencia a otros 1.446 que en primera instancia el juez ordenó demoler por invadir zonas verdes. Sobre ese espacio no hay otra posibilidad de acuerdo, si bien su derribo aún no se ha producido y la empresa General de Galerías Comerciales S.A. ha solicitado una prórroga de ocho meses para llevar a cabo la demolición, que afectaría a una esquina sur.

La empresa General de Galerías Comerciales S.A. ha solicitado una prórroga de ocho meses para llevar a cabo la demolición

El resto de implicados en este complejo caso no ve en principio “inconveniente” para que se conceda siempre que ese plazo sea “improrrogable” y que General de Galerías Comerciales presente un aval para garantizar el derribo. Sobre ese asunto se adoptará un acuerdo el próximo 20 de julio, cuando están citados en una nueva comparecencia que perfilará el acuerdo de ayer.

Mientras todo esto ocurre, hace meses que se ve movimiento en las obras del centro comercial que fue proyectado en su día como el más grande de la comunidad y que desde 2007 ha estado prácticamente paralizado. Su historia se judicializó a raíz de una denuncia del PP ante la fiscalía por la tramitación irregular. Por este caso fueron condenados el entonces alcalde socialista de Armilla, José Antonio Morales Cara, y el exedil de Urbanismo Gabriel Cañavate, entre otros.

El PP es el que trata ahora de alcanzar una salida legal para el centro. El promotor Tomás Olivo, también condenado, consideró ayer el acuerdo una “cesión” más de los constructores para “desbloquearlo” y poder abrir la instalación que generaría, según subrayó, 6.000 puestos de trabajo. El Ayuntamiento de Armilla, ahora gobernado por el PP, mantiene conversaciones con la Junta de Andalucía y ha remitido documentación para tratar de subsanar el problema y adaptarlo a la normativa vigente.