Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo pierde a su primera alineación

El líder del PP debutó en las municipales de 2007 con siete candidatos en las ciudades de los que solo sobrevive Negreira

Acto de presentación de los candidatos a alcalde del PP en el año 2007, celebrado en el Pazo de Congresos de Santiago.
Acto de presentación de los candidatos a alcalde del PP en el año 2007, celebrado en el Pazo de Congresos de Santiago.

Fue el equipo que eligió Feijóo para su primer examen en las municipales de 2007. Un año y un par de meses después de ser elegido para suceder a Fraga, el presidente del PP escogió cuidadosamente los cromos para cuadrar sus equilibrios y conjugar renovación y continuidad con el viejo régimen. Feijóo tragó con que repitiera Juan Juncal en Ferrol y aceptó darle una oportunidad a Corina Porro en Vigo. Dejó hacer en Ourense para que Enrique Nóvoa concurriese desde la alcaldía a los comicios tras haber sustituido en el puesto a Manuel Cabezas, enemigo irreconciliable de Baltar.

Para poner coto con las viejas luchas del partido en Pontevedra se sacó un conejo de la chistera y se fue a buscar a Telmo Martín a Sanxenxo para desbancar a Lores con un fichaje rutilante.

Recuperó en Lugo a Joaquín García Díez que ya había sido alcalde entre 1995 y 1999 hasta que cayó en desgracia para el barón Francisco Cacharro Pardo. Y en Santiago también rehabilitó a Gerardo Conde Roa, otro de los que había protagonizado estruendosos choques con el fraguismo.

Con ese cartel electoral, Feijóo perdió tres alcaldías en 2007 (Ourense, Ferrol y Vigo) además de la Diputación de Lugo pero haber convertido en candidatos más votados a Porro en Vigo, Negreira en A Coruña, Conde Roa en Santiago y Nóvoa en Ourense le permitió una cierta sensación de haber salvado los muebles. Cinco años más tarde, de aquella primera alineación de Feijóo no queda casi nada. Solo ha sobrevivido Carlos Negreira, reforzado y convertido en barón tras su histórico triunfo en A Coruña y por haber recuperado tres legislaturas después la Diputación provincial, donde ha sentado a su fiel escudero Diego Calvo.

De los otros seis ya no queda ninguno. El último en marcharse fue Telmo Martín, un experimento personal de Feijóo, que dejó el Ayuntamiento a finales de abril para dedicarse en exclusiva al Congreso de los Diputados y que pronto abandonará también la presidencia del partido en Pontevedra. El diputado autonómico Jacobo Moreira se perfila como el preferido de la dirección regional para sustituirlo en el puesto según admite públicamente el secretario general, Alfonso Rueda.

Una semana antes que Martín, se había despedido en Santiago Gerardo Conde Roa, tras su estrepitosa salida del Ayuntamiento de Santiago, denunciado por un fraude fiscal de 300.000 euros. Su sustituto provisional ha sido Ángel Currás, una condición que puso Conde Roa para hacerse a un lado pero está por ver que el nuevo regidor pueda hacerse con la dirección del partido, dividido como está el PP en Santiago.

Corina Porro también dejó vacante el puesto de líder de la oposición en Vigo tras perder contra Abel Caballero y ha encontrado acomodo en la presidencia del Consello Económico e Social. En Ourense, Nóvoa aguantó lo que tardó en enfrentarse a los Baltar en el congreso dinástico donde el hijo sucedió al padre. La saga ourensana decidió apartarlo y en su lugar ejercer ahora Rosendo Fernández.

A Juncal, en Ferrol, ya lo había jubilado el resultado de las elecciones de 2007 que puso fin a su carrera política y fue sustituido por uno de sus delfines, José Manuel Rey, hoy alcalde y una de las figuras emergentes en el nuevo PP. García díez también es historia desde la misma noche electoral del 27 de mayo de 2007 en que perdió las elecciones con Orozco.