Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En libertad con cargos el ‘mantero’ detenido el domingo en Lavapiés

El supuesto vendedor de bolsos falsificados está acusado de un delito de atentado a la autoridad

El policía que lo arrestó vestía de ‘paisano’ y disparó dos veces al aire

Un momento del vídeo publicado por 'Abc' en el que el agente de la camiseta verde, en primer plano, tiene la pistola en la mano.
Un momento del vídeo publicado por 'Abc' en el que el agente de la camiseta verde, en primer plano, tiene la pistola en la mano.

El mantero detenido el pasado domingo en el barrio de Lavapiés de Madrid por vender supuestamente bolsos falsificados ha quedado hoy en libertad con cargos, imputado por un delito de resistencia y atentado contra la autoridad. El Juzgado de Instrucción número 34 de la capital, en funciones de guardia, lo ha puesto en libertad después de que ayer lunes pasara a disposición judicial.

Los hechos ocurrieron sobre las dos y media de la tarde del domingo, cuando dos agentes de la Policía Municipal vestidos de paisano vieron en la confluencia de la calle Duque de Alba y la plaza Tirso de Molina a un grupo de unas 20 personas que vendía todo tipo de objetos falsificados en la calle. Al identificarse como agentes y sacar la placa, la mayoría salió corriendo y los dos agentes iniciaron una persecución.

Uno de los vendedores, Madou T., de origen senegalés, huyó hacia la calle Amparo. Los agentes lograron darle alcance en el número 12 de esa vía y le decomisaron los bolsos falsificados. Varias personas salieron en defensa del mantero, entre ellas varios de sus compañeros, que increparon a los agentes.

Los dos policías aseguraron que los compañeros del detenido comenzaron a tirarles piedras y escombros y que algunos de estos objetos les rozaron la cabeza, por lo que se vieron obligados a realizar dos disparos intimidatorios al aire. La Policía Municipal, en su primera versión de los hechos, solo refirió un disparo y justificó la actuación de los agentes porque estaban siendo "intimidados" y "estaba en peligro su seguridad". La versión de la Policía Nacional relata que, en su persecución, los agentes se toparon con una asamblea vecinal vinculada al 15-M, algunos de cuyos miembros agredieron a los agentes al creer que estaban evitando una detención por motivos racistas (para identificar a un presunto inmigrante irregular).

Pero el vídeo casero relata una historia diferente. En las imágenes se ve cómo un policía de paisano esposa en el suelo a un hombre, mientras un segundo permanece de pie a su lado. Cuando el primero levanta al arrestado del suelo, ya esposado, se ve a ese agente con la pistola ya en la mano. Es entonces cuando entra en escena otro hombre negro que grita a pleno pulmón a los policías y se encara con uno de ellos, que le espanta con la porra. El agente que ha esposado al detenido apunta al hombre que grita con su pistola, mientras otras dos o tres personas se acercan. El hombre que grita se saca una zapatilla y trata de dar con ella al agente de la porra.

La delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, mostraron ayer su apoyo al agente que realizó los dos disparos. Botella declaró que el funcionario estaba haciendo cumplir las ordenanzas, “una de las cuales prohíbe la venta ilegal, que es una expoliación de la propiedad intelectual”. Por su parte, Cifuentes anunció que está estudiando medidas para evitar que en Lavapiés se produzcan incidentes como los del domingo. Denunció que las denominadas brigadas vecinales hacen una “dura presión a la policía” que es “inaceptable”.

La Unión de Guardias Civiles también se ha pronunciado y ha apoyado y justificado la actuación del policía municipal el pasado domingo en Lavapiés. La asociación considera que los guardias civiles, al igual que los policías, se enfrentan constantemente a situaciones de riesgo y que, por ello, saben en que situaciones está en peligro integridad de cualquier ciudadano o policía.

En cambio, el portavoz de Izquierda Unida en Madrid, Ángel Pérez, ha manifestado que la actuación policial no fue correcta. “Frente a una zapatilla no se puede utilizar una pistola”, ha sentenciado.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram