Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MARIO JIMÉNEZ | PORTAVOZ DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA

“No hay indicios para elevar el tiro en el caso de los ERE”

“En mi partido hubo gente que se contagió de que podíamos perder”

“Griñán quiere un partido menos institucional, con más conexión social”

Mario Jiménez, el pasado miércoles, en uno de los patios del Parlamento de Andalucía.
Mario Jiménez, el pasado miércoles, en uno de los patios del Parlamento de Andalucía.

Dice que la comisión de investigación del Parlamento sobre el caso de los ERE identificará a los responsables políticos que hayan podido cometer, por acción u omisión, algún tipo de irregularidades. Mario Jiménez (Moguer, Huelva, 1971), portavoz del grupo parlamentario socialista opina que “no hay indicios para elevar el tiro” más allá de la dirección general de Trabajo.

Pregunta. De nuevo, la Junta hace oposición al Gobierno central como en 1996.

Respuesta. Lo que vuelve a reproducirse es la misma actitud. El gran reto pendiente de la derecha es el de gobernar en Andalucía, lo era en 1996 y en 2012. Cuando se frustró en 1996, la reacción fue muy poco democrática como la de dirigir los cañones del Gobierno de España contra el Gobierno de una comunidad que no es de su signo. La respuesta ha sido la misma ahora. Un Gobierno que agrede a un Gobierno autónomo.

 P. ¿Hay una estrategia común con el grupo de IU?

R. No, lo que hay es una estrategia de diálogo continuo. El grupo de IU es autónomo, tiene su propia capacidad de impulso y de control al Gobierno y el PSOE, la suya. Pero tenemos la obligación de que coincidan nuestras posiciones para garantizar la estabilidad.

P. ¿Da por descontado que el PSOE perderá votaciones?

R. Evidentemente. Estamos seguros que en algunas cuestiones no habrá entendimiento. Serán asuntos que estarán más en el terreno de las ideas que en el del respaldo al Gobierno.

P. ¿Cuál es el planteamiento del PSOE ante la comisión de investigación de los ERE? ¿Qué duración va a tener?

R. Una vez pasados los procesos electorales, ha llegado el momento de que el Parlamento conozca las irregularidades e identifique a los responsables políticos que hayan podido cometer, por acción u omisión, algún tipo de irregularidad y traslade al conjunto de la sociedad la valoración que el Parlamento hace de lo que ha ocurrido ahí. Queremos que se llegue hasta el final, que se profundice en la información que se pueda investigar y que acuda todo aquél que pueda aportar para el esclarecimiento de las circunstancias, respetando la situación procesal en la que puedan estar algunos. Pero no queremos circo. Si el PP piensa que va convertir la comisión de investigación en un diván del que salir del shock postraumático el que están sus dirigentes, se equivoca. La comisión profundizará, sin límite.

P. ¿Sin límite de tiempo?

R. Sin límite en el esclarecimiento de lo que sea fundamental. El tiempo lo decidirán la Mesa y la Junta de Portavoces.

P. Pero ¿cuál es la posición del grupo socialista, se abre en un junio y se cierra en julio?

R. Yo eso no lo sé. Dependerá del esquema de trabajo que se marque la propia comisión y a partir de ahí habrá que plantear un calendario que permita desarrollarlo para que el pleno del Parlamento conozca unas conclusiones cuando se tengan.

P. Dice que la comisión debe identificar a los responsables políticos.

R. Evidentemente, es una comisión de investigación de responsabilidades políticas, no es Ally McBeal.

P. Entonces ¿los consejeros declararán también y los presidentes de la Junta?

R. A estas alturas, la inmensa mayoría de los ciudadanos entiende que las irregularidades se han cometido en la dirección general de Trabajo y en ese ámbito tienen que profundizarse las investigaciones. ¿Todo lo demás? Creo que no existen indicios en ninguna dirección ni desde el punto de vista político y judicial para elevar el tiro más allá de la intención espuria que pueda tener alguna fuerza política, un sindicato de ultraderecha o algún medio de comunicación.

P. ¿El PSOE va a poner inconvenientes a que declaren los consejeros y los presidentes?

R. El criterio ahí es que comparezca quien de verdad tenga capacidad de aportar conocimiento de los hechos que se hayan podido producir esas irregularidades. Y eso no tiene que ver con el rango administrativo o político sino que quien comparezca haya participado de los hechos o los haya impulsado. No tengo el conocimiento ni creo que existan indicios de que más allá de ese centro directivo existan esas responsabilidades.

P. ¿Pondrán inconvenientes?

R. No es cuestión de inconvenientes, sino que se piense que la comparecencia de alguien pueda aportar información, aclarar algo o sea un circo. Y a mí me da la sensación de que ese planteamiento del PP, en el sentido de que comparezcan consejeros y presidentes de la Junta, solo responde a la parte del circo.

P. ¿Cómo valora la pérdida de 640.000 votos del PSOE?

R. Hemos pasado una legislatura muy complicada que ha tenido un coste muy importante para los gobiernos. También para el Gobierno andaluz. Además, en medio de esta tormenta, hemos hecho cambios muy importantes tanto en el PSOE como en el Gobierno de la Junta. Pero la responsabilidad de los resultados está en la gestión de un tiempo de crisis muy complicado.

P. ¿Y el PSOE no la tiene?

R. El PSOE tiene que hacer una reflexión profunda de su papel en las grandes ciudades y en los grandes núcleos de población. Eso no lo discute nadie. El secretario general del partido quiere recuperar la capacidad de interlocución.

P. ¿El congreso del PSOE se plantea como un reparto de poder o irán a algo más?

R. Creo que al igual que ha ocurrido con la conformación del Gobierno, Pepe Griñán quiere también darle un impulso al PSOE en Andalucía, haciendo un partido con más presencia en la sociedad, menos institucional y con más conexión con los líderes de la sociedad civil. Ese es el reto fundamental que tenemos y, por supuesto, crear un partido fuerte, cohesionado, que respalde a un Gobierno en una situación muy complicada y que ayude a fortalecer al PSOE, como siempre ha hecho, para que vuelva a conquistar la confianza de los ciudadanos en España.

P. ¿Usted va a ser el secretario de Organización?

R. No, creo que no voy a ser el secretario de Organización. En esto hay que estar a lo que el secretario general, Pepe Griñán, establezca. Tengo una responsabilidad muy importante que para mi es fundamental que es la secretaria de Huelva.

P. ¿Optará otra vez al cargo?

R. No me gusta decir estas cosas en primera persona. Quiero escuchar lo que dicen los militantes. Y si lo que plantean va en esa dirección, yo siempre he estado a lo que me ha dicho mi partido. Cuando uno no espera a conocer la actitud del cuerpo electoral que lo tiene que elegir pasa lo que le pasa a algunos, como a Arenas en Andalucía.

P. ¿Griñán ha abandonado la neutralidad al apoyar a algunos secretarios provinciales?

R. El secretario general está haciendo algo muy razonable que es avalar y reconocer el trabajo que han hecho las direcciones provinciales en las ocho provincias, sin descartar la autocritica Muy mal el trabajo no se ha hecho, cuando estamos gobernando Andalucía en una coyuntura como esta y hay un Gobierno de izquierdas. La noche electoral del 25 de marzo estábamos muy satisfechos en el conjunto del PSOE.

P. ¿Hubo gente en su partido que esperaban perder?

R. Creo que en mi partido hubo gente que se contagió excesivamente del ambiente contrario a una victoria del PSOE o a la posibilidad de que el PSOE pudiera gobernar. Hubo una cierta debilidad de carácter y de espíritu que no quiero pensar que tuviera ningún interés. Sería ruin que alguien hubiera estado en esa actitud.

P. ¿Ese alguien que se contagió tiene nombre y apellido?

R. Yo no sabría identificar a nadie de esa manera.

P. Pero si no hubieran podido seguir gobernando, el cambio de Griñán se daba por hecho.

R. Eso es una ucronía. Él había anunciado que pasara lo que pasara iba a seguir siendo el secretario general.

P. Griñán ha dicho que estas eran sus últimas elecciones. ¿La sucesión es un problema?

R. La sucesión de Griñán no está en el horizonte del PSOE. Los problemas de sucesión están más en otros sitios. En la derecha parece que hay un cuestionamiento de Javier Arenas. En el PSOE eso no está en la agenda ni muchísimo menos.

P. ¿El candidato a la Junta se elegirá por primarias?

R. Se elegirá por la norma que se establezca en la conferencia de Organización. Si la norma federal dice primarias, pues serán primarias. En Andalucía hubo primarias, pero solo se presentó un candidato.