Detenido un menor acusado de matar a otro en una pelea entre bandas latinas

El joven falleció acuchillado el viernes en un parque de L'Hospitalet de Llobregat Los Mossos d’Esquadra alertan del aumento de la agresividad de los pandilleros

Vecinos de L'Hospitalet  en el parque donde murió el menor el viernes
Vecinos de L'Hospitalet en el parque donde murió el menor el viernesTejederas

Un manto de silencio imperaba el domingo por la tarde en el parque de La Granota, en L’Hospitalet, donde un joven boliviano de 16 años murió a cuchilladas el viernes a las 18.45 horas. Los Mossos detuvieron ayer a otro menor de 16 años, de origen ecuatoriano, acusado de matarle. Ambos formaban parte de bandas latinas enfrentadas, Latin Kings y Ñetas, según fuentes policiales. Los amigos y allegados de la víctima rodeaban por la tarde una ofrenda que le han dedicado en la plaza, con flores y velas.

Los compañeros del menor improvisaron una colecta en la plaza. El objetivo es conseguir 6.000 euros para poder expatriar el cuerpo del joven a Bolivia, donde quieren y desean que sea enterrado. Hicieron un bote aprovechando una lata de frutos secos y dejaron un corte en la parte superior por donde introducir las monedas que consiguiesen. Era el único consuelo que les quedaba el domingo, entre lágrimas de algunas amigas y rostros cabizbajos de amigos que se quitaban la gorra al pasar por el espacio reservado para la ofrenda.

Las dos bandas tienen una guerra abierta en la ciudad, según esas mismas fuentes policiales, que mantiene en tensión a los Mossos d’Esquadra para evitar nuevos enfrentamientos. Varios jóvenes intentaron ayer vengar el asesinato del menor y se enzarzaron en otra pelea de madrugada, a la salida de una discoteca en Cornellà de Llobregat. Los Mossos y la Policía Local detuvieron a seis personas, algunos menores de edad, según avanzó la cadena SER, implicados en la trifulca, que no fue a mayores.

Este no es el único episodio de violencia entre bandas latinas que se ha vivido en la ciudad. El pasado 28 de marzo, una pelea entre Latin Kings y Ñetas acabó también con un herido de gravedad, al que apalearon con bates y botellas, según fuentes policiales. El joven, sin embargo, no formaba parte de ninguna de las dos bandas y se investiga si pertenecía a un grupo conocido como Blood. Según algunas fuentes, la víctima se encuentra ingresada en el hospital de Bellvitge con pronóstico grave, pero los Mossos d’Esquadra no lo han confirmado. La policía descarta que haya cualquier vinculación entre esta pelea y el asesinato del viernes.

Los mossos han detectado un aumento de la agresividad de las bandas latinas, con peleas constantes los fines de semana. Por eso, han dado un cambio estratégico a la forma de abordar el problema, que ahora se investiga desde la División de Investigación Criminal, como bandas violentas. Es el fin del “buenismo”, según fuentes de Interior, con el que antes se trataba a estos grupos, que los mossos bautizaron como Nuevos Grupos de Jóvenes Organizados y Violentos (NGJOV). Hasta ahora, varios agentes adscritos a las unidades de seguridad ciudadana, y bajo el mando del inspector Lluís Paradell, trataban con las bandas, conocían a sus miembros (unos 3.500 en toda Cataluña) y trabajaban de forma preventiva. Paradell ha dejado de estar al frente de esta unidad y ha pasado a información, según varias fuentes del cuerpo.

3.500 pandilleros

Las bandas latinas cuentan con unos 3.500 miembros en Cataluña repartidos en una docena de grupos, según estimaciones policiales. Entre ellos hay jóvenes de todas las nacionalidades —más de 40—, de entre 12 y 25 años. El top tres lo forman personas de origen latino, españoles y magrebíes.

La policía detectó la existencia de las bandas latinas en 2003, que empezaron siendo unos 60 o 70, hasta consolidarse en la cifra actual, que alcanzaron en 2009. Desde 2008, ocho personas han muerto fruto de las peleas entre bandas. El año pasado, no se hizo público ningún asesinato entre pandilleros, pero 2012 empezó con mal pie. El pasado 29 de enero, un joven de 22 años de origen dominicano recibió dos tiros con una escopeta, en el estómago y en la pierna. Por suerte, salvó la vida. Cuatro días después, un menor de 17 años, miembro de la Mara Salvatrucha, recibió cuchilladas en cuello y diversos golpes a manos de al menos seis personas miembros de los Latin Kings en una pelea callejera.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS