La familia de un empleado de Baltar denuncia su muerte en accidente laboral

El hombre vigilaba una obra de una empresa privada vinculada a un exalcalde

Ángel Rodríguez, un empleado de la Diputación de Ourense cedido al ayuntamiento de Esgos, falleció el 5 de febrero de 2011 en el Complejo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO) tras caer, unas horas antes, desde una altura de cuatro etros mientras vigilaba, durante la noche, las obras de un geriátrico que todavía no está en funcionamiento.

Era vecino de Folgoso, una aldea a cuatro kilómetros del lugar donde se construía el centro para mayores, en el núcleo principal de Esgos. Trabajaba desde hacía años realizando diversas labores para la Diputación de Ourense. Según corroboran el abogado de la empresa constructora que ha sido demandada y una de las hijas de Rodríguez, éste era empleado del ente provincial cedido al ayuntamiento de Esgos, donde fue teniente de alcalde el actual presidente de la Diputación, José Manuel Baltar, con su tío Manuel Blanco como alcalde. La empresa que realizaba la obra, Construcciones Benigno Álvarez, es propiedad del exalcalde popular del ayuntamiento ourensano de Maside, Benigno Álvarez.

Tras denunciar una negligencia médica que no encontró camino judicial, la familia del fallecido batalla ahora contra la empresa que realizaba los trabajos de la residencia para la tercera edad. Según el informe de la Guardia Civil, la caída se produjo cuando se arrimó a una barandilla para dar de comer a uno de los perros que le acompañaba en las labores de vigilancia. Ángel perdió el equilibrio y se precipitó al vacío desde una altura superior a los cuatro metros. Tras permanecer inconsciente por el golpe, avisó a un familiar que lo trasladó a urgencias.

Trabajaba desde hacía años realizando diversas labores para la Diputación de Ourense

El informe del instituto armado constata que el fallecido presentaba una elevada tasa de alcohol: 1,64 gramos en sangre. El accidente le provocó la rotura de varias costillas, aunque la causa de la muerte fue una hemorragia interna agravada por la cirrosis que padecía.

Los vecinos que ayer testificaron en los juzgados de lo social de Ourense, aseguraron que el hombre iba al edificio pero sin concretar las labores que realizaba o quién le pagaba. La empresa insiste en que “no lo mandaron ir allí”, por lo tanto, niegan cualquier tipo de responsabilidad tras el accidente. En el acto no estuvo presente ningún representante del Ayuntamiento de Esgos, para que la que el fallecido “trabajaba a tiempo completo, aunque anteriormente lo hacía para la Diputación a media jornada” según fuentes del entorno. Esas fuentes apuntan a que el hombre “fue a la obra porque lo mandaron desde Esgos”.

Tras el robo de diez cuadros eléctricos y aluminio por valor de 25.000 euros, alguien desconocido por el momento encomendó al fallecido que vigilase la obra privada durante las noches. La familia, que reclama que se reconozca la relación laboral entre el fallecido y la empresa del exalcalde de Maside, prefirió no hacer declaraciones hasta que se conozca la sentencia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción