Más gente, más basura y más papeleras y contenedores dañados en las Fallas 2012

La semana fallera deja 11 denuncias a verbenas y carpas y 121 detenidos La factura por reposición de mobiliario urbano y jardines se estima en 287.000 euros

Un contenedor quemado en una calle de Valencia.
Un contenedor quemado en una calle de Valencia.CARLES FRANCESC

Las Fallas de este año han sido un éxito rotundo de afluencia de visitantes. El sector turístico se muestra satisfecho. Pero los miles de personas que han visitado la capital en el puente festivo de San José y el desarrollo de la fiesta en sí han dejado también un reguero de basura, suciedad y de mobiliario urbano dañado.

La concejal responsable de Limpieza en el Ayuntamiento de Valencia, Maria Àngels Ramon-Llin hizo balance el martes: 8.000 toneladas de basura, un 8% más que el año pasado; 2.700 toneladas de cenizas de la cremà —200 más de las previstas al empaparse por la lluvia caída de madrugada—; y 1.185 papeleras y 111 contenedores de residuos dañados —sobre todo, por fuego—. La reposición de estos elementos de mobiliario urbano le costarán a la ciudad 200.000 euros. A esta cantidad hay que unir otros 87.441 euros por daños registrados en los parques y jardines de la capital.

La concejal recordó que reponer un contenedor cuesta 1.200 euros —además se sigue amortizando el dañado— y 53 euros cada papelera. El botellón que la edil describió como “ambulante” por toda la ciudad en estos días de fiesta ha contribuido a un aumento de los desperdicios. Llegados a este punto, Ramón-Llin hizo un llamamiento a los ciudadanos cívicos para que increpen o denuncien a la policía a los que cometen este tipo de actos vandálicos. También exigió a los que practican el botellón que no dejen tirados por las calles botes, botellas y otros restos.

Mari Àngels Ramòn-Llin ofrece un repaso de las fiestas falleras.
Mari Àngels Ramòn-Llin ofrece un repaso de las fiestas falleras.JORDI VICENT

“Hemos trabajado para tener las mejores condiciones posibles”, dijo la edil. La basura y la suciedad campaban a sus anchas durante los días centrales de la fiesta pese al refuerzo del dispositivo de limpieza previsto por el Ayuntamiento de Valencia. A los 315 operarios de limpieza que trabajaron del 11 al 17 de marzo, se sumaron otras 495 personas.

La lluvia, que comenzó a caer sobre la ciudad después de la una de la madrugada, tuvo un doble efecto. Baldeó las calles y arrastró la suciedad acumulada, pero también hizo más pesada la operación de retirada de las cenizas de las fallas.

La semana fallera ha obligado al Consistorio a reubicar 14.000 contenedores, de los que más de 556 han tenido que trasladarse por los cortes de calles y otros 855 han sido sustituidos por otros, generalmente más pequeños, para facilitar la recogida de residuos.

Los puntos de botellón se han concentrado de manera especial en La Alameda y Blanqueries, según Ramon-Llin. “El problema no es en sí el botellón, dijo ayer, “sino el hecho de dejar sus restos en la calle y obligar a gastar más dinero público en la limpieza de la ciudad”. Para atender el aluvión de visitantes —que algunas autoridades estiman que duplica el número de residentes de Valencia—, el Consistorio ha instalado un total de 220 urinarios, 17 de ellos adaptados a discapacitados, lo que explicaría las quejas, sobre todo en el centro de la capital, de residentes por los malos olores. Son el mismo número de cabinas instaladas el año pasado, en que hubo menos gente.

Los parques y jardines también han sufrido la presión de más transeúntes. Los desperfectos se han incrementado por encima del 5% durante la semana fallera. En el norte de la ciudad, los desperfectos en el riego, mobiliario, plantas y obra civil costarán cerca de 37.000 euros, mientras la factura asciende a 27.500 en el sur. En total, el vandalismo suma ya 287.000 euros.

El 'botellón' ambulante extiende los desperfectos por toda la ciudad

El Consistorio valoró también el dispositivo activado durante la semana fallera, de control de vehículos, inspecciones alimentarias o incautaciones de objetos. Los agentes han detenido a 121 personas por actuar contra la seguridad ciudadana, se han detectado 105 casos de positivo en alcohol, se han presentado 39 denuncias en establecimientos de venta de material pirotécnico y 13 personas han sido multadas por el uso incorrecto de petardos.

De las verbenas y carpas, la policía ha requerido a cinco comisiones falleras por incumplimiento de horario —dos en Polo y Peyrolón, otra en la plaza Dels Furs, en Pinedo y junto a la plaza de toros—. Las otras seis denuncias han sido a carpas.

Ràdio Televisió Valenciana (RTTV), por su parte, expresó su “satisfacción por el éxito obtenido” durante las fiestas. La cadena pública presumió de un “seguimiento fiel” que, según indicó, llegó a alcanzar un 35,1% durante la mascletà del día 17 y casi del 25% en la del día siguiente. RTVV valoró, además, que no se haya producido ninguna incidencia “destacable” en su programación, a pesar de no poder retransmitir en la noche del lunes la cremà de fallas. Los trabajadores del ente público convocaron más movilizaciones hasta que se anule el expediente de regulación de empleo que la empresa tiene pendiente desde enero.

La mayor duración de las Fallas duplica el impacto económico

El sector turístico de la ciudad de Valencia está encantado con el fin de fiesta. Más aún en un año como el actual, más incierto de lo esperado y con malas cifras de arranque. El hecho de que este año el punto álgido de la fiesta coincidiera en lunes ha disparado las visitas a la ciudad, duplicando o casi el impacto económico, según aseguraba ayer Luis Martí, vicepresidente de Unión Hotelera y secretario general de la Federación Hotelera de la Comunidad Valenciana, de ámbito autonómico.

En Valencia, los operadores turísticos están satisfechos con el número de visitantes en el puente festivo, lo que ha reabierto el debate sobre la conveniencia de trasladar la cremà de las fallas al tercer lunes de marzo para favorecer el turismo.

La Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (FEHV) también se mostró ayer “muy satisfecha” del resultado de las Fallas. Su portavoz, Vicente Pizcueta, considera que se ha trabajado “bien” y que la ciudad ha dado una imagen “magnífica”. El hecho de que fuera festivo en seis autonomías y la buena meteorología han hecho que aumentara el número de visitantes con respecto a 2011.

En el resto de la Comunidad Valenciana, los resultados han sido desiguales. Así y mientras en Castellón y en buena parte de la provincia de Alicante el puente festivo no se ha notado demasiado en los niveles de ocupación, en Benidorm y en algún punto de la Costa Blanca los hoteleros están más satisfechos, explicaba el presidente de la patronal Hosbec, Antoni Mayor. “La valoración ha sido buena en general”, esgrimió Mayor. Y ello a pesar de que las previsiones no eran las mejores.

Mayor, en cualquier caso, asegura que en marzo empiezan a enderezarse las cifras turísticas de un año malo y especialmente incierto. La planta hotelera de Benidorm amortiguó en la primera quincena de este mes la caída previa de la ocupación. Así, después de cerrar el pasado febrero con una caída de la ocupación del 4,5%, Benidorm ha registrado un descenso de casi dos puntos durante los primeros 15 días de marzo respecto al año anterior, con un 69,1% frente al 71%. Y las previsiones apuntan a que en la segunda quincena del mes se recuperará la ocupación e incluso superará los datos de 2011. Pese a ello, Mayor prevé un año lleno de “altibajos” y con una venta de última hora especialmente significativa. “No acabamos de encontrar el centro de la tormenta”, resume.

Y en esa línea de incertidumbre se plantea la Semana Santa. Martí defendió que aunque todavía es pronto para realizar un análisis cerrado “la Semana Santa pinta mal” en todo el territorio.

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS