Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El renacer del Alfonso XIII

El hotel sevillano reabre tras una remodelación de 22 millones de euros

Juan Ignacio Zoido reinaugura el hotel Alfonso XIII. Ampliar foto
Juan Ignacio Zoido reinaugura el hotel Alfonso XIII.

"Algo debe cambiar para que todo siga igual", decía el príncipe don Fabrizio en la famosa novela El Gatopardo, de Giuseppe Tomasi di Lampedusa. Y parece que esta ha sido la filosofía de la cadena Starwood Hotels en la rehabilitación del Alfonso XIII, un edificio neomudéjar del arquitecto sevillano José Espiau que se construyó en Sevilla para la Exposición Iberoamericana de 1929.

 "El alma y el espíritu del Alfonso XIII se mantienen, pero todas sus tripas son nuevas y, a partir de ahora, funcionará como un establecimiento del siglo XXI. El hotel no se ajustaba a los requerimientos de accesibilidad, confort térmico y calidad necesarias para un establecimiento de su categoría [cinco estrellas]", explicó el martes el arquitecto Jaime Montaner, cuyo estudio Demópolis se ha encargado del proyecto de rehabilitación. El hotel, que ayer cumplió 84 años, abrirá al público mañana jueves tras unas obras que han durado casi 10 meses y en las que Starwood ha invertido unos 22 millones de euros.

"El hotel tiene 21.000 metros cuadrados construidos y sus cinco plantas se sustentan en pilares de fábrica de ladrillo de 80 centímetros, no hay hierro ni hormigón, algo que ha dificultado mucho los trabajos. Pero nos hemos encontrado con un edificio muy sólido", comenta Montaner, quien ha ampliado el sótano que alberga ahora una sala de congresos y ha tenido que añadir dos torreones a los nueve ya existentes para albergar la maquinaria del sistema de climatización. Durante las obras han trabajado entre 270 y 300 personas diarias.

Sus 151 habitaciones son de estilos mudéjar, castellano y "nuevo andaluz"

Yeserías, zócalos de azulejos con ese color cobrizo iridiscente tan propio de Manises, maderas nobles, enormes arañas de cristal de Bohemia... Todo parece igual a primera vista, sin embargo al Alfonso XIII le han hecho un lifting interno —fundamentalmente en fontanería, instalación eléctrica y climatización— que le ha quitado los achaques propios de sus 84 años de funcionamiento y lo ha convertido en un hotel con todas los servicios y comodidades de su categoría.

El edificio, que antes disponía de 147 habitaciones, cuenta ahora con 151 tras el añadido de dependencias que se destinaban a la administración. Los dormitorios van desde los más simples, con 60 metros cuadrados, hasta los 250 metros cuadrados que tiene la suite Real.

La consigna ha sido trabajar "para que todo siga igual" pero, sin duda, en el mobiliario y decoración de las habitaciones es donde más se notan los cambios. La multinacional ha mantenido el espíritu de las estancias en estilos mudéjar y castellano, aunque renovando todo lo necesario; pero ha cambiado las que antes eran de inspiración barroca por lo que han llamado "nuevo andaluz". En estas últimas predominan el cuero y la madera, además de las formas más rústicas y con guiños al mundo del flamenco y al de los caballos en la decoración.

La rehabilitación ha renovado todas las ‘tripas’ del establecimiento

Starwood tiene la concesión para explotar el hotel, edificio que pertenece al Ayuntamiento de Sevilla y está declarado Bien de Interés Cultural (BIC), desde 1998. Esta licencia se renovó en 2010 por 35 años más. El edificio, en el que ahora abundan fotografías del monarca que le presta su nombre y detalles de los años en que comenzó a funcionar, ha pasado ya por dos reformas anteriores, una en 1972 y otra en 1990-1991, una intervención que lo preparó para la otra Exposición Universal que albergó Sevilla en 1992.

El director del hotel, Carlo Suffredini, quiere que la ciudad haga suyo el establecimiento y, además de ofertas para los andaluces durante el fin de semana del 30 de marzo al 1 de abril, promete descuentos en los cuatro espacios gastronómicos del hotel. La cocina andalusí y mediterránea tendrá su rincón en Taifas, el restaurante ubicado en el jardín; mientras que el San Fernando, en el patio del hotel, estrenará carta con su nuevo chef Jordi Calvache, formado junto a Ferran Adrià en El Bulli. La oferta incluye dos espacios nuevos: Bodega Alfonso, un lugar para el tapeo, y el American Bar, un ambiente art decó para recordar los años en los que nació el hotel Alfonso XIII.