Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arenas pone rumbo a San Telmo con un guión cerrado

El candidato del PP arranca su caravana electoral en el feudo socialista de Dos Hermanas

Javier Arenas, en un acto con mujeres en Dos Hermanas. Ampliar foto
Javier Arenas, en un acto con mujeres en Dos Hermanas.

Javier Arenas ha escogido la localidad sevillana de Dos Hermanas, cuyo velódromo es el santuario histórico de los mítines socialistas, para emprender el último esfuerzo de la larga carrera hacia la Junta. Todo un símbolo de lo mucho que ha cambiado Andalucía, donde por primera vez en tres décadas el PP está a punto de coronar una victoria, aventurada al unísono por las encuestas (hoy mismo, la del CIS). Pero ha de ganar por mayoría absoluta para gobernar, habida cuenta de que IU ya ha advertido que no dejará pasar bajo ningún concepto a la derecha, aún más tras los ajustes y la reforma laboral.

Hace dos años y medio, Arenas rompió el encantamiento del velódromo al llenarlo hasta la bandera de devotos militantes, un acto que quiso ser un exorcismo de la hegemonía socialista y a partir del cual, como él mismo ha recordado esta mañana, empezó a vislumbrarse que su llegada al poder no solo era posible, sino probable.

El candidato popular ha armado una campaña en la que todos los elementos están al máximo. Es ahora o nunca. En los 30 años de autonomía jamás se habían presentado tal cúmulo de conjunciones para gobernar Andalucía, con un PSOE desmoronado por la tragedia del paro, su crisis interna y el escándalo de los ERE. Nada se va a desperdiciar ni se va a dejar al azar. Cualquier cosa es aprovechable. Especialmente el ruido de la corrupción de la Junta, sobre la que se ha subido el PP como a una tabla de surf para arribar en el Palacio de San Telmo.

Arenas va exprimir hasta la última gota esta baza y en todos sus actos hila el paro (por encima del 31%) con el destino que han tenido los fondos de la Junta previstos para paliar sus efectos. “Los ciudadanos están escandalizados al ver cómo y para qué se ha utilizado el dinero del desempleo”, suele decir, y enlaza la frase con mensajes de futuro y esperanza porque huye de una imagen de crispación. Son los cuadros medios los que golpean al PSOE con más dureza. “Paraísos fiscales, cocaína, juergas y borracheras de los altos cargos, eso es lo que tenemos en Andalucía con los socialistas”, repite el número dos andaluz, Antonio Sanz.

Los populares no se saldrán de este doble juego. Tienen la campaña hecha y no piensan arriesgar cuando únicamente resta cruzar los dedos y mantener el guión hasta el final. La fórmula ha sido muy eficaz en las municipales y las generales y no se prevén sorpresas.

En el PP existe la convicción de que gobernará la Junta. Los dirigentes andaluces cuentan que Mariano Rajoy lo ve ya como una certeza, lo que añade bastante presión al candidato, que sabe que si no lo consigue será un gran fiasco. Las cuentas que se hacen en el PP son muy halagüeñas: basta con sacar un diputado más por provincia para llegar a la mayoría absoluta y en algunos.

Mariano Rajoy se ha comprometido personalmente con la campaña del que ha sido su gran apoyo en la travesía intramuros de su partido hasta llegar a la Moncloa. Estuvo el pasado fin de semana en Córdoba y Jaén y hoy participará en dos actos en Málaga y mañana en Almería Estará tres días más en Andalucía de aquí al día 25. Los ministros prácticamente viajan al territorio electoral de tres en tres, si bien, hasta el momento, no han prometido proyecto alguno.