Sánchez Acera reta en el cara a cara a Gómez, que elude entrar en combate

La candidata se muestra más incisiva en el debate que ha mantenido con Gómez en la SER El secretario general del PSM evita polemizar y reitera su discurso

Gómez besa a Sánchez Acera poco antes del debate.
Gómez besa a Sánchez Acera poco antes del debate.BERNARDO PÉREZ

Debate enlatado y amable en las formas. El secretario general del PSM, Tomás Gómez, y la candidata a sucederle, Pilar Sánchez Acera, celebraron ayer un cara a cara (que Gómez prefirió calificar de “hombro a hombro” porque “ningún socialista es enemigo de otro socialista”) en la cadena SER. Fueron cuatro bloques en 45 minutos. De acuerdo con el sorteo realizado la víspera, él empezó el encuentro y ella lo cerró<.

La aspirante se mostró más incisiva que el titular, que no arriesgó y se centró en los temas de macropolítica, mayoritarios en el primer debate público entre dos candidatos socialistas. En su día, el secretario general solicitó precisamente un debate con Trinidad Jiménez en las primarias de 2010 y posteriormente entre Carme Chacón y Alfredo Pérez Rubalcaba como previa al reciente congreso federal de Sevilla. En ambas ocasiones Ferraz no accedió, y en esta se desmarcó al entender que era la dirección del PSM quien debía organizar el evento, al que Sánchez Acera “retó” a Gómez la semana pasada.

A la tercera va la vencida

Tomás Gómez solicitó a la ejecutiva federal un debate con motivo de las primarias de 2010 con Trinidad Jiménez. Ferraz se opuso. Lo mismo sucedió antes del reciente congreso federal de Sevilla. Entonces el secretario general del PSM planteó un cara a cara entre Carme Chacón (su preferencia) y Alfredo Pérez Rubalcaba, finalmente secretario general del PSOE. Agua. “Estoy muy satisfecho por el debate, es un acto de coherencia política”, reflexionó. “Será público y seguido por todos los ciudadanos, no solo los delegados. ¿Puede haber un debate más público? A mi juicio, no”, zanjó ante las críticas de que no fuera abierto.

Vestido con un traje azul oscuro que combinó con una corbata de la misma tonalidad ribeteada por puntitos rojos, el secretario general aludió a los errores del PSOE (que no del PSM) mientras su contrincante apostó por cuestiones internas donde afeó “los giros” de Gómez desde que accedió al puesto en 2007. A tres días del congreso regional de los socialistas madrileños, donde se decidirá la continuidad en el cargo de Gómez o su relevo por la exdiputada regional, el cara a cara estuvo marcado por el énfasis de Sánchez Acera —pantalón negro y chaqueta gris a juego— en las cuestiones internas que desde hace años dividen al PSM en clanes y subclanes y la falta de autocrítica de Gómez. Él sacó su lado más conciliador, con la socialdemocracia por bandera.

Los bloques de debate se decidieron desde la Secretaría de Organización del PSM, que impuso un contenido más global frente a la temática más interna que reclamaban desde la candidatura alternativa de Sánchez Acera. El moderador, el periodista Javier Casal, introdujo algunas preguntas de actualidad que aligeraron el encuentro y lo hicieron menos encorsetado. Esta es la transcripción con los principales argumentos de los dos aspirantes:

1. Presentación

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tomás Gómez. Es un momento histórico para el PSOE porque no se había producido un debate en un proceso interno hasta ahora. (...) Puede parecer un debate raro entre dos socialistas, pero es hombro a hombro, no cara a cara, justo cuando el socialismo hace más falta que nunca. Necesitamos políticas sociales que nos saquen de la crisis. Tenemos que ser el partido de la alternativa, no de la alternancia.

Pilar Sánchez Acera. El proyecto que encabezo no es personal, es compartido y con el objetivo de cambiar. (...) Después de estos cinco años hay una opción de cambio que planteamos, para sumar fuerzas dentro del PSM. (...) Llevamos cinco elecciones perdidas en los cinco años de Tomás como secretario general. Ha sido el peor periodo del partido en sus resultados electorales. La confianza perdida se gana con coherencia, sin estridencias ni radicalidades, con firmeza. (...) El PSM, si a alguien está haciendo fuerte, es al Gobierno de Esperanza Aguirre.

2. Economía y empleo

P. S. A. El modelo económico instaurado aquí por Aguirre y por la derecha se ha mostrado incapaz de crear empleo de calidad cuando eran momentos de las vacas gordas. En tiempos donde la economía no está en crecimiento, la destrucción de empleo es mucho más acelerada.

T. G. Defiendo un proyecto común entre todos los socialistas, cada día más moderno y alternativo. Es cierto que en los cuatro últimos años se han aplicado cada vez más políticas de derechas. El objetivo de la socialdemocracia es crecer en el Estado de bienestar (...). El capital financiero y especulativo, los mercados, son el enemigo. Se recortan los derechos de los trabajadores, y ha llegado la hora de domar los mercados. ¿Cómo? Con reformas, una fiscal y otra financiera. Tiene que haber una banca pública.

P. S. A. El problema del PSM es que hacemos un discurso nacional en vez de pensar en la Comunidad. El ciudadano nos ve distantes. Debemos estar a la cabeza de la iniciativa contra la reforma laboral del PP porque es injusta y abarata el despido. El PSM debe tener una alianza por escrito con los sindicatos. (...) Hace tres años el secretario general era un adalid del impuesto del patrimonio, y ahora de los impuestos contra los ricos.

T. G. La autonomía de los socialistas madrileños nos ha llevado a liderar un proyecto político que era acusado de izquierdoso, pero que después fue asumido por todo el PSOE. Me siento orgulloso de ese liderazgo.

3. Política social

T. G. No son servicios, son derechos. La educación no es como recoger la basura o segar el césped. (...) Esta derecha quiere acabar con el Estado de bienestar, la sanidad y la educación publicas. (...) Como no se cambie el modelo económico, el Estado de bienestar desaparecerá.

P. S. A. La derecha madrileña ha puesto en peligro todas las estructuras del Estado de bienestar. (...) En la educación pública hay que combatir el argumento de la libertad de elección. ¿Qué libertad tenemos los que llevamos a los hijos a un colegio público cuando los Gobiernos de Aguirre quitan recursos?

T. G. ¿Cómo se frena el deterioro de servicio público? Ganando elecciones. En Madrid tenemos un proyecto que es punta de lanza en España. (...) Los socialistas siempre hemos defendido sistema de pensiones, políticas sociales de calidad. (...) Desde que cayó el muro de Berlín es importante la visión supranacional. No prestamos atención al modelo económico. Hay que cambiar ese modelo y domar a los mercados.

P. S. A. Los valores de la socialdemocracia están vigentes, no podemos decir que se pueden extinguir cuando son una roca. (...) Si no conseguimos que en la calle se sientan cómplices de nuestras políticas, el problema es que el PSM será irrelevante, y es lo que está pasando.

4. El Madrid del futuro

P. S. A. Queremos un Madrid limpio y sano, la contaminación es importante, queremos que el transporte sea asequible y sostenible. (...) La derecha no quiere ciudadanos, quiere habitantes o transeúntes.

T. G. Madrid es la tercera en renta per capita, ya no es la locomotora económica de España. El negocio es la privatización, da igual que hablemos de Sanidad o del Canal de Isabel II, y un modelo de fiscalidad con el que se hace regalos a los más ricos.

P. S. A. Ese Madrid que ambicionamos debe disponer de un sector productivo altamente competitivo, que cree empleo de calidad para redistribuir riqueza en el Estado de bienestar. Parece fácil de decir pero ya lo hemos hecho, como con la vivienda social. Ahora solo tenemos 19 Ayuntamientos, dos con más de 50.000 habitantes, pero el modelo y la bandera de la transformación los tenemos nosotros.

T. G. Hace falta una ley de industria, hay 11.000 hectáreas donde apostar por cluster de ingeniería publica o agroalimentarios. (...) Es difícil que las universidades lideren el cambio con una reducción del 75% en inversiones.

5. Modelo de partido

T. G. Tenemos la crisis electoral más importante, como se vio en las elecciones autonómicas y municipales. En las elecciones generales caímos todavía más. Habría que hacer el diagnóstico correcto y ver cuál era nuestro papel como oposición política. Hay que hacer agrupaciones socialistas en cada universidad, en los grandes hospitales, en los centros de trabajo.

P. S. A. Me llama la atención que el secretario general diga que el PSOE está en crisis y no haga un diagnóstico real de por qué el PSM lo está. Alguien tiene que asumir responsabilidad. (...) No podemos decir hace cinco años que las agrupaciones tienen que ser un espacio de vida y ahora que hay que hacer agrupaciones en los centros de trabajo. (...) Somos un partido pequeño, 18.000 afiliados, porque hacemos que la agrupación en la segunda ciudad de Madrid \[Móstoles\] lleve cuatro años cerrada.

T. G. Si solo hubiera una crisis solo en Madrid, tendríamos un problema en Madrid. Pero los 8.000 candidatos en las municipales y los 14 en las autonómicas tuvieron un mal resultado. Parece razonable pensar en una causa general. Ese es el análisis correcto, perdimos la credibilidad de la gente porque no diferenció lo que decíamos de lo que decía la derecha. (...) Somos un cuarto de millón de afiliados en España. Cuando llegué al partido había 35 gestoras, nos queda una.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS