Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA: JORGE ALARTE

“Hay que romper el bucle en el que está metido el socialismo valenciano”

Afronta su reelección en el congreso de los días 30 y 31 de marzo y 1 de abril frente a dos o tres candidatos, con las antiguas corrientes del partido aliadas para derribarlo.

Alarte llama a superar los viejos tics del conflicto interno

Jorge Alarte, secretario general del PSPV-PSOE y candidato a la reelección, durante la entrevista.
Jorge Alarte, secretario general del PSPV-PSOE y candidato a la reelección, durante la entrevista.

Pregunta. ¿Qué ha hecho usted mal para que, a menos de dos meses del congreso del PSPV-PSOE, se vea tan cuestionado?

Respuesta. Lo peor que hemos hecho ha sido tener unos malos resultados electorales. La respuesta es bastante sencilla.

P. ¿Y qué ha fallado en la gestión del partido para que hagan de su relevo un imperativo?

R. Cuando los resultados electorales no son buenos, ciertos problemas se acentúan. Llevamos a la espalda problemas sin resolver desde 1993. Las circunstancias electorales no han sido las mejores para poder resolverlos. Hemos cambiado y hemos hecho cosas. Nuestra posición frente a la corrupción ha sido clara y valiente. Hemos cambiado la posición del partido en temas básicos como el del agua. Hemos experimentado nuevas formas de organización que, en algunos aspectos, no han tenido éxito y hay que volver a repensar. Hemos fomentado una organización próxima a la realidad social valenciana… Pero los resultados electorales son la forma real de medir si uno puede estar satisfecho. Y es evidente que no se puede estar satisfecho. Además, cualquier posibilidad de elaborar un discurso y hacer una política dirigida a lo más importante, que es el empleo, el mantenimiento de los servicios públicos, el saneamiento económico y la competitividad, ha resultado imposible en un contexto electoral como el que hemos vivido. Yo le haría una pregunta al revés. ¿Si hubiéramos avanzado en las elecciones autonómicas, cree que estaríamos como estamos? Seguramente coincidiremos en que no.

P. Con todo, esa reorientación de las políticas, con la lucha contra la corrupción como perfil llamativo, no se ha valorado dentro del propio partido…

“La generosidad ha de ser

un principio. El tribalismo

debe ser superado”

R. En el socialismo valenciano nadie discute que se luche contra la corrupción. Quiero pensar, al menos, que es así. El congreso del PSPV será de reforzamiento para ganar las elecciones de 2015 si somos capaces de establecer tres ejes. En primer lugar, cambio. En segundo lugar, unidad, lo que requiere generosidad por parte de todos. Y en tercer lugar, un proyecto arraigado en la sociedad, que hoy en día no puede ser otro que el del saneamiento, la reforma económica y el empleo.

P. No les oigo discutir de eso.

R. Los socialistas valencianos hemos de hacer una reflexión colectiva. Si no hacemos un congreso de cambio y unidad no tendremos ningún futuro, da igual cómo se llame el secretario general.

“Es importante que

cumplamos con la sociedad

donde damos la cara”

P. Perdone, pero en su partido, más que el futuro, lo que parece es que siempre vuelva el pasado. Ahora mismo, puede darse una repetición de los candidatos del último congreso…

R. El pasado nunca es una respuesta para el futuro. Pero en cualquier caso, si no llegamos a un mínimo de proyecto compartido, de unidad y estabilidad, con una amplia visión de cambio, el congreso no servirá de nada. ¿De qué servirá que alguien vuelva a ganar por poco más del 50%, con casi un 50% que se dedicará a hacer lo mismo otra vez, y así hasta el infinito, con el PP en la Generalitat? Hay que romper el bucle en el que está metido el socialismo valenciano. Cuando hablo de unidad, de suma, de tender la mano, de proyecto y de cambio no hablo desde la debilidad ni desde la necesidad orgánica, sino desde el más profundo convencimiento.

P. Algunos le critican porque usted estaba en condiciones de hacerlo, porque la renovación se ha frustrado…

R. El PSPV está igual desde 1995. Sólo ha habido un congreso que no haya sido de la mitad contra la otra mitad, con cambios de alianzas y de sillas… Fue el de 2004 en Castellón. El oxígeno que proporcionó el éxito en las elecciones generales permitió a Joan Ignasi Pla un congreso tranquilo. La sociedad valenciana exige hoy altura de miras.

P. Usted intenta un discurso constructivo, pero la lucha de cara al congreso es por el poder.

“El PSOE no podrá

volver a ganar sin que el

socialismo valenciano avance”

R. Sinceramente, un congreso decidido por la voluntad de ir a la contra no funcionará. Los valencianos saben que la Generalitat está en quiebra, saben lo que es el PP, pero si nosotros no salimos con un proyecto amplio y riguroso, fuerte y unido, no tendremos futuro. La sociedad valenciana necesita un instrumento para cambiar al actual Gobierno. La generosidad debería ser un principio fundamental. El tribalismo debe ser superado. Yo no me presento a la relección porque quiera causar más problemas sino porque creo que puedo aportar cosas en esa dirección. Necesitamos una alternativa y una acción clara en las Cortes Valencianas. Asumí el compromiso de dar la cara ante los cinco millones de valencianas y valencianos para ser presidente de la Generalitat o para ejercer la oposición. Yo no me fui corriendo al Senado. No he querido estar en otro sitio que en la Comunidad Valenciana. Es importante que los socialistas cumplamos con la sociedad donde damos la cara y asumimos una tarea. Uno de los episodios más tristes de la historia del socialismo valenciano, y no le imputo la responsabilidad a nadie porque era una responsabilidad colectiva, fue ver cómo se bajaban las vallas de un candidato que ya había sido escogido por el PSPV-PSOE. No haré pasar la vergüenza al PSPV-PSOE de que depongan a su secretario general ni a su líder parlamentario mediante una refriega interna.

P. ¿Mantiene usted contactos con los posibles candidatos?

R. Aún es pronto. Las asambleas todavía no se han celebrado. Pero yo soy optimista, no solo por una cuestión de carácter. Confío profundamente en los socialistas valencianos.

P. Pongamos nombres a las refriegas. Es evidente que si Ximo Puig no estuviera dispuesto a disputarle otra vez la secretaría general no estaríamos hablando de tanto conflicto. ¿Qué opina de él?

R. Como secretario general, tengo que ser el más responsable. No deslizaré ningún juicio que no sea positivo sobre cualquier compañero, no sería una buena manera de favorecer un congreso de unidad, cambio y proyecto. Mi concepto sobre Ximo Puig, sin ninguna duda, es positivo. Nadie encontrará una descalificación mía contra Ximo Puig. Y esta no será una excepción.

P. Algunos de sus partidarios se quejan de que usted ha desatendido a la gente que le apoyó.

R. Es una crítica acertada que tengo que asumir. Hasta el lunes, el día después del congreso federal, no me había dedicado a hacer trabajo interno, de afinidades, sino a hacerle frente a la peor situación electoral que el PSOE ha atravesado en toda su historia. Estaba en las Cortes intentando estructurar una oposición, dando la cara en un tiempo muy difícil. No estaba haciendo precongreso, sino intentando servir a la sociedad valenciana. De hecho, sigo en esa tarea. Parece que soy el único.

P. Hay un tipo de militante del PSPV-PSOE del que no se tiene noticia más que cuando sale a pedir la dimisión de su líder. ¿No es esa una patología a superar?

R. Hay que dotar de contenido la actividad política. Si la dotamos de proyecto, no nos dedicaremos a pelearnos entre nosotros.

P. Usted se ha encontrado en minoría aquí pero en mayoría en el congreso del PSOE, donde se eligió a Alfredo Pérez Rubalcaba. ¿Qué se puede decir del papel que ha jugado en ese escenario un PSPV-PSOE dividido?

R. Hay cuatro valencianos en la ejecutiva federal. Tiene especial importancia que sea una valenciana la que dirija la secretaría de Economía y Empleo y que el vicesecretario general de los socialistas valencianos esté allí.

P. Usted ha dicho que Rubalcaba no vendrá a decir a los socialistas valencianos qué tienen que hacer. Pero parece que no encaja en su llamamiento a la unidad el espectáculo de división en el PSPV.

R. Cuando hablo de unidad, cambio y proyecto, no soy el autor de la idea original. Si quiere, se puede añadir la idea de estabilidad. El PSOE no podrá volver a ganar las elecciones generales en España sin que el socialismo valenciano avance.