Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba refuerza a Alarte y deja fuera a Pajín de la ejecutiva del PSOE

El apoyo del secretario de los socialistas valencianos le garantiza colocar piezas en la dirección y evitar la presencia de otras

Jorge Alarte y Carmen Montón, en el congreso de Sevilla
Jorge Alarte y Carmen Montón, en el congreso de Sevilla

La nueva ejecutiva del PSOE, que ayer aprobó el 38º congreso federal celebrado en Sevilla, es el reflejo de las posiciones que los diferentes sectores del socialismo valenciano mantuvieron a la hora de alinearse por una u otra candidatura a la secretaría general. El líder de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, salió muy reforzado del cónclave. Su apoyo a Alfredo Pérez Rubalcaba, que a la postre ha sido el ganador, le ha permitido colocar piezas en la dirección del PSOE y evitar la presencia de otras, con la vista puesta en el congreso del PSPV-PSOE de los días 30 y 31 de marzo y 1 de abril en Alicante, donde aspira a la reelección.

Rubalcaba ha colocado a cuatro valencianos en la ejecutiva federal del PSOE, una con responsabilidad en una secretaría, Inmaculada Rodríguez-Piñero, y tres vocales, Alejandro Soler, Carmen Montón y Maite Noguera. La presencia de Rodríguez-Piñero, que estaba prevista si ganaba Rubalcaba, se completa para Alarte con la entrada del exalcalde de Elche y vicesecretario general del PSPV-PSOE, Alejandro Soler, alguien destinado a aglutinar a sus seguidores en la provincia de Alicante junto al diputado y presidente de la gestora de la propia ciudad de Alicante, Ángel Luna. Para completar el reforzamiento en las comarcas alicantinas, queda fuera de la ejecutiva el sector de la exministra Leire Pajín, incondicional de la candidata derrotada en el congreso de Sevilla, Carme Chacón.

Puig descartado

También se incorpora a la ejecutiva federal Maite Noguera, del grupo que lidera Francesc Romeu. La decisión de Romeu de optar públicamente por Rubalcaba en el congreso federal le ha permitido colocar a una representante en la dirección del PSOE. Sin embargo, no ha sido el propio Romeu quien se ha incorporado a una posición que podría haber aprovechado como plataforma en su intención de disputar a Alarte la secretaría general. Además, Rubalcaba ha metido en la ejecutiva a una vocal procedente de las filas de los partidarios de Chacón en el PSPV-PSOE. Se trata de Carmen Montón, adscrita al sector lermista. Su dirigente más relevante, el alcalde de Morella y diputado Joaquim Puig, que apostó muy fuerte por la exministra de Defensa, fue descartado por el nuevo secretario general del PSOE.

Romeu advierte que su proyecto "nada tiene que ver" con el de Alarte

No es de extrañar, por tanto, que Alarte calificara ayer de “muy positiva” la presencia valenciana en la nueva dirección del PSOE. “Tenemos una amplia representación y este es un buen primer paso para una ejecutiva de solvencia, de unidad, una ejecutiva de proyecto y una ejecutiva de futuro, importante no solo para el PSOE sino también para los socialistas valencianos”, declaró Alarte.

En la ejecutiva federal anterior, la que lideraba José Luis Rodríguez Zapatero, eran Leire Pajín e Inmaculada Rodríguez-Piñero las únicas representantes valencianas. Rodríguez-Piñero aseguró, en declaraciones a Europa Press, que Alarte “ha hecho un magnífico trabajo” y añadió: “Los resultados están ahí”. La diputada por Valencia, donde encabezó las listas en las elecciones generales, asume la secretaría de Economía y Empleo del PSOE con una actitud muy característica de su forma de ser: “Me voy a dejar la piel”.

Por su parte, Francesc Romeu se desmarcó radicalmente al calificar de “bochornoso” el espectáculo que ha dado la dirección de los socialistas valencianos en el congreso del PSOE, de la que dijo que “no está capacitada para poner a los socialistas valencianos en un lugar visible y con capacidad para ser una alternativa real de Gobierno”. Romeu señaló que su proyecto “nada tiene que ver” con el de Alarte, de quien dijo que representa “la división, la exclusión y el fracaso”. El dirigente dejó claro, así, que no tiene intención de renunciar a su propósito de disputar la secretaría general del PSPV-PSOE en el próximo congreso. Romeu volverá a ser miembro del Comité Federal.