Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas confirma el rechazo de CiU a resucitar el trasvase del Ebro

El presidente cree que un nuevo PHN sería "una animalada"

Artur Mas, durante una rueda de prensa.
Artur Mas, durante una rueda de prensa.

Convergència i Unió parece haber aprendido la lección del trasvase del Ebro. Después del anuncio del ministro de Agricultura y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, que apostó por resucitar el Plan Hidrológico Nacional, el Gobierno catalán se ha apresurado a rechazar un nuevo trasvase. Si el jueves era el portavoz, Francesc Homs, quien aseguraba que la actitud del Gobierno de CiU sería “diferente” a la que adoptó hace dos años, ayer fue el presidente, Artur Mas, quien se encargó de mostrar un rechazo sin paliativos al trasvase. “Volver al PHN trasvasando agua del Ebro en este momento es una auténtica animalada. Recuperar todo aquello tal como se diseñó en ese momento no tiene ningún sentido”, advirtió el presidente en declaraciones a Catalunya Ràdio.

El apoyo de CiU al trasvase, propuesta base del PHN que el PP quiso impulsar en 2001, costó a los nacionalistas un precio muy alto, al perder gran porcentaje de votos en las comarcas del Ebro. Por ello, ya en campaña, Josep Antoni Duran Lleida aseguró que rechazarían un hipotético trasvase. También los alcaldes de CiU en la zona, encabezados por Ferran Bel (Tortosa), se han encargado de dar la voz de alarma para hacer explícito su rechazo al trasvase del agua del Ebro hacia otras comunidades autónomas.

Mas ha puesto sobre la mesa el modelo por el que apuesta CiU: un trasvase de agua del Ródano, que a juicio de los nacionalistas serviría para solucionar los problemas hídricos de España. “¿Queréis agua? Vayamos a Europa a buscar el agua que está disponible, que es el agua del Ródano. Esta agua servirá para Cataluña, Valencia, Murcia y la parte norte de Andalucía”, ha asegurado Mas.

Iniciativa entró ayer en el registro del Parlament una propuesta de resolución para que la Cámara exprese su rechazo total al trasvase del Ebro. Los ecosocialistas, que denuncian el caudal “vulnerable” de los ríos catalanes, consideran que los trasvases son innecesarios y van contra la directiva marco del agua de la UE. La Cámara de Tortosa se añadió a la catarata de reacciones contrarias al trasvase y reiteró su rechazo “rotundo y frontal” a un nuevo PHN.