Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE frenó el blindaje de Ramón Díaz en la Diputación Permanente

El secretario general de los socialistas sevillanos, José Antonio Viera, defendió su inclusión

La dirección del grupo parlamentario y la ejecutiva regional se opusieron

Los miembros de la Diputación Permanente no pierden las prerrogativas parlamentarias

Viera, Ramón Díaz y Susana Díaz.
Viera, Ramón Díaz y Susana Díaz.

La ruptura de la alianza del secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, con la que fuera su secretaria provincial de Organización y actual número dos de la ejecutiva regional del PSOE andaluz, Susana Díaz, no solo radica en que mantienen diferentes opiniones con vistas a la elección del próximo líder socialista en el 38º congreso federal de Sevilla. Antes de que Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón se lanzaran a protagonizar actos para recabar apoyos a sus aspiraciones en toda Andalucía y en Sevilla, Díaz y Viera mantuvieron un enfrentamiento a cuenta de los diputados socialistas que forman parte de la Diputación Permanente del Parlamento andaluz. Habitualmente este órgano lo integran, además de los miembros de la Mesa, los máximos dirigentes de las cúpulas de los partidos y de las direcciones de los grupos. Así, por parte del PSOE, figuran Mario Jiménez, José Muñoz y Pilar Navarro, miembros de la dirección del grupo, la presidenta del PSOE, Rosa Torres, y el secretario de Comunicación, Miguel Ángel Vázquez. Del lado del PP, están Javier Arenas, Antonio Sanz, Esperanza Oña y Jorge Ramos Aznar.

Esta institución es el órgano de gobierno de la Cámara durante los periodos inhábiles y cuando se produce su disolución, algo que ocurrirá a partir del próximo martes una vez que el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, firme el lunes el decreto de disolución del Parlamento andaluz y de convocatoria de las elecciones autonómicas el próximo 25 de marzo. A partir de ese día los parlamentarios perderán su condición de diputado y sus prerrogativas, como las de ser aforado, salvo los diputados titulares y suplentes que integran la Diputación Permanente.

Los parlamentarios, según el Estatuto de Autonomía, “durante su mandato” no podrán ser detenidos por actos delictivos, salvo en caso de flagrante delito y su inculpación, prisión, procesamiento y juicio corresponde al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Esta prerrogativa solo la conservarán a partir del martes los miembros de la Diputación Permanente.

Según varias fuentes socialistas, Viera quiso que el diputado Ramón Díaz perteneciera a este órgano, a lo que se opuso de manera tajante Susana Díaz y el portavoz del grupo parlamentario, Mario Jiménez, porque consideraba que “no tenía ninguna lógica” al no ser ni miembro de la ejecutiva regional ni tampoco portavoz de alguna comisión Estas fuentes añadieron que la inclusión de Ramón Díaz, además, “se podía entender como una estrategia defensiva”, en alusión al caso del fraude de los ERE.

Ramón Díaz fue la mano derecha del ex director general de Empleo y principal imputado en el caso de los ERE, Francisco Javier Guerrero, durante los años 2006 y 2008. Era asesor de la Faffe [agencia pública de empleo] y procedía de la Federación del Metal de UGT. Sobre su papel y nivel de responsabilidad en la tramitación de los ERE preguntó de manera insistente la Guardia Civil a Guerrero durante un interrogatorio el pasado jueves. Viera fue consejero de Empleo durante 2000-2004, años que la juez del caso, Mercedes Alaya, está investigando.

El diputado por Sevilla accedió a su escaño hace un año, el 16 de febrero de 2011. Y ya entonces tuvo que negar vinculación alguna con el caso de los ERE como insinuaba el Partido Popular.