Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fundación de Porro se quedó con fondos para ONG

La entidad no entregó 115.000 euros comprometidos para ayuda solidaria

El Cantajuego, un espectáculo infantil navideño que se celebró en el instituto ferial de Vigo, fue la actividad que más recaudación aportó a la Fundación Puerto de Vigo (FPV), 115.860 euros, según las cuentas que la propia FPV rinde ante la Consellería de Presidencia, que ejerce su protectorado. Fue presentado como un concierto benéfico, financiado por el Xacobeo y cuya recaudación se destinaría a una ONG que preside el exalcalde Ventura Pérez Mariño y a la asociación solidaria Mil Futuros, de empleados de Caixanova. La FPV donó a la ONG, “unos 3.000 euros, lo que nos dijeron, y agradecidísimos”, afirma el exalcalde, y a Mil Futuros, “unos mil y pico, que aún no han ingresado”, según fuentes de la asociación. Tendrían que haber recibido 57.930 euros cada una. Es uno de los episodios en sombras de la FPV, desvanecida ella misma en una suerte de limbo después de consumir supuestamente en un año casi 500.000 euros de caudales públicos.

La foto de la presentación del Cantajuego tuvo un morbo especial porque reunió a Pérez Mariño con Corina Porro, la presidenta de la FPV, quien siete años antes le había desalojado de la alcaldía de Vigo de malas maneras. “Nos llamaron, nos lo ofrecieron y, naturalmente, dije que encantados”, recuerda el juez. Así que acudió a la rueda de prensa como presidente de la ONG Pozos de Agua Mayo Rey, que se propone ayudar a construir 20 pozos de agua potable en esa región del Camerún, junto con la filántropa Porro y con Julio Fernández Gayoso, que representaba a la asociación solidaria Mil Futuros, formada por empleados de Caixanova, presidida por Guillermo Brea y que, según explicó Fernández Gayoso en la ocasión, trabaja con los Salesianos, Aldeas Infantiles, Arela y colabora en las ayudas a Pakistán y Angola. Mucho mundo, pues, donde gastar.

La ONG de Pérez Mariño recibió “algo más de 3.000 euros”. “Me pareció muy bien, era un donativo significativo y desde luego no me puse a echar ninguna cuenta, lo que ellos nos dijeron”, comenta el juez, y a Mil Futuros le anunciaron desde la FPV que ingresarían “mil y pico”, que aún no llegaron, más de un año después de celebrarse el espectáculo.

En su año de funcionamiento

la fundación gastó medio millón

El Cantajuego aportó el ingreso más importante por actividades propias de la FPV en 2010, siete en total, por las que obtuvo 224.130 euros. El concierto de Raphael sirvió para presentarla y su recaudación (24.406 euros) se destinó a AFÁN (Asociación Freijeiro de Ayuda al Necesitado), la del Mercadillo de Navidad (10.000 euros) fue para Haití. La FPV ingresó además, siempre según sus cuentas, 33.533 euros de la exposición Piratas; 15.169 euros de un concierto de tunas; 15.212 de un evento de magia y 9.950 de excursiones por la ría. La S.A. de Xestión do Plan Xacobeo dedicó 86.728,20 euros a financiar todas o algunas de esas actividades.

La fundación de Porro en 2010 ingresó además 61.469 de un convenio de colaboración con el Igape, 84.176 en “subvenciones del sector público” que no concreta y 60.000 euros que la Autoridad Portuaria de Vigo aportó a la dotación fundacional. En total, 292.373 euros de caudales públicos. En 2011, del que no ha presentado aún sus cuentas, tenía previsto ingresar al menos 140.000 euros del Igape. También Traballo aprobó una subvención de 50.000 euros para la FPV. Con todo lo cual, la fundación habría consumido en los dos ejercicios contables y en su año de funcionamiento más de 480.000 euros.

Además, en 2010 la FPV consumió 190.000 euros de la dotación inicial (220.000) que formalizó ante notario. Nadie asume la defensa de esa gestión. La propia FPV está en situación de desaparecida. Corina Porro, que la montó, es presidenta del Consello Económico e Ignacio López-Chaves, actual presidente de la Autoridad Portuaria y, teóricamente, de la propia FPV, ni siquiera se presta a confirmar o denegar que ostente este cargo.