Interior, al margen de las críticas

En la línea número dos investigada por la comisión del Parlamento vasco, el presunto espionaje político conocido como caso Tellería, el texto elaborado por su presidente, Juanjo Agirrezabala, considera verdadera la tesis de que “dos agentes de la Ertzaintza, adscritos a la Unidad de Investigación y Análisis (UIA), acordaron colaborar con [Aitor] Tellería para transmitirle información a la que podían acceder en el ejercicio de su profesión” sobre políticos, empresarios y personas vinculadas al CNI. También recuerda que Tellería era el responsable de gestionar los anónimos que llegaban al PNV alavés.

 El borrador libera de cualquier responsabilidad a la cúpula de entonces en la Ertzaintza y el Departamento de Interior. “Nada permite afirmar que la responsabilidad de la actuación investigada pueda ir más allá de las tres personas imputadas”, resaltan las conclusiones. El presidente quiere no obstante reforzar el control parlamentario sobre la heredera de la UIA, la División Antiterrorista e Información, para que informe de forma periódica de su organización y del funcionamiento interno para “mejorar su transparencia”.

Agirrezabala desea que el Departamento de Interior “establezca criterios objetivos para regular y ordenar el acceso a la división Antiterrorista y de Información” frente al sistema de libre designación actual. El texto no menciona el hecho de que uno de los agentes imputados tenía el carné del PNV.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS