Madrid sincroniza los relojes para las 12 campanadas

Más de 200 agentes vigilan los accesos a la Puerta del Sol viernes y sábado. Hay cortes y desvíos de tráfico y se cierra la estación de Sol

Miles de personas en el ensayo nocturno de las campanadas.
Miles de personas en el ensayo nocturno de las campanadas.EFE

El año nuevo ya está aquí y la capital se prepara para que, durante los casi 40 segundos que duran las campanadas, no haya ningún incidente en la Puerta del Sol. Un dispositivo de 200 agentes de la Policía Municipal de Madrid custodia el kilómetro cero el viernes y el sábado por las campanadas y sus dos ensayos previos. El viernes comenzó el despliegue a las nueve de la noche, y el sábado, una hora antes.

Además, desde las cuatro de la tarde de ambos días no se puede acceder a la zona con objetos que puedan causar agresiones. El cerco limita los accesos a la plaza con vallas para hacer los controles y las personas no puedan colocarse ni en la fachada de la sede de la Comunidad de Madrid, ni en las fuentes, ni en la estatua, que también estarán protegidas.

En cuanto a la atención sanitaria, el Samur ha establecido para el sábado un dispositivo bajo el nombre de Doce campanadas por el que el centro de la capital dispone de 90 personas para atender a los ciudadanos. También hay seis unidades de soporte vital avanzado y otras 25 de soporte vital básico, además de cinco vehículos de intervención rápida y dos de apoyo.

Transporte para el nuevo año

Hay un tercer dispositivo para evitar el colapso circulatorio, con los desvíos de tráfico entre las nueve de la noche del viernes y las tres y media del sábado, y entre las ocho de la tarde del sábado y las cuatro de la mañana del domingo. En el transporte público también hay controles policiales, sobre todo en las salidas del metro de Sol y en la estación de Cercanías, que están cerradas desde el arranque del dispositivo los dos días. Después de las campanadas, el metro se refuerza en un 90%, para poder evacuar rápidamente la plaza. Este incremento se produce en las líneas 1, 2, 3, 5 y 6.

Dos veces ha sido probado el reloj de la Casa de Correos, sede de la Comunidad de Madrid, para que nada falle a medianoche. La primera prueba fue el viernes a medianoche y la otra, al mediodía del sábado. Centenares de personas acudieron al primer ensayo y otras tantas se han dado cita al mediodía en el último. Son las llamadas preuvas. Familias con niños, parejas y grupos de amigos que prefieren acercarse a Sol a media mañana en vez de por la noche para evitar la aglomeración que se forma en la plaza con el cambio de año. No han faltado las uvas, el champán, la cerveza y las golosinas. Sin embargo, gran parte de los asistentes ha cambiado las uvas por Conguitos y Lacasitos porque que "comerlas con anticipación trae mala suerte".

El péndulo del reloj que marca el inicio del Año Nuevo.
El péndulo del reloj que marca el inicio del Año Nuevo.EFE

Los técnicos que llevan encargándose de poner a punto el reloj más célebre de España desde 1997 son los relojeros de Casa Losada. En los ensayos participan cuatro expertos, los mismos que están la noche de las campanadas en la torreta de la Presidencia de la Comunidad de Madrid.

Un poco de historia

El reloj está sincronizado con el Observatorio Astronómico Nacional y se le hacen dos o tres revisiones semanales a lo largo de todo el año. Los relojeros de Casa Losada también se encargan de su mantenimiento, y fabrican las piezas que hagan falta para reponer las que estén deterioradas, ya que no hay recambios.

El reloj fue construido en Londres a finales del siglo XIX por un español llamado José Rodríguez de Losada, que lo donó a la Villa de Madrid. Desde hace 102 años los españoles han convertido en una tradición tomarse una uva por campanada y acudir a la Puerta del Sol o seguir la retransmisión televisiva en directo de las campanadas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción