Opinión

Bologna: Nunca quisimos tener razón

El modelo educativo debería basarse en las necesidades de la sociedad y no en la consigna del mercado