_
_
_
_
_

Petro nombra a Alejandro Gaviria en Educación y ahonda en su perfil de moderado

El presidente electo opta por un reconocido intelectual del centro político tras colocar a otros pesos pesados en Exteriores y Economía

Alejandro Gaviria, excandidato a la presidencia de Colombia y nuevo ministro de Educación con Gustavo Petro, en Bogota, el 3 de Junio de 2022.
Alejandro Gaviria, excandidato a la presidencia de Colombia y nuevo ministro de Educación con Gustavo Petro, en Bogota, el 3 de Junio de 2022.NATHALIA ANGARITA

Gustavo Petro ha anunciado este jueves que incorpora a su Gobierno como ministro de Educación a Alejandro Gaviria, el exrector de los Andes, una de las universidades más prestigiosas de Colombia. Al inicio de la campaña electoral, Petro pensó que Gaviria podía ser un rival temible que se le antepusiera en su camino a la Presidencia. La candidatura de Gaviria, como todas las del centro colombiano, se desinfló y apenas tuvo repercusión. Sin embargo, su nombre continúa teniendo un gran peso entre los intelectuales del país. Su nombramiento supone una señal más de moderación de Petro, que desde que salió elegido ha descolocado a sus críticos al nombrar personas de otros partidos políticos, respetados por su trayectoria, y no solo a sus antiguos aliados de la izquierda.

El anuncio supone un quiebre en el centro progresista intelectual. Gaviria era amigo de Sergio Fajardo, el candidato del centro. Ambos compitieron en unas primarias en las que ganó Fajardo. La relación salió traqueteada de esa experiencia. Fajardo dijo que nunca, bajo ningún concepto, apoyaría a Petro. Cuatro años atrás, entre Duque y Petro anunció su voto en blanco. Ahora, entre Petro y el empresario de bienes raíces Rodolfo Hernández tomó la misma posición. Gaviria, en cambio, deslizó en una entrevista que Petro era la mejor opción para el momento que vive el país. En segunda vuelta, tras un resultado nefasto de Fajardo, Gaviria apoyó la candidatura del ahora presidente electo. Mientras, su antiguo amigo incluso trató de llegar a un acuerdo con Rodolfo, que despreció su propuesta. La élite de Bogotá se ha dividido entre quienes apoyan la actitud férrea de Fajardo, inmovilista frente a un candidato de izquierdas, y los que consideran a Gaviria un rupturista que saca a esa élite de su zona de confort y superioridad moral y la expone frente a los mismos problemas que el resto de la sociedad.

Gaviria se ocupará de la cartera de Educación, su verdadera especialidad. Durante el Gobierno de Juan Manuel Santos se encargó de Salud, después de que se mostrara muy entendido por los artículos de opinión que escribió sobre el tema y un debate que tuvo entonces en una radio con el anterior presidente, Álvaro Uribe. Gaviria desde entonces siempre aparecía muy relacionado a los temas de salud, aunque su verdadero expertis sea este rol que asume ahora. En el momento en el que apoyó a Petro dejó claro que no estaba de acuerdo con la nueva política sanitaria que quiere implementar el presidente, que pasa por acabar con las EPS, como se llaman las empresas intermediarias de salud entre los ciudadanos y los hospitales del país. Petro no le ha hecho caso en ese tema y ha puesto al frente del ministerio de Salud a alguien que piensa lo mismo que él.

La manera en que el presidente ha anunciado el nombramiento de Gaviria deja traslucir el sentimiento que tienen muchos de los que rodean al máximo mandatario. Bajo el tuit en el que hacia el nombramiento, puso tres más en los que desarrollaba la tarea que tiene que llevar a cabo. Seguramente sea un mensaje para los sectores más izquierdistas del petrismo a los que no les entusiasman nombramientos tan conservadores -a su forma de ver- como este. Petro le marca la pauta a Gaviria, a quien le pide que inicie la marcha “hacia la sociedad del conocimiento”, como lo llama el presidente con grandilocuencia. Petro piensa que Colombia se ha echado en manos del dinero fácil con el petróleo y la cocaína y ha dejado de lado del desarrollo intelectual que le permita competir en la sociedad del conocimiento. Menos en abstracto, la tarea de Gaviria pasa por lograr la educación superior pública y gratuita, desarrollar la investigación en las universidades y aumentar el número de niños en preescolar para acabar con la no escolarización de menores.

El presidente electo, que asumirá el cargo el 7 de agosto, ya ha puesto los primeros pilares de su Gobierno. En Economía ha nombrado a José Antonio Ocampo, un prestigioso economista en quien confían las principales fortunas del país. La cancillería ha recaído en Álvaro Leyva, que viene del partido conservador y tiene una amplia trayectoria en procesos de negociación de paz. Y la psiquiatra Carolina Corcho, la ambientalista Susana Muhamad y la economista Cecilia López completan el gabinete. Hasta ahora, los movimientos de Petro han sido calculados. Su intención ha sido desactivar el antipetrismo y generar una mayoría en el Congreso que apruebe sus reformas para enfilar con tranquilidad los primeros meses de mandato después de una campaña electoral muy aguerrida.

Newsletter

El análisis de la actualidad y las mejores historias de Colombia, cada semana en su buzón
RECÍBALA

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_