AJEDREZ/NORWAY CHESS
Crónica
Texto informativo con interpretación

Carlsen tortura “un poco” a Niepómniachi

El campeón tumba en la ‘muerte súbita’ a quien le retará por el título en noviembre

Carlsen, a la izquierda, saluda a Niepómniachi al llegar hoy al tablero en Stavanger
Carlsen, a la izquierda, saluda a Niepómniachi al llegar hoy al tablero en StavangerLennart Ootes/Norway Chess

“Toda ventaja que pueda lograr sobre el aspirante antes del duelo tiene su importancia”. Magnus Carlsen lo ha dejado muy claro tras derrotar en la muerte súbita de manera muy convincente al ruso Ian Niepómniachi, su retador por el título desde el 26 de noviembre en Dubái (Emiratos Árabes Unidos). El húngaro Richard Rapport se reafirma como líder antes del día de descanso tras derrotar en la partida lenta al franco-iraní Alireza Firouzja en la 4ª ronda del Norway Chess en Stavanger (Noruega).

“Cuando vi que lograba una posición muy ventajosa, me he marcado dos objetivos: asegurarme de la victoria al 100% y torturar un poco a Ian”, reconoció Carlsen, habitualmente muy sincero, entre risas, muy relajado, durante la entrevista que le hizo una leyenda viva, Judit Polgar, comentarista oficial del torneo. “No estoy muy satisfecho de cómo he jugado la partida lenta, porque podría haberle apretado algo más. Pero estoy contento, no solo por la victoria sobre mi próximo retador, importante psicológicamente, sino además porque hoy es el primer día en que no he necesitado la suerte para levantar una posición perdedora”, añadió el noruego.

Carlsen, durante su partida de hoy frente a Niepómniachi en Stavanger
Carlsen, durante su partida de hoy frente a Niepómniachi en StavangerLennart Ootes/Norway Chess

Sería muy interesante saber por qué Niepómniachi eligió el famoso Muro de Berlín para enfrentarse hoy con las piezas negras al campeón del mundo. Lo más importante de esa defensa es que otro ruso, Vladímir Krámnik, destronó con ella a Gari Kaspárov en el Mundial de 2000, en Londres, porque el entonces campeón se sentía muy incómodo en una posición tan sosa, sin damas, teniendo que hacer largas y sutiles maniobras posicionales durante horas.

Pero hay una diferencia enorme: el estilo de Carlsen no tiene nada que ver con el de Kaspárov; es verdad que el noruego puede jugar con virtuosismo cualquier tipo de posición, pero también que la probabilidad de que se equivoque es bastante mayor en las muy complicadas. En las relativamente sencillas, sin damas, su manejo de la estrategia apenas tiene parangón en los más de 500 años de historia del ajedrez moderno, creado en España a finales del siglo XV.

Un razonamiento muy sofisticado, y retorcido, por parte del eslavo sería: “Voy a jugarle la Defensa Berlinesa. Si me gana, no pasa nada grave porque este torneo es mucho menos importante que el Mundial, y además es posible que eso le cause un exceso de confianza. Y si no me gana, quizá eso le cause inseguridad”. La partida fue tablas, pero el único que pudo ganarla fue Carlsen, quien después se mostró implacable en el desempate.

Rapport sigue muy fuerte, y se impuso con blancas de principio a fin a Firouzja, cuyo juego no impresiona como hace un año en el mismo torneo, sino todo lo contrario. Mientras tanto, el ministro de Defensa, el ruso Serguéi Kariakin, subcampeón del mundo en 2016, levantó una posición inferior con negras y terminó ganando al otro noruego, Aryán Tari. Si Kariakin ganase mañana a Niepómniachi en la partida aplazada desde la primera ronda por problemas en los vuelos de ambos, alcanzaría a Rapport en cabeza.

Clasificación: 1º Rapport, 8,5 puntos (cuatro partidas); 2º Carlsen 6 (cuatro); 3º Kariakin 5,5 (tres); 3º Niepómniachi 4 (tres); 4º Firouzja 3 (cuatro); 6ª Tari 2 (cuatro).

Suscríbete al boletín semanal ‘Maravillosa jugada’, de Leontxo García

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción