Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sobre colegios, calor y horarios

La ola de calor que nos abrasa ha propiciado la polémica sobre las condiciones en las que se desarrolla la jornada escolar, con alumnos y profesores soportando temperaturas superiores a las confortables. Ahora es también un buen momento para recordar que quienes proponen “regresar a Greenwich”, o quienes sugieren que no deberíamos adoptar el horario de verano, están proponiendo también que los niños en edad escolar empiecen una hora más tarde sus clases, lo que agravaría estos problemas que hoy son polémica. Esto es otra muestra de que la adaptación de nuestros horarios y nuestra hora oficial a las condiciones ambientales es mucho más racional de lo que alcanzan a ver nuestros conspicuos racionalizadores.— José María Martín-Olalla. Sevilla.


El lunes, 40°C o 42°C en muchos sitios de Extremadura, y los niños cociéndose en aulas sin aire acondicionado, ni siquiera ventilador. Hay que ser flexibles y adaptarse a las inclemencias de nuestro clima tan riguroso. Hasta que no suceda una desgracia no se reaccionará. Un amigo me ha referido algún golpe de calor en una niña de tres años en un colegio de Badajoz. No se puede dar clases en estas circunstancias. Los niños ayer, según me dice también algún docente, no hacían nada porque no podían. O se gasta el dinero público e instalan aire acondicionado en las aulas o cancelan las clases en estos días de calor tan duros.— Arturo López Gallego. Olivenza (Badajoz).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.