Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENERGÍAS RENOVABLES

Ribeira Grande, la central que produce electricidad gracias al calor de la tierra

Para el año 2020 se espera que el 32% de la producción energética en las Azores provenga de la geotermia

El 99% del gas sobrante en el proceso es vapor de agua. El restante 1% es dióxido de carbono de origen subterráneo. Un almacén térmico disponible las 24 horas de los 365 días del año
El 99% del gas sobrante en el proceso es vapor de agua. El restante 1% es dióxido de carbono de origen subterráneo.
Isla de San Miguel (Azores)

Bajo el suelo que pisamos se encuentra un almacén térmico disponible las 24 horas de los 365 días del año. El interior de la Tierra alcanza una temperatura de unos 5.400 grados centígrados, lo que se traduce en una energía geotérmica generada de 4,2 x 1012 J. Si fuera posible aprovecharla, sería suficiente para proveer al planeta durante 500 años.

Centrales como la de Ribeira Grande y Pico Vermelho (ambas en la isla de San Miguel, en las Azores) recogen parte de esa energía contenida en las entrañas del planeta para darle salida como suministro eléctrico. Estas dos plantas de producción, con potencias de 13 y 10 Mw (megavatios) respectivamente, "generan la suficiente corriente para abastecer el 44% de la demanda eléctrica de San Miguel", explica un técnico de la primera central mencionada. El tamaño de estas dos instalaciones y su capacidad productora están acorde con las dimensiones de la isla (744 kilómetros cuadrados) y su número de habitantes (137.699). Del mismo modo, la ubicación de la planta también es importante ya que se trata de una energía que no se puede transportar. Este tipo de centrales están diseñadas para el abastecimiento local. Se consume donde se produce.

En las Azores la producción eléctrica está sujeta a unas condiciones particulares: no solo sus islas están separadas del Portugal continental, sino que además están muy alejadas unas de otras (Corvo y Santa María distan 600 kilómetros). A esto hay que añadir que "la baja población en la mayoría de ellas, hace que el sistema de energía eléctrica de la región no sea atractivo comercialmente", remata un miembro de EDA Renováveis, empresa explotadora de los recursos energéticos renovables en las Azores. A pesar de estos obstáculos, en este archipiélago es inminente la puesta en marcha de una tercera central geotérmica en la isla de Terceira.

A diferencia de otras energías renovables (solar, eólica y biomasa) la geotermia no proviene de la radiación solar. Su origen radica en la diferencia de temperatura que existe entre el interior y la superficie terrestre, lo que se conoce como gradiente térmico. Por cada 100 metros que se descienden hacia el núcleo de la Tierra la temperatura aumenta entre 2,5 y 3 grados centígrados, lo que equivale a un incremento de 25 a 30 grados centígrados cada mil metros.

Los beneficios de la explotación de la energía geotérmica en San Miguel son varios: crea empleo en nuevas áreas tecnológicas y desarrolla competencias técnicas en las Azores

A principios de los años 70 en San Miguel, coincidiendo con la crisis del petróleo, científicos de la Universidad de Dalhousie de Canadá, en el ámbito de un proyecto de perforación profunda en islas oceánicas, se desplazaron hasta este lugar. Encontraron aguas subterráneas a temperaturas superiores a los 200 grados centígrados (a una profundidad de 550 metros), el vapor salió cuando se retiró la perforadora del agujero. A partir de ese momento comenzaron a estudiar la profundidad y rentabilidad de esos yacimientos térmicos de los que transferir ese flujo (de agua cargada en sales minerales a una temperatura y una presión adecuada que la energía proveniente del interior de la Tierra le transfiere) hasta generadores de corriente en la superficie. Desde entonces se ha pasado del temor que generaron aquellas primeras perforaciones en la isla en una población que creyó que provocarían temblores de tierra hasta una toma de conciencia en cuanto al consumo de esta energía. Realidad que reflejó con datos a nivel global el Congreso Mundial de Geotermia, celebrado en Melbourne en 2015. El mercado de esta energía limpia y local no ha dejado de crecer y para el 2020 se espera pasar de los 12.635 Mw a los 21.400 Mw de capacidad de generación eléctrica a escala mundial. Kenia, con 400 Mw más, es uno de los países que más ha aumentado su capacidad, seguida de Turquía con 306 Mw y Nueva Zelanda, con 234 Mw.

¿Qué es la geotermia?

La geotermia se trata de un recurso energético renovable siempre que exista el foco de calor (magma o rocas calientes) y un fluido portador de ese calor (agua en la fase líquida o vapor). El depósito geotérmico que explota la planta de Ribera Grande es una estructura de roca que contiene fluido que transporta el calor por medio del agua o vapor de agua o una mezcla de ambos.

Con el calor que suministra ese flujo de fluido, a una temperatura de 150 grados centígrados en la superficie (a 240 grados centígrados bajo tierra), se produce electricidad. Para la sostenibilidad del yacimiento energético tiene que haber un equilibrio entre el fluido extraído y la recarga natural de agua (por medio de la lluvia) de la reserva. Del mismo modo, es importante devolver la masa de agua utilizada en la planta a la reserva por medio de los pozos de reinyección (denominados CL4 y CL4A) a través de los cuales se inyecta de vuelta fluido geotérmico. Los pozos de producción (los que suministran de fluido geotérmico a la central: CL1, CL2, CL5, CL6 y CL7) han sido taladrados hasta una profundidad media de 1.300 metros. El más profundo perforado es el CL1, con 2.029 metros.

Mediante la implementación de estas medidas, además de un elaborado programa de seguimiento creado por EDA Renováveis, es posible gestionar la reserva geotérmica de una manera óptima: por un lado se maximiza la producción eléctrica y por el otro se minimiza el esfuerzo de extracción de la reserva, asegurando la sostenibilidad y continuidad de este recurso energético natural. De esta manera, se alcanza la independencia energética ya que la explotación de la geotermia reduce la dependencia de terceros. En términos comparativos se estima que la energía almacenada en 1 km3 de roca caliente a 250 grados centígrados equivale a la que se generaría en la combustión de 40 millones de barriles de petróleo.

Las perforaciones se hacen por medio de unas sondas (unas máquinas de 60 metros de altura las cuales lleva una semana montarlas). Viajan hasta San Miguel en barco procedentes de Islandia y de otros países.

Las Azores emergen en una zona con un gran potencial calórico. Los nueve volcanes islas que lo conforman se encuentran en la denominada dorsal mesoatlántica, en un punto en el que confluyen tres placas tectónicas (la americana, africana y euroasiática), lo que provoca una intensa actividad sísmica y volcánica, así como otros fenómenos naturales (aguas termales y fumarolas) que denotan la existencia de calor en el subsuelo. En el caso de la isla de San Miguel esas manifestaciones se advierten en Furnas y Caldeira Velha, por citar un par de ejemplos.

La central de Ribeira Grande fue diseñada, fabricada y ensamblada por la empresa israelí ORMAT. Emplea un ciclo binario, una tecnología que se basa en un intercambio de calor entre el fluido geotérmico caliente y el n-pentano. Ambos flujos de fluido circulan en dos circuitos independientes. En los intercambiadores de calor, el calor se transfiere al n-pentano, haciendo que pase de un estado líquido a uno gaseoso, expandiendo y accionando la turbina y el generador. Después de pasar a través de la turbina, el n-pentano se enfría con aire, haciendo que se vuelva líquido de nuevo, cerrando el circuito y reiniciando el ciclo. El fluido geotérmico, después de proporcionar calor, es dirigido a los pozos de reinyección y devuelto al depósito.

Los beneficios de la explotación de la energía geotérmica en San Miguel son varios: crea empleo en nuevas áreas tecnológicas y desarrolla competencias técnicas en las Azores. La planta de Ribeira Grande cuenta con un equipo de mantenimiento de 13 personas en horario diurno, además de un equipo de seis operadores que trabajan en turnos de ocho horas durante todo el día. Por otro lado, su impacto ambiental es muy reducido debido a las muy bajas emisiones de contaminantes atmosféricos. En 2015 la producción eléctrica de origen geotérmico permitió reducir la emisión en 146.000 toneladas de CO2, además de reducir la quema de combustibles fósiles, como son el carbón y el petróleo que resultan más contaminantes. Y, por supuesto, fortalece la economía y promueve el nombre de las Azores. Un refugio sostenible en mitad del Atlántico.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información