Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia cae, aunque lenta, sobre un banquero

Finalmente es condenado el responsable de la bancarrota de la entidad portuguesa BPN

José Oliveira Costa, expresidente del BPN.
José Oliveira Costa, expresidente del BPN.

La justicia portuguesa es famosa por su lentitud, incluso supera por un par de cabezas a la española o la italiana; pero todo llega y la gente con salud puede apreciarlo. Diez años después de la quiebra del banco BPN, su máximo responsable ha sido condenado a 14 años de prisión. Los jueces han encontrado en él de todo, como es lógico después de seis años de procedimiento judicial: delitos de falsificación de documentos, fraude fiscal, blanqueo de capitales, deslealtad, adquisición ilícita de acciones... de todo es una exageración: no le han encontrado el dinero.

José Oliveira Costa —que así se llama el principal condenado, hay otra docena de sentenciados— fue capaz hasta de crear un banco en Cabo Verde sin que se enterara el Banco de Portugal. En 2008 BPN quebró, lo salvó el Estado, que ya ha gastado más de 5.000 millones de euros, y se lo vendió por unos ducados —40 millones de euros— a un banco angoleño.

Para el juez que le ha condenado, Oliveira Costa fue la mano principal del “mayor fraude juzgado hasta el momento por la justicia portuguesa”. Aparte del récord batido, el juez deja caer que pronto —es un decir— puede haber otros banqueros que le superen, señalando, aunque sin citar, a Ricardo Salgado, del Banco Espírito Santo (nacionalizado en 2014), Portugal Telecom, GES, etcétera.

De los miles de millones de euros desaparecidos nada se sabe, aunque el proceso movió 25 millones de documentos y recogió 170 testimonios. Quien crea que quien la hace la paga hasta en Portugal es un biempensante, pues Oliveira Costa solo ha pasado ocho meses en la cárcel y es difícil que vuelva. Sus abogados han anunciado que recurrirán la sentencia del juicio iniciado en 2010, por lo que continuará en libertad hasta que se vean todos los recursos posibles en todas las instancias posibles. Hasta seis años, tres si los jueces se dan prisa (¿quééé?). Es decir que Oliveira Costa, el banquero con la mayor condena de la historia, podría seguir libre hasta 2023, cuando cumplirá los 88 años de edad. En Portugal quien la hace la paga, si goza de buena salud.

 

Caso Ricardo Salgado: //economia.elpais.com/economia/2014/07/24/actualidad/1406191125_521920.html

Banco de Portugal: https://www.bportugal.pt/

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.