Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Talento a flor de piel

Leo en las noticias que uno de los grandes equipos españoles acaba de efectuar un desembolso millonario por un jugador brasileño. Nada que no sea habitual, salvo que el jugador tiene uno o dos años menos que yo (tengo 18) y no ha jugado un solo partido en Primera División. Eso sí, el equipo que lo ha fichado se frota las manos porque le ha tomado la delantera a otros grandes equipos europeos y porque hay quien dice que tiene un aire a otro insigne jugador que juega para la competencia.

Este fin de semana tuve la suerte de poder visitar un centro de investigación médica adscrito a la Universidad de Navarra, un lugar donde pretenden encontrar respuestas para hacer frente a algunas de las más letales enfermedades de nuestro tiempo. Muchos de los investigadores son jóvenes, no mucho mayores que el talento brasileño. Jornadas interminables y la perspectiva de largos años de duro trabajo, no siempre reconocido ni retribuido como se merece. Y pese a todo continúan adelante sin desfallecer. También ellos prometen y sin duda merecen al menos la misma confianza y apoyo que el joven jugador.— Antonio Faya Jiménez. Sevilla.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.