Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Eres ‘youtuber’ y aún no has enseñado tu casa?

Los ‘house tours’, o vídeos en los que los usuarios muestran dónde viven, triunfan en la plataforma

Imagenes publicadas por Dulceida.
Imagenes publicadas por Dulceida. Instagram

Es ley de vida. Y aunque para los jóvenes españoles se haga de rogar, llega un momento en el que si la circunstancia (y el sueldo) lo permite, toca independizarse. Es ley de vida y los youtubers no escapan de ello. Comenzaron grabando en casa de sus padres, delante de su ordenador y con las paredes de su habitación forradas de pósteres de la adolescencia como escenario incomparable. Pero ahora muchos han hecho las maletas, la mudanza… y el vídeo de rigor para que sus seguidores no pierdan detalle.

Los house tours, o vídeos en los que los usuarios de muestran sus casas, triunfan en YouTube. Y por house aceptamos cualquier estancia de la casa. Una habitación, el salón, el despacho… y ese gran éxito de las blogueras de moda reconvertidas a youtubers: el vestidor. Una búsqueda en la plataforma muestra más de 54 millones de resultados; 39.000 vídeos de este tipo publicados solo en la última semana. Circuitos, a veces interminables, en el que los youtubers muestran y explican hasta el último rincón y secreto de su casa: cómo organizo mi armario, dónde compré el sofá, mira esta cómoda que heredé de mi abuela…

Los hay merecedores de hahstags, como el tour por #MelepeHouse, la casa de las youtubers María Cadepe y Yellow Melo, que subieron a la plataforma un mes después de confirmar su relación. Los hay que dan para hacer toda una serie con capítulos, como Laura Yanes y sus blogs Diario de una mudanza, o que incluso se extienden durante varias entregas, al estilo de las sagas literarias: Aretha La Galleta subió su primer house tour hace un año y va ya por la cuarta versión; entre todas suman medio millón de visualizaciones.

Hay también house tours que van precedidos de un making of, como si de una película taquillera se tratara. Es el caso de la Alexandra Pereira, creadora del blog de moda LovelyPepa, que ya mostró hace unas semanas todo el proceso para decorar su apartamento (con colaboración incluida del estudio de interiorismo Lamarca), como paso previo antes de enseñar el resultado final, que todavía no ha revelado. Y para el resto de los mortales, que no tenemos más consejero y experto en decoración que Pinterest, la casa de Sylvia Salas, del canal Dare to DIY, llena de manualidades para copiar.

Pero si de profesionalización hablamos, nadie compite con Aida Domenech, el nombre tras el fenómeno Dulceida. La mayor influencer española, con 1,7 millones de seguidores en Instagram y casi 1,2 millones de suscriptores en su canal de YouTube, se independizó en enero junto con su mujer, Alba Paul. El vídeo en el que mostraban su casa —uno de los más demandados por sus seguidores— acumula casi millón y medio de visualizaciones y está ya entre los 15 vídeos más vistos de su canal, tan solo un mes después de que se publicara. Al house tour de Dulceida no le falta detalle: ni su propio hashtag (#DulceHome) ni una potente marca detrás del proyecto, la tienda Kenay Home (en la que también compra, por ejemplo, Sara Carbonero), que ha amueblado la casa prácticamente en su totalidad.