Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El libro que atraviese las fronteras africanas será digital

Bahati Books es un sello editorial que demuestra cómo los nativos digitales están revolucionando la industria editorial

Ejemplares de la editorial Bahati.

Apenas un puñado de autores africanos están invitados a la mesa de las grandes estrellas de la literatura universal. El sector editorial mundial sigue teniendo su centro de gravedad en el Norte global y eso condiciona considerablemente los autores que tienen acceso a la publicación y los que acaban siendo referentes de los lectores. Sin embargo, el entorno digital ha llegado para desequilibrar la situación y para introducir nuevas variables. Los pequeños proyectos editoriales, de pronto, tienen mucho más que decir. Bahati Books es un ejemplo de cómo están cambiando las cosas, de cómo los nuevos modelos pueden traer vientos de cambio.

Habitualmente la industria editorial se ha enfrentado a una serie de problemas aparentemente insalvables en África. Siempre se ha hablado de los elevados costes de producción y de los inasumibles precios de transporte, que se suman a un arraigado desinterés por el libro como objeto en culturas marcadas por la tradición oral. A pesar de esos inconvenientes Barbara Njau, una joven de origen keniano, y Kudakwashe Kamupira, nacida en Zimbabue, se embarcaron en 2015 en la creación de una nueva editorial, un nuevo sello que además renovaba el concepto de la edición de libros. Bahati Books fue la apuesta de estas dos jóvenes emprendedoras que se habían conocido en Londres. Era una editorial de libros exclusivamente digitales escritos por autores africanos y destinados a los lectores igualmente africanos, pero también a cualquiera que esté dispuesto a descubrir una literatura diversa y alejada de los estereotipos.

A pesar de que una nueva editorial no responda aparentemente a la idea de una empresa con proyección en el modelo industrial y comercial actual, Bahati Books recibió pronto la atención de foros de innovación empresarial. Fue considerada “mejor start-up” del programa de aceleración empresarial IDEA London y recibieron también el reconocimiento del programa de apoyo a las nuevas empresas del King’s College de Londres. “Nuestra intención cuando creamos Bahati Books era cambiar la narrativa sobre África”, explica Barbara Njau, “porque las narraciones tienen mucho poder a la hora de determinar cómo nos vemos y las narrativas dominantes sobre África, sobre todo las de la mayor parte de los superventas, se centran en las historias negativas”. “Pocas personas piensan en thrillers o en historias de ciencia ficción cuando se habla de literatura africana. La asocian fácilmente con novelas de guerra o pobreza basadas en África. Por eso creemos que hacía falta una plataforma para diversificar las historias sobre África y para ofrecer a los lectores la experiencia de lo no contado sobre el continente. Además, damos a los autores la posibilidad de que su novela se publique en formato digital y llegue a mucha más gente”, concluye Njau.

Las fundadoras de Bahati Books, Barbara Njau, a la izquierda, y Kudakwashe Kamupira, a la derecha. ampliar foto
Las fundadoras de Bahati Books, Barbara Njau, a la izquierda, y Kudakwashe Kamupira, a la derecha.

Las impulsoras de Bahati Books se han metido de lleno en el mundo editorial, un mundo al que tienen muchas críticas que hacer. La primera es que la mayor parte de los editores tradicionales “pasan por alto”, según sus propias palabras, a esos escritores a los que la editorial digital ha abierto una puerta. Otra de esas críticas es que “para muchos editores, una novela romántica ambientada en África no es tan sexi como un cuento sobre la pobreza de un niño africano”. Lo que Bahati hace, publicar historias que no necesariamente encajan con el esquema que se le supone a la literatura africana, todavía es nadar contracorriente y Njau y Kamupira son conscientes. Sin embargo, ellas consideran que Bahati Books es la muestra de un cambio creciente en el mundo de la literatura, de un movimiento “interesado en ver África bajo una luz diferente”. Este “movimiento”, como los consideran estas emprendedoras, moviliza a editores que abren nuevos caminos; a escritores que hacer que los lectores puedan identificarse en sus historias, algo que no siempre había ocurrido; y a lectores no africanos que cada vez están más interesados en leer cuentos africanos de diferentes géneros, según la propia experiencia de la editorial.

Bahati Books tiene una indiscutible vocación de fomentar de las literaturas africanas y nuevos nombres en ese ámbito. Entre las antologías publicadas en forma de libro digital y los relatos disponibles directamente en la web de la editorial, Bahati Books ha dado voz a 17 autores, procedentes prácticamente de una decena de países, así como de la diáspora.

Para muchos editores, una novela romántica ambientada en África no es tan sexy como un cuento sobre la pobreza de un niño africano

La elección de la edición digital no es, para las impulsoras de este proyecto editorial, una mera decisión instrumental. Aseguran que la creciente tendencia de consumo de contenidos en dispositivos electrónicos, como teléfonos inteligentes, portátiles y tablets, fue uno de los motivos de su elección. La segunda razón de la apuesta por el entorno digital fue la facilidad que la tecnología ofrece a distribuidores y editores para hacer que sus libros electrónicos estén disponibles internacionalmente y también para que los lectores en cualquier parte del mundo puedan descargar nuevos libros de autores africanos. Las responsables de este proyecto recuerdan que las principales dificultades de la distribución de libros impresos es la logística del transporte de los ejemplares, mientras que los editores y los autores que intentan autopublicarse se encuentran con el escollo financiero. “El poder en los libros electrónicos es que atraviesa las fronteras: un autor en Kenia puede ser leído en Mauritania, siempre que tengan acceso a Internet y los dispositivos necesarios, claro. Los libros electrónicos tienen un enorme poder de conectar a los autores africanos con el público internacional”, concluye Barbara Njau.

Por estos motivos, a partir de ese potencial del libro digital, las responsables de Bahati Books se han esforzado en asegurarse de que los trabajos que publican, tengan la difusión más amplia posible y han conseguido colocarlos en plataformas como Amazon, Okadabooks, Kobo, iTunes o DigitalBack Books.

Sin embargo, uno de los rasgos de identidad de este proyecto es, precisamente, todo lo que va más allá del libro. La relación entre los autores y los lectores, que las herramientas digitales favorecen, ha sido unas de las líneas de trabajo. Además de todo el contenido gratuito, que no hace sino alimentar el interés por la literatura africana, las responsables de Bahati Books han aderezado su proyecto con todo tipo de contenidos adicionales a las publicaciones, como los vídeos de los autores. “Mientras otros editores más experimentados y más veteranos buscan fórmulas nuevas, nosotras que somos nativas digitales, tenemos una comprensión profunda de la integración de todos los elementos que ofrece el entorno digital. Y queremos creer que es un valor añadido tanto para los autores como para los lectores”, señala Njau. Por este motivo, las responsables de la editorial se encargan de que los autores de Bahati Books sean activos en las redes sociales y las aprovechen para cultivar las relaciones con los lectores.

Njau y Kamupira han puesto en este proyecto editorial sus esperanzas, sus ilusiones y una buena dosis de creatividad. Ese coctel de convicciones ha llamado la atención de medios de referencia como The Bookseller o TRUE Africa. Para ellas, este interés mediático es un éxito, pero sobre todo una muestra de cómo están cambiando las cosas en el panorama literario africano. “Queremos estar presentes en este cambio como editoras de las historias que muestra la diversidad y creemos que el futuro para la literatura africana es brillante”, afirma convencida Njau.

Nuestra intención cuando creamos Bahati Books era cambiar la narrativa sobre África

Barbara Njau, cofundadora de Bahati Books

El entusiasmo de estas emprendedoras se basa en el potencial de transformación que para ellas emana de la comunión entre la cultura y las TIC. “La cultura desempeña un papel crítico en la formación de la identidad”, aseguran, por un lado. Y por otro, “gracias a las TIC, los jóvenes millennials africanos se están globalizando, pero también están utilizando tecnologías como los libros electrónicos e Internet para comprender sus historias e identidades. Njau y Kamupira consideran que Bahati Books unifica estas dos realidades. “Estamos formando la cultura a través de la literatura y lo que se está escribiendo sobre África. Estamos mostrando lo que significa ser un hombre y una mujer africanos modernos. Creemos que la imagen de África está experimentando un renacimiento: la moda africana está cambiando las percepciones de la gente del continente”, analiza la joven emprendedora keniana Barbara Njau. Y en la misma línea concluye: “La escritura y la literatura africanas también están experimentando un renacimiento. La tecnología está permitiendo a gente como nosotras crear plataformas a las que pueden acudir personas que quieren leer historias africanas contemporáneas. Además, la tecnología está ayudando a estas personas con ideas similares a conectarse, impulsar festivales y compartir nuevas historias con nuevas voces africanas”.

La visión del futuro es tan optimista como entusiasta y parte de la base de que la cultura evoluciona continuamente, tanto en África como en el resto del mundo. “Estamos muy orgullosas de ser parte de un cambio en la cultura, cuando se trata de la literatura africana”, comenta divertida Njau.

* Wiriko es una asociación cultural que tiene como objetivo la difusión de las manifestaciones artísticas y las culturales africanas contemporáneas. Desarrolla actividades de divulgación a través de un magacín en línea y de formación mediante un Aula Virtual.

Más información