Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ‘Brexit’ extremista

May salta al vacío y apuesta por una salida completa de la Unión Europea

La primera ministra británica, Theresa May.
La primera ministra británica, Theresa May.

Hasta hace poco, el Gobierno británico prometía a sus ciudadanos y empresas que no perderían el acceso al mercado interior de la UE. Aunque exigía para ello que se le permitiese limitar la inmigración y discriminar a los ciudadanos europeos, cercenando la libertad de circulación de personas en el espacio común: un requisito legalmente imposible, moralmente avieso y políticamente inviable.

La primera ministra, Theresa May, dibujó ayer ante el Parlamento su hoja de ruta para una completa autoexclusión británica de la UE. Se trata de un cambio radical de posición que le lleva ahora a postular una separación total de Europa que rompe con sus promesas anteriores y dibuja un Brexit duro, extremo y extremista. De profesar un europeísmo tibio y vergonzante cuando era ministra de Interior de David Cameron pasa a sustentar un vergonzoso nacionalismo xenófobo.

Lo esencial de su programa de 12 puntos es esa exclusión de Reino Unido del mercado de 500 millones de consumidores, que se reducirán a 65 millones más los que pudiese añadir mediante nuevos tratados comerciales: algo hipotético y arduo para un país que en cuatro décadas perdió la experiencia en este ámbito exclusivo de la Unión; que exige en cada caso años de negociación; y que afronta una tendencia proteccionista mundial adversa.

May dice pretender un mero tratado bilateral con la UE, con arancel mutuo cero. Pero ese es el arancel ya existente hoy, que se mantiene gracias a una tarifa exterior común (unión aduanera) y a políticas que evitan distorsiones en el mercado, como la defensa de la competencia contra ayudas públicas asimétricas y elusiones fiscales tramposas (de multinacionales), como las que persigue la UE en el marco de la OCDE. ¿Imagina Reino Unido que el futuro de un Estado más social, como pretende el nuevo conservadurismo, podrá sostenerse convirtiéndose en un completo paraíso fiscal? Ni siquiera Suiza lo ha logrado.

Sostiene May que abandonar el mercado interior, librarse de la jurisdicción europea y concluir un mero tratado bilateral será ventajoso para Reino Unido. Pero esas ventajas son solo tácticas. Con razón la patronal alemana recordó ayer que si canalizó inversiones a Reino Unido por 120.000 millones de euros (y 400.000 empleos) es gracias al mercado único.

Todo en el discurso de May chirría. La promesa de un acuerdo “positivo” es falaz. No es positivo despreciar a los ciudadanos europeos ni discriminar a los residentes. Tampoco tiene sentido amenazar a los europeos con los que tendrá que negociar durante los próximos dos años. Forzada a prometer que el Parlamento (representante de la soberanía que predica) dirimirá sobre la posición final de Reino Unido, reivindica ahora esa consulta. Pero falta a la verdad cuando asegura que el Brexit extremista fortalecerá la unidad de los Reinos de su país (lo contrario de lo que afirma el nacionalismo escocés y temen los vecinos irlandeses).

El mercado monetario celebró con un alza en la libra que al menos haya concretado alguno de sus propósitos. Y en la UE predominó la firmeza y la distancia ante tanto desvarío y altanería.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.