Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vanidosos y el espejo del 78

Es alarmante el desmedido afán de algunos por querer difuminar los mejores 40 años de la historia reciente y borrar a una generación entera ensuciando la imagen y el prestigio de todos aquellos que contribuyeron a traer la libertad

En el cuento de los hermanos Grimm, la Reina Malvada solía preguntarle a su espejo:

 

—Espejo, dime una cosa, ¿qué mujer de este reino es la más hermosa?

Y el espejo mágico le contestaba:

—Usted es la mujer más hermosa de este reino y de todos los demás.

Así suele pasar en el seno de la política española actual. Hay personas que se creen las más bellas del universo y diariamente se miran a los espejos para descubrir que ellos son los más hermosos del actual reino.

En ocasiones, sus asesores y adláteres les preparan esos espejos con inclinaciones hacia atrás y un exceso de convexidad, para que cuando se miren se vean más altos y esbeltos, al estilo de lo que ocurre en los gimnasios o en las peluquerías. Se trata de que al mirarse se reflejen tal y como desearían verse. Y quieren verse como triunfadores, ganadores, descubridores de una nueva nación que, por lo visto, estaba esperando que llegaran ellos para deleite de los ciudadanos que en ella vivimos. La frustración aparece cuando llegan unas elecciones generales y desaparece el efecto gimnasio, porque el espejo en el que tienen que mirarse es en el viejo espejo que colgaron en el trastero. Y ya no se ven guapos, ni esbeltos, ni atléticos.

Cuando desaparecen los trucos y los asesores, ese espejo casero, el de la generación del 78, plano, pulido y a medio ensuciar, les devuelve una imagen virtual, es decir, vana. Y vano es lo que carece de sustancia. Y, por eso, cuando esos resultados electorales o económicos o sociales los reintegran a su mediocridad, acuden enervados al espejo mágico para volver a hacerle la pregunta de siempre. En esos casos, el espejo responde:

Supimos entender las diferencias y supimos convivir en la unidad con la diversidad

—Estáis llenos de belleza, pero los de la generación del 78 son mil veces más bellos que vosotros.

Cuando los Catelyn Tully o las Sansa Stark de los Juego de tronos de turno ardieron de celos por su fealdad, ordenaron la caza y exterminio de esa generación en cuyos espejos no gustaban mirarse porque aparecían siempre horrorosos. Los del 78 habían hecho una Constitución que posibilitó el paso de un Estado autoritario, unitario y centralista a otro democrático, descentralizado y reconocedor de los hechos diferenciales y de las distintas lenguas que conforman España. Esa Constitución, que los vanidosos quieren sepultar o difamar, fue la medida exacta de lo que interesaba a los españoles de aquel tiempo. No fue la correlación de fuerzas la que dio la medida del texto sino la conveniencia de no pasarse ni por un extremo ni por otro. Un paso más a la izquierda que diera mayor lustre a los progresistas o un paso a la derecha que diera satisfacción a los conservadores hubiera significado el triunfo de una parte de España sobre la otra, volviéndose a repetir la historia de las dos Españas.

Los del 78 actuaron como lo haría un joven demócrata que no tiene pasado y solo piensa en construir su futuro. No se quiso juzgar el pasado para que no se demorara la llegada del futuro de libertad.

¿Qué han hecho, hasta ahora, quienes tanto desprecio atesoran?

Es comprensible que la generación actual trate de comportarse como adultos demócratas, mirando al futuro y examinando el pasado. Y tienen todo el derecho a corregir, completar o eliminar lo que se hizo. A lo que no tienen derecho es a romper ese espejo que tanto les altera. Y, por eso, resulta tan alarmante el desmedido afán de algunos por fulminar todo lo relacionado con el entorno del 78 y por querer difuminar los mejores 40 años de la historia de España desde que España es un Estado. Basta poner un poco de atención para percibir que el objetivo de hoy es borrar esa generación ensuciando la imagen y el prestigio de todos aquellos que tuvieron un protagonismo lleno de aciertos, sentido de Estado y capacidad de sacrificio, empezando por el rey Juan Carlos I, pasando por Felipe González o, más recientemente, por Juan Luis Cebrián, tres figuras del 78 como tantas otras, que con sus aciertos o errores, sufren el acoso, no porque lo merezcan, sino por el único y exclusivo fin de desprestigiar todo lo que huela a éxito, a triunfo, a esfuerzo y a sacrificio. Podemos llenar libros enteros con la obra de quien supo renunciar al absolutismo para ser el Rey de todos; de quien modernizó un país convirtiendo a los españoles en ciudadanos; de quien hizo de la nada un gran periódico, envidia de medio mundo. Y ahora, sí. ¿Qué han hecho, hasta ahora, quienes tanto desprecio atesoran?

Si la mediocridad decidiera respetar lo hecho, España saldría ganando y los españoles fortalecidos. Los del 78 nunca tuvieron que esperar más de dos meses para formar Gobierno tras el veredicto de las urnas. Ahora, desde el viejo cuarto trastero, sonrieron ante la impotencia de quienes fueron incapaces de articularlo en un año. Aquellos viejos Gobiernos condujeron al país por los infranqueables Pirineos, abriendo caminos que nos condujeron a la ansiada Europa que, por entonces, se conformaba como un gran proyecto que ha permitido que los europeos llevemos 66 años sin guerras civiles. En ese club, iniciado por seis países, al que nos incorporó la generación del 78, fue creciendo hasta sumar 28 Estados miembros. Hoy, esa generación observa cómo Reino Unido ha iniciado su proceso de separación con la esperanza de que le sigan otros para romper la mejor obra que se pudo hacer tras dos terribles guerras mundiales.

Esa generación, que creó el mercado único, que cosió las cicatrices que constituían las fronteras interiores, que eliminó monedas nacionales para sustituirlas por otra común para todos, siente temor de que la mediocridad de quienes pretenden acosarlos y sepultarlos acabe cerrando fronteras con muros y barreras proteccionistas, discriminando a los demás que no sean de su piel, de su nacionalidad o de su religión.

Después de una dictadura de 40 años, donde quedaron secuestradas las libertades y se levantó el freno de mano para detener definitivamente las identidades diversas que nos enriquecen, la generación del 78 consiguió bajar ese freno para que, desde la diversidad, construyéramos juntos un gran país democrático y descentralizado. Supimos entender las diferencias y supimos convivir en la unidad con la diversidad. Quienes tratan de acosar o enterrar a las figuras más preclaras de aquella generación no son capaces de encontrar la fórmula que permita a España seguir siendo un Estado único, alejado de conflictos secesionistas.

Tratar de superar a aquella generación sería el noble desafío y el mejor de los deseos de los ciudadanos. Intentar desacreditar a quienes consiguieron que hayamos llegado hasta aquí en paz y con un progreso inimaginable hace 40 años es un acto de irresponsabilidad, además de una tremenda injusticia. Y por eso, levanto mi voz contra la infamia que practican quienes tienen todo por demostrar.

Juan Carlos Rodríguez Ibarra fue presidente de Extremadura entre 1983 y 2007.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.