Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Cumplinina’ para políticos y otras 11 ideas contra la pobreza infantil

Pedimos a distintas organizaciones ideas innovadoras (reales o imaginarias) para mejorar la vida de los niños y afrontar los retos actuales. Nos sorprendieron con estas respuestas

‘Cumplinina’ para políticos y otras 11 ideas contra la pobreza infantil

¿Qué inventarías o qué idea innovadora lanzarías para acabar con la pobreza infantil? Pedimos a 12 expertos de distintas organizaciones que respondieran a esta pregunta. Y nos sorprendieron con sus ideas, reales e imaginarias, para mejorar la vida de los más pequeños.

'Cumplinina' para los gobernantes

Carlos Sanguino, responsable del área de menores en Amnistía Internacional España: "Por un lado, inventaría unas pastillas llamadas Cumplinina, que sirven para acabar con esa enfermedad que afecta a la mayoría de gobernantes y cuyo síntoma fundamental es olvidarse de los compromisos de derechos humanos firmados. Te tomas dos pastillas de Cumplinina y, por arte de magia, te conviertes en un buen gobernante y dejas de desahuciar familias con niños y niñas hasta que se cumplan todas las garantías de derechos humanos, y de este modo, evitas contribuir a su pobreza. Por otro, inventaría una maquinaria muy compleja, que transforme la metodología y contenidos de los sistemas educativos para que fomenten el sentido crítico. De este modo, conseguiríamos estudiantes conscientes de que la pobreza es una violación de derechos humanos, y capaces de actuar para defender los propios y ajenos".

Registrados al nacer

Seth Berkley, CEO de GAVI (Alianza Global para la Vacunación y la Inmunización: "Considero que sería esencial crear un sistema digital universal simple y seguro para asegurar que cada niño sea registrado en el momento de su nacimiento, junto con toda su información vital de salud, como los registros de vacunación. Este sistema también podría identificar potencialmente a los niños fuera de la escuela y más específicamente a las niñas, para que todos sean vacunados. El acceso a las intervenciones de salud es un derecho humano fundamental y la negación del mismo contribuye a empobrecer a los menores. Una identidad de salud digital ayudará a asegurar que cada niño, sin importar dónde viva, tendrá la oportunidad de alcanzar todo su potencial en la vida".

24 horas con niños pobres

María José Caballero, directora de programas de Greenpeace: "La pobreza, incluida la infantil, es una cuestión eminentemente política y un primer paso para su solución sería que los líderes políticos entendieran de primera mano la realidad de tal pobreza. La propuesta que lanzamos desde Greenpeace es invitar a los cinco principales líderes políticos mundiales a convivir 24 horas con uno de esos niños y su familia. Uno en cada continente de forma simultánea para entender la realidad de la pobreza en primera persona. Después de esta vivencia, cada uno tendría que formular un compromiso concreto a corto plazo".

Educación gratuita y de calidad

Lara Martínez, responsable de comunicación de Plan International en España: "Decía Mafalda: "Y si hay libertad, justicia y esas cosas, me despiertan, sea el número de mundo que sea”. Y puestos a inventar, démosle ese mundo a Mafalda. Qué extraordinaria utopía sería cual científico loco hallar la fórmula del Big Bang y levantarnos mañana en un Planeta Futuro en el que las niñas y los niños fueran iguales. Educación sería la primera palabra que balbucearíamos. Gratuita, de calidad y universal, nuestro abecedario. Comprometidos daríamos desde nuestros primeros hasta los últimos pasos. Todos los tragos serían de agua limpia, la energía asequible y no contaminante alumbraría un futuro cierto y el crecimiento y las oportunidades económicas se convertirían en el pan sostenible de cada día. Finalmente, Quino despertaría a Mafalda y le diría que todo fue un mal sueño. Uno para recordar que la única forma de terminar con la pobreza y la desigualdad es tener el deseo y la determinación de ponerles fin".

Un medio de comunicación por y para niños

Carlos Cortés Fabregat, director de Cruz Roja Juventud España: "Proponemos crear un espacio informativo semanal de la infancia, en el que se pueda ver cuál es el grado de cumplimiento de sus derechos en todo el mundo, analizar las causas de la pobreza infantil por países, así como su evolución y posibles soluciones. Niños y niñas de todo el mundo podrían enviar crónicas, reportajes e informes desde cualquier país para que toda la sociedad conozca la situación de la infancia actualizada. El programa contaría con un mapa, similar al del pronóstico del tiempo, donde se puedan identificar los países y su grado de compromiso con los derechos de la infancia".

Internet para los países pobres

David McNair, director de la campaña de políticas de ONE: "Para acabar con la pobreza infantil debemos centrarnos en el futuro de los niños, y el futuro es digital. Asegurar que todos en los países más pobres del mundo tengan acceso a Internet es clave para impulsar el desarrollo. Estar conectado significa tener acceso a la información sobre salud más fácilmente, tener la oportunidad de aprender más, y abre las puertas para el comercio y las ventas. También es una manera efectiva de hacer que los políticos se den cuenta de lo que están haciendo: la información es poder. Lograr esta conexión es la manera de asegurar que todos, sin importar dónde se encuentren, tengan las mismas oportunidades en la vida. El acceso a Internet no es un lujo, supone cambiar vidas".

Más riqueza (para todos)

David del Campo, director de Cooperación Internacional de Save the Children: "Hemos invertido mucho tiempo en contar la pobreza y en contar personas pobres. Ahora es tiempo de poner el foco también en la generación de riqueza. No existiría la una sin la otra. Por tanto, vincular riqueza y pobreza como algo que debe coexistir de forma equilibrada y sostenible nos ayudaría a tomar decisiones que consiguiesen verdaderos resultados. Así, la reducción de la pobreza y el aumento de la riqueza podrán avanzar de manera conjunta y beneficiando a los más vulnerables".

La mejor escuela del mundo

José María Faura, director general de Educo: "Inventaríamos la mejor escuela del mundo. Una escuela en la que todos los niños y niñas del planeta pudieran disfrutar, aprender y recibir una educación equitativa, transformadora y de calidad. Porque la educación es, sin duda, la herramienta más eficaz para reducir la pobreza y las desigualdades sociales. La mejor escuela del mundo también tendría un jardín. Uno bonito y seguro, donde jugar con los amigos. Eso es lo que nos piden cuando les preguntamos. Es su manera de decirnos que aspiran a vivir en un lugar sin violencia ni pobreza. En definitiva, quieren la oportunidad de cumplir sus sueños".

Tecnología anticonceptiva

Fundación Bill & Melinda Gates: "Las ideas ya están aquí. Los anticonceptivos permiten a las mujeres y a las niñas de todo el mundo proteger su salud y planificar su futuro. En la Fundación Bill & Melinda Gates siempre nos hacemos esta pregunta: “¿Cómo podemos llevarlos mejor a las mujeres más pobres del mundo?" Es por eso que estamos ayudando a llevar una nueva tecnología anticonceptiva, el Sayana Press, a mujeres en algunos de los lugares de más difícil acceso. Es un anticonceptivo inyectable, fácil de usar y que requiere un entrenamiento mínimo para que lo puedan administrar los responsables comunitarios de salud que trabajan en áreas rurales remotas. Un día, las mujeres serán capaces de administrar este anticonceptivo en casa, dándoles aún más independencia, flexibilidad y control sobre su salud, su descendencia y su futuro".

Vacunas

Miriam Alía, especialista en vacunas de Médicos Sin Fronteras: "En los contextos en los que trabaja MSF, hay un tema médico que nos parece determinante para mejorar las condiciones de vida de los más pequeños: cada año, uno de cada cinco niños se queda sin las vacunas que necesita antes de cumplir su primer año de vida. Numerosas patologías prevenibles como el sarampión, la neumonía, las diarreas hacen enfermar y acaban con la vida de centenares de miles de ellos. Considerando los años de vida potencialmente perdidos como uno de los indicadores socioeconómicos básicos, estas enfermedades, junto con la malaria, suponen el grueso de la mortalidad en los países en desarrollo. Son niños que no llegarán a trabajar, o lo harán con secuelas que les condicionarán el resto de su vida. Vacunas accesibles, asequibles (lejos de los precios desorbitados que muchos estados no pueden asumir) y adaptadas (termo-estables, y que no requieran cadena de frío) protegerían a estos niños, y protegerían de la pobreza a miles de familias a medio plazo".

Retretes

Mar Rivero, responsable de agua y saneamiento de ONGAWA: "Uno de los mejores inventos de la historia de la humanidad es sin duda el inodoro. Invento sencillo, incluso humilde, pero imprescindible por su enorme impacto sobre la vida de niños y niñas en todo el mundo. Sin embargo, el inodoro no está tan extendido como debería. Todavía uno de cada tres niños y niñas (624 millones) carece de acceso a una instalación de saneamiento básico. Eso les obliga a vivir en entornos insalubres, detalle que tiene consecuencias como la malnutrición, la transmisión de enfermedades (diarrea, cólera, etc.) o el retardo de su desarrollo cognitivo, y que les impiden salir de la pobreza. Mi idea innovadora no es nueva, pero sí tremendamente eficaz: disponer de inodoros en cada casa, escuela o centro de salud de todos los hogares del mundo".

Alimentos, medicamentos, dinero

Charo Izquierdo, departamento de proyectos de WorldVision: "La idea de que la pobreza infantil existe porque no tenemos medios para combatirla es una idea muy extendida. Pero, ¿es cierto? Hagamos un repaso a las cosas que necesitaríamos:

  • Alimentos: organizaciones como la FAO reconocen que a nivel mundial hay suficientes para toda la población. El reto es garantizar el acceso físico y económico a la comida. Tenemos para todos.
  • Medicamentos: existen medicamentos y soluciones para tratar las enfermedades que amenazan la salud de los niños y niñas más vulnerables como diarrea y malaria. También tenemos medicinas.
  • Dinero: se calcula que para garantizar el acceso para todos a alimentos, salud, educación y agua segura sería necesario invertir 150.000 millones de dólares anualmente ¿Es mucho dinero? Los ingresos por turismo de Estados Unidos en 2015 superaron esa cifra alcanzando 178.000 millones de dólares. Por lo tanto, tenemos dinero.

Por primera vez en la historia lo tenemos todo para combatir la pobreza infantil".

Más información